Internacionales | San Pablo | Estado | brasil

Brasilia declaró el estado de "calamidad" por los casos de Covid-19

La capital brasileña lo decretó luego de haber abierto parte de la actividad económica y en una posición contraria a Río de Janeiro y San Pablo, que tienen más decesos acumulados.

La capital de Brasil, Brasilia, declaró ayer el estado de calamidad pública por causa de la evolución de los casos de coronavirus luego de haber abierto parte de la actividad económica en mayo, en un movimiento que contrasta la flexibilización que se registra en las ciudades con más decesos acumulados, como San Pablo y Río de Janeiro.

El decreto del gobernador Ibanés Rocha, del Movimiento de la Democracia Brasileña (centroderecha) tiene que ver con las capacidades de endeudarse y de recibir fondos del gobierno central de Jair Bolsonaro, pero también tiene razones médicas debido al avance de los contagios de las últimas semanas.

En Brasilia, que tiene 2,5 millones de habitantes, se registraron 44.905 casos y 501 muertes, siendo que la última semana se disparó a casi el 80% la ocupación en los hospitales privados.

En la vecina Goiás, el gobiernador derechista Ronaldo Caiado, ruralista y médico, sugirió el lockdown (bloqueo total) a 14 municipios de ese estado del centro de Brasil vecino a Brasilia.

El Ministerio de Salud y las secretarías estaduales, enfrentadas desde el inicio de la pandemia por las diferencias de abordaje de Bolsonaro y los gobernadores, coinciden en que actualmente la pandemia está brotando en los interiores de los estados y no sólo en las urbes.

El estado de San Pablo, el principal foco de la Covid-19 en Brasil, registró la semana que pasó 144 muertes menos en relación a la anterior pero mantiene bloqueadas las actividades en 7 ciudades del interior, como Ribeirao Preto y Marilia.

Al contrario, prepara el regreso a clases presenciales con apenas el 35% de ocupación de aulas para el 8 de septiembre y para el próximo lunes la reapertura de los bares y restaurantes en la ciudad de San Pablo, la mayor urbe de América Latina.

El gobernador paulista, Joao Doria, anunció ayer multas de 100 dólares a quien no use máscara en la vía pública y de 1.000 dólares a los establecimientos que permitan personas en su interior sin la protección.

San Pablo tiene una población similar a la Argentina, 46 millones, y acumula 271.737 casos y 14.338 muertes, y viene aplicando medidas restrictivas por región y actividad desde el 24 de marzo, cuando se implementó la cuarentena.

Brasil superó los 57.000 fallecidos, cuando se jugó la segunda jornada del campeonato carioca en Río de Janeiro, con protesta de los jugadores del Botafogo que golearon a Cabofriense.

Con la reducción de fallecidos en la ciudad maravillosa, el alcalde Marcelo Crivella anunció que el 10 de julio se permitirá público en los estadios, pero al 40 por ciento de su capacidad, una medida calificada de "genocida" por varios dirigentes que se oponen a esta jugada del bolsonarista jefe municipal y la dirigencia de Flamengo, el club más poderoso del país.