Río Cuarto | Rosario | narcos | Pullaro

"Diez bandas narco se pusieron de acuerdo para desestabilizar a Pullaro"

Carlos del Frade es periodista de investigación y diputado provincial de Santa Fe. Detalló que existen 47 bandas que se disputan el territorio. Señaló que el desembarco de fuerzas federales se hizo 10 veces y nunca funcionó

“De las 47 bandas narco que hay en Rosario, 10 se pusieron de acuerdo para desestabilizar al gobierno de Pullaro”. Carlos del Frade es periodista de investigación y diputado provincial de Santa Fe. Fue uno de los primeros que comenzaron a indagar en el submundo de la droga que ahora ha sumido a Rosario en una ola de terror que asombra al país. “Ciudad Blanca, Crónica Negra” fue el libro en el que plasmó sus investigaciones.

Del Frade aseguró que el desembarco de fuerzas federales no funcionará -como no lo hizo en diez ocasiones anteriores- y señaló que Rosario está viviendo una situación inédita.

- ¿Cómo llegó Rosario a esta situación?

- El 24 de abril de 1978, en plena dictadura, se produce el primer cargamento de 200 kilos de cocaína que llega a la zona franca de Bolivia desde el puerto rosarino por un acuerdo entre la dictadura de Banzer en Bolivia y la dictadura de Videla acá en Argentina.Desde entonces, tenés 46 años de historia de esto que los paraguayos llaman la Hidrovía de la Cocaína. Las sobras de esos cargamentos que van a distintos lugares del mundo son lo que genera una disputa feroz del territorio por 47 bandas narco policiales barriales. Acá no hay carteles, hay bandas narco policiales barriales. Frente a esta situación lo que se ha generado como un hecho tristemente original en la historia rosarina es que una decena de esas 47 bandas se han puesto de acuerdo para desestabilizar al gobierno de (Maximiliano) Pullaro por las medidas de mayor rigurosidad que puso en la detención de algunos de los referentes de estas bandas. Eso ha generado cuatro asesinatos la semana pasada, de una crueldad y una cobardía enormes. Ahora estamos ante la undécima llegada de fuerzas federales a Rosario, la undécima en 10 años. Diez veces ya fracasó esto porque las distintas fuerzas federales desconfían entre sí y desconfían totalmente de la Policía de la provincia de Santa Fe. Así, es muy difícil pensar que esto va a salir bien.A esto se ha agregado este reclamo muy fuerte de modificar la ley de seguridad interior de Argentina, uno de los pilares fundantes de la democracia recuperada, que significaría sumar al Ejército, lo que para mí sería un hecho terrible porque ya se experimentó en distintos países de América Latina y el resultado fue miles de muertos y más narcotráfico.Sé que hoy el pedido mayoritario de la gente en Rosario y en muchos lugares es que tiene que estar el Ejército pero uno tiene el deber ético de decir lo que históricamente pasó.

“En Rosario no hay carteles, sino bandas narco policiales barriales”.

- Para usted no hay dudas de que hay un acuerdo entre bandas para generar ese clima de terror que vive Rosario.

- Sí, por lo menos 10 de 47. Es por las condiciones de detención de algunos líderes, que han perdido algunos derechos que tenían. También, lo habrán visto ustedes, se difundieron fotografías al estilo Bukele que, para mí, fue un grave error porque después de esas fotos vinieron los cuatro asesinatos. Las imágenes no generaron más tranquilidad ni más seguridad sino todo lo contrario, más allá de que la gente apoya decididamente esto porque mucha parte de nuestro pueblo, por un montón de circunstancias, parece preferir más la venganza que la justicia, más el castigo que la vigencia de los derechos y creo que es un problema serio.

- ¿El Comité de Crisis puede dar resultado?

- Puede dar un resultado que puede durar meses pero después va a haber una reconfiguración de esta disputa territorial porque, insisto, son bandas narco policiales barriales, los últimos eslabones de la cadena de comercialización de este fenomenal negocio que no se mueve en los barrios, que no está donde matan a trabajadores sino en el centro de las grandes ciudades y que mueve el dinero por los bancos.