Internacionales | Siria | Bombardeo |

Una nueva matanza

La canciller alemana, Angela Merkel, llamó a cesar la "masacre" en Siria y el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, pidió una tregua inmediata en el enclave convertido en un "infierno".

La artillería del gobierno sirio disparó intensamente este jueves contra la región de Guta Oriental y prosigue de esta manera con los bombardeos que desde el domingo pasado causaron la muerte de 403 civiles, entre ellos numerosos niños.

A pesar de múltiples llamados a un alto el fuego, el Gobierno continuó con los bombardeos preparatorios de una ofensiva terrestre contra este enclave rebelde cercano a Damasco en el que viven unas 400.000 personas.

La canciller alemana, Angela Merkel, llamó a cesar la "masacre" en Siria y el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, pidió una tregua inmediata en el enclave convertido en un "infierno". Varias ONG dijeron estar horrorizadas por la amplitud de los bombardeos, de una violencia inédita desde el inicio de la guerra en Siria, en 2011.