Río Cuarto | Transportistas | Escolares | subsidio

Transportistas escolares dicen que operan al 40% y piden un subsidio municipal

Presentaron un pedido formal en el Concejo Deliberante, en el que proponen un aporte no reintegrable de 35 a 40 mil pesos por mes para cada trabajador. El 25 por ciento dejó la actividad entre 2020 y lo que va de este año

Acuciados por la crisis, los transportistas escolares de la ciudad buscan un subsidio mensual del Municipio para poder seguir operando. Aseguran que su actividad se redujo en un 60 por ciento y que las expectativas para este año no se dieron. En el mismo sentido, apuntan que la cuarta parte de los transportistas abandonó el servicio por falta de rentabilidad, mientras que otros subsisten porque liquidaron vehículos o echaron mano de otros recursos. Con ese cuadro de situación, presentaron una nota formal en el Concejo Deliberante, en la que reclaman un aporte mensual no reintegrable de 35 a 40 mil pesos para cada uno, por el término de un año.

Los transportistas escolares creen que puede ser una alternativa para evitar una calamidad en el sector, después de más de diez meses de inactividad.

Los transportistas aseguran que están endeudados y no les cierran los números.

“Presentamos la nota el 29 de marzo pasado. Básicamente, pedimos un subsidio para el combustible, similar al de la empresa de colectivos urbanos. Sería por un año, para salir de esta situación, pagar los créditos y mantenernos”, señaló Sergio Cattana, uno de los transportistas escolares que firmaron la petición.

La idea es que el Estado local los asista con aportes no reintegrables, por un monto mensual de entre 35 y 40 mil pesos por mes, por el término de un año.

Por otro lado, el transportista explicó que hay un marcado bajón en la actividad, por una gran caída en la demanda.

“Empezamos este año con muchas expectativas por el reinicio de las clases, pero estamos trabajando un 40 por ciento de lo que lo hacíamos. Es más: algunos trabajan al 30 por ciento y otros al 25 por ciento de lo que lo hacían antes de la pandemia”, describió.

En el mismo sentido, señaló que, como producto de la escasa demanda y porque ya no les cierran los números, alrededor de una cuarta parte de los prestadores abandonaron la actividad.

“Durante el año pasado, se habían ido 15 compañeros y este año ya se fueron otros tres. Es mucho para un total de 70 transportistas escolares que éramos antes de la pandemia”, indicó Cattana.

La mayoría de los transportistas escolares está al límite en sus cuentas, y muchos de ellos tienen deudas importantes.

“El gobierno nacional nos dio un crédito a tasa cero, a pagar desde el momento en que volvimos a la actividad. Yo saqué 150 mil pesos y lo estoy pagando desde ahora, por 12 meses”, indicó Cattana, que utilizó su caso a modo de ejemplo de lo que les pasa a muchos de sus colegas.

-¿El problema es en definitiva la falta de viajes?

-Teníamos otra expectativa para abril, pero no nos llamó nadie. No sabemos qué pasó con los clientes, pero se movilizan de otra forma: en sus autos particulares o en taxis, pero no lo hacen con nosotros. Nosotros teníamos en promedio 50 a 60 chicos todo el día, pero ahora tenemos 25. El que más, tiene 30.

-¿Además del subsidio, tienen otros reclamos?

-También pedimos una prórroga para ITV, Libreta de Salud, Certificado de Buena Conducta.

Los convocarán al Concejo

Hay dos comisiones que están analizando el planteo de los transportistas escolares, la de servicios públicos y la de economía. “La idea es recibir a quienes hacen la petición, estudiar la problemática y ver en qué medida se puede ayudar. Una vez que escuchemos, emitiremos una opinión”, dijo el titular de Servicios, Miguel Alonso.