Salud | Tratamiento renal | Gabriel Abrile | Grupo Instituto Médico Río Cuarto

Medicina de precisión. Río Cuarto suma un equipo para reemplazo renal continuo

El Grupo Instituto Médico Río Cuarto adquirió nueva maquinaria para brindar un tratamiento de 72 horas continuas en pacientes inestables, también se puede usar para otras aplicaciones. Hablamos con los Dres. Abrile y Rodríguez, y con la Lic. en Enfermería Ficco del servicio de terapia intensiva

Salud & Ciencia dialogó con los profesionales Gabriel Abrile, Jefe del servicio de terapia intensiva (MP22278 - ME8235), Emilio Rodríguez, Coordinador de terapia intensiva (MP32084 - ME15482) y Araceli Ficco, Enfermera (MP20157); todos miembros de Instituto Médico Río Cuarto. Ellos explicaron de qué se trata este nuevo equipo; la unidad se llama multiFiltrate, y es de Fresenius Medical Care.

“Es una máquina para hacer terapia de reemplazo renal continuo, entre otros tipos de asistencias. Está indicada para pacientes graves, con sepsis e infecciones severas. No solo permite realizar terapia de reemplazo renal, también plasmaféresis, se pueden tratar cuadros infecciosos severos, en procesos neurológicos y hematológicos. Como este hay pocos equipos en el interior, en Córdoba uno o dos, en el interior aún menos, y en Argentina en general también hay muy pocos”, comenzó contando el Dr. Abrile.

Es importante aclarar que la sepsis refiere al cuadro desarrollado por un paciente cuando las sustancias químicas liberadas en el torrente sanguíneo para combatir una infección, desencadenan una inflamación en todo el cuerpo y se pueden dañar sistemas y órganos.

Por su parte la terapia de plasmaféresis es un procedimiento en el cual la máquina separa el plasma (la parte líquida de la sangre) de las células sanguíneas. Luego, se mezclan estas células sanguíneas con un líquido que reemplaza el plasma y se devuelven al cuerpo.

“Este equipo está indicado para pacientes con cuadros de sepsis severa que están en una situación de mucha inestabilidad, esa inestabilidad te permite hacer una diálisis muy pequeña pero prolongada en el tiempo. Tratamos que dure unas 72 horas en funcionamiento continuo. Para eso hemos requerido capacitación en enfermería y en el resto del equipo médico”, explicó Abrile y además recordó que entre los años 1996 y 1998 tuvo la oportunidad de trabajar con este instrumento en el exterior, volvió a viajar afuera del país en el año 2004 haciendo una técnica también muy similar. Desde entonces trató de instalarla en Río Cuarto, tanto en el sector público como privado, planteándolo como un programa para la terapia intensiva. Logró ese acompañamiento desde el Grupo Instituto Médico Río Cuarto, “acá nos habilitaron a comprar esta máquina, creo que eso es algo para destacar”.

El servicio de terapia intensiva del IMRC suma nuevo equipo

A la hora de explicar la situación del paciente, el profesional se refirió a “procesos infecciosos severos que producen cuadros de inestabilidad hemodinámica con hipotensión arterial, y si a esos pacientes los conectáramos a una diálisis común, eso les podría generar mucha más inestabilidad y poner en riesgo su vida. Entonces esta máquina brinda un proceso mucho más lento y prolongado en el tiempo, permite que todo lo que saca la diálisis tenga un impacto en el paciente mucho menor. Este equipo quita líquido y todo lo que el paciente no puede eliminar por esta disfunción multi-orgánica”.

La diálisis común para pacientes tan críticos puede ser agresiva, por eso este tratamiento continuo es tan beneficioso. “La terapia intermitente, que es una buena técnica, para algunos pacientes inestables son muy agresivas. Por eso para ellos es este tipo de tratamiento de reemplazo renal. Este equipo saca de a poco, pero continuamente, todo lo que genera la infección, cuando el riñón no funciona esto cumple la función de drenar todos los líquidos que el riñón no logra drenar”, dijo Abrile y explicó que ante una infección se pone en marcha un mecanismo inflamatorio en el organismo, ese mecanismo produce que otros órganos también se comprometan, no solamente donde uno se infecta, sino que se comprometen pulmones, riñones, etc. En ese momento esta máquina juega un rol fundamental.

El Dr. Emilio Rodríguez, coordinador del servicio de terapia intensiva de IMRC, dijo que estamos ante una “tecnología para realizar medicina de precisión, para cada paciente un tratamiento, y no ponerlo dentro del todo. Hacer una diálisis convencional para un paciente de estas características, inflamado, infectado, no es lo ideal, sumas mortalidad. Esta máquina elimina ese cuadro inflamatorio infeccioso, por eso es medicina de precisión, para el paciente individual, crítico”. Agregó que es una máquina multipropósito para tratar de que sobrevivan los pacientes.

“En el equipo de terapia sin dudas que hay cambios. Tenemos que mantener esa estabilidad en el tiempo por 72 horas, trabajando alrededor del paciente, para empezar a ver la mejoría sistémica del mismo. No significa que la máquina, per se, sola te va a curar, obviamente que es un gran aporte, un pilar fundamental, pero también es un conjunto de factores para la mejoría en el tiempo cuando el paciente esta críticamente enfermo. Es la máquina asociada a un tratamiento antibiótico, al trabajo de enfermería, de los kinesiólogos, y todo un equipo atrás”, destacó Rodríguez.

Respecto de la capacitación que recibieron, la enfermera Araceli Ficco, explicó: “tuvimos primero una capacitación en Córdoba donde conocimos la máquina, vimos su funcionamiento y cuál es el propósito de la misma, después recibimos acá en la institución una formación por parte de la gente de Fresenius Medical Care que nos enseñaron todo lo operativo, programación y armado, además de cómo utilizar la maquina con el paciente mismo. Fue una capacitación muy completa, de varios días, donde pudimos ver todas las aristas, y también tenemos un soporte on line permanente cuando lo necesitamos”.

El trabajo del equipo de enfermería es crucial en este tipo de pacientes y en este tratamiento, siempre hay una persona al lado de la máquina y de la persona que recibe el procedimiento. Ficco dijo que una vez que reciben la orden de parte de los médicos, “hacemos toda la conexión de la máquina primero, que tiene un proceso de armado y purgado, y luego hacemos la conexión al paciente. Una vez se realiza eso, la máquina requiere que haya una persona al lado, para controlar alarmas y cuáles son los parámetros del paciente. Durante esas 72 horas que dura el proceso siempre hay uno de nosotros, de quienes estamos capacitados para operarla, y acompañamos todo el proceso”.

La unidad ya fue utilizada en tres pacientes. Cuando se trata de terapia de reemplazo renal el uso es continuo por 72 horas, y por ejemplo para plasmaféresis, se realizan ciclos diarios de cuatro horas cada uno. El Dr. Rodríguez contó que recientemente tuvieron una paciente con el Síndrome de Guillain-Barré (SGB), una enfermedad desmielinizante en la cual el sistema inmunitario del organismo ataca parte del sistema nervioso periférico, y la persona no podía caminar; “realizamos un reemplazo plasmático y luego de dos ciclos ya se podía mover”.

Finalmente el Dr. Abrile destacó que “es un orgullo poder tener este programa acá en Río Cuarto y ser una de las instituciones del interior del interior del país que cuenta con este equipamiento para darle mayores posibilidades de sobrevida a pacientes críticamente enfermos”.

Por Fernanda Bireni

Fotos: Andrés Oviedo