Río Cuarto |

¿Tiempo de unidad o de crisis?

Queda claro que el próximo domingo será un mojón histórico en la política provincial.

Juan Schiaretti entregará el mando de la provincia al gobernador electo, Martín Llaryora, quien de esta manera inaugurará una nueva era en el peronismo cordobés: “Ahora el contador comienza de cero”, dijo apenas resultó electo el hasta el sábado por la noche intendente de Córdoba capital.

Un dato no menor es que esta nueva era dentro de la provincia será contemporánea a lo que también será un barajar y dar de nuevo a nivel nacional, con el comienzo de la presidencia de Javier Milei.

Si bien habrá que dejar correr agua bajo el puente, todo hace presagiar que los vientos de cambio serán grandes a nivel político y la pregunta que todos se hacen es: ¿qué va a pasar en Río Cuarto de cara a las elecciones del próximo año?

“Hay que saber leer los tiempos que corren. En nuestra ciudad los partidos tradicionales que siempre se alternaron el poder deberán tomar una gran decisión en este proceso que ya comenzó: o cada uno de ellos se unen definitivamente para ser competitivos, o vamos a ver 3 o 4 candidatos por el PJ y otro tanto por la Unión Cívica Radical, aunque después algunos de ellos vayan con otros sellos electorales”, le dijo al Chasqui en la semana un viejo conocedor de las mareas electorales de la ciudad.

Y precisamente la que pasó fue una semana con muchas olas dentro del mundo político local.

El PJ, con media docena de candidatos

“Me siento preparado para ser intendente”. Con esta contundente definición el actual secretario de Gobierno de la Municipalidad, Guillermo De Rivas, lanzó el domingo en Puntal su candidatura.

Con el apoyo explícito de Juan Manuel Llamosas, De Rivas se transformó de esta manera en el “caballo del comisario”, dentro del PJ local.

Pero parece que la definición del oficialismo trajo más ruidos que calma y fue Franco Miranda, referente de la dirigente Adriana Nazario, quien en un chat interno del PJ posteó ayer una nota del mismo Puntal con la leyenda: “Hay que leer todo el diario...”.

captura.png

De esta manera Miranda hacía alusión a un fragmento del comentario político de Marcos Jure que da cuenta de que, si le ponen trabas a la candidatura de Nazario desde adentro del PJ, ya está decidida a ir por afuera del partido, y ya tiene hasta definido el sello electoral para hacerlo.

Pero en De Rivas y Nazario no se agotan los nombres que levantaron la mano para ser candidatos dentro del PJ, ya que aún se mantienen firmes en sus candidaturas Mauricio Dova, Camilo Vieyra, Luis “Tin” Sánchez y Roberto Aguilera.

Media docena de candidatos para encabezar una boleta. Suena a mucho a tan poco tiempo para comenzar con la carrera electoral.

Operativo seducción para Abrile en la UCR

En la vereda de enfrente al oficialismo, las cosas no parecen estar tampoco tan tranquilas y, ante las versiones de que Gabriel Abrile había sido tentado por la Libertad Avanza de Javier Milei para ser candidato a intendente por dicho espacio, en la UCR lanzaron el operativo seducción para que Abrile se encolumne y le dé fuerza al proyecto encabezado por Gonzalo Parodi.

Con este propósito hace apenas horas, el deloredista Marcos Ferrer (intendente de Río Tercero y hombre fuerte de la UCR en Córdoba) habría convocado a una reunión al propio Abrile en Río Tercero para convencerlo que apoye públicamente la candidatura de Parodi.

El Chasqui habló con varios allegados al médico terapista y, si bien nadie lo dice “en on”, la sensación es que hoy Abrile está más cerca de ser candidato por fuera de la UCR que de ser presentado como parte del proyecto de Parodi para la próxima gestión.

Un dato no menor a la hora de analizar cómo parte cada uno de los nombres que ya manifestaron su intención de conducir los destinos de nuestra ciudad desde el próximo año es que paradójicamente los dos que mejor miden en las encuestas (por lejos) son los dos que hoy se están quedando afuera de los armados oficiales de sus partidos de origen.

Adriana Nazario (PJ) y Gabriel Abrile (UCR) lideran cómodamente los sondeos de opinión y todos se preguntan si hoy se someterán a las voluntades de sus partidos o patearán el tablero y buscarán erigirse por fuera de ellos como candidatos y que luego la ciudadanía de Río Cuarto les dé o no directamente la posibilidad de ser intendentes.

Por todo esto la pregunta que nos hacemos es: ¿se viene el tiempo de la unidad o de crisis en Río Cuarto?