Policiales | Sosa | Alberdi | policia

Detuvieron al asaltante que baleó al dueño de una tienda en barrio Alberdi

El violento hecho se registró en un local de calle Olegario Andrade 174. El herido es agente de la Policía Barrial con licencia. Secuestraron un automóvil, dinero, celulares y elementos relacionados al ilícito.

Un hombre de 29 años fue detenido ayer como el principal sospechoso de haber baleado durante un asalto al dueño de un local de indumentaria el jueves en barrio Alberdi.

Mariano Sosa, de 23 años, quien además es agente de la Policía Barrial en uso de licencia, se encuentra internado en una clínica privada con pronóstico reservado.

Durante el violento hecho, Sosa recibió un impacto de bala en la zona del abdomen, por lo que fue intervenido para retirarle el proyectil.

A partir del delito cometido pasadas las 13 del jueves en Olegario Andrade 174, a metros del Andino, la policía inició una investigación, y tras los testimonios recolectados a los empleados del local “Fuiste Feo Indumentaria” y de las cámaras de seguridad del sector, en la tarde de ayer se realizaron dos allanamientos con resultado positivo.

En un domicilio de Tomás Anchorena al 100, en barrio Alberdi, se procedió al secuestro de un automóvil Chevrolet Corsa, prendas de vestir, teléfonos celulares, dinero en efectivo, y cartuchos de diferentes calibres.

En los operativos participó personal de la comisaría Alberdi en colaboración con el Departamento de Investigaciones, Departamento Homicidio de Córdoba Capital y el grupo táctico Eter.

El segundo procedimiento se llevó a cabo en Presidente Perón Centro al 400 con la detención del sospechoso, de apellido Irusta.

Por directivas del Ministerio Público Fiscal, el detenido fue trasladado a sede de la alcaldía de la jefatura departamental, imputado de los delitos de robo calificado por el uso de arma de fuego y disparos de arma.

La policía sigue adelante con la investigación con el fin de poder dar con otros elementos relacionados al asalto, en particular el arma de fuego utilizada por el delincuente.

Minutos después de las 13 del jueves, un hombre con una gorra y un tapabocas ingresó como cliente al local de Sosa, donde fue atendido por tres empleados, dos varones y una mujer. Al cabo de unos minutos y luego de mirar y preguntar el precio de varios productos, extrajo un arma de fuego, tomó del pelo a la joven, mientras que a los otros dos, de 19 años, les exigió que se tiraran a piso y comenzó a pedir el dinero.

En ese preciso momento llegó al lugar Sosa y sin mediar palabras le propinó un disparo a la altura del abdomen.

Se dio a la fuga con un teléfono celular y una caja con prendas de vestir.

Uno de los empleados salió a la calle como para perseguirlo y observó que el sujeto se retiraba del lugar en un Chevrolet Corsa que fue secuestrado en la tarde de ayer.

Sosa fue asistido en el lugar por el servicio de emergencias médicas y trasladado de urgencia hasta el Hospital y luego a la Clínica Regional del Sud, donde se encuentra alojado en la terapia.