Salud | Ucrania | VIH | Covid

Se teme aumento de VIH, tuberculosis y COVID en medio de la guerra en Ucrania

Es probable que las enfermedades infecciosas se propaguen a medida que la invasión de Rusia desplace a las personas e interrumpa los servicios de salud

Revista Nature

Un trabajo publicado en la Revista Nature indica que además de los efectos brutales e inmediatos de la invasión de Rusia, el pueblo ucraniano se enfrenta a una avalancha de enfermedades infecciosas. Algunas amenazas, como la propagación de COVID-19, son inmediatas, ya que las personas se amontonan en sótanos, estaciones de metro y refugios temporales para protegerse de los bombardeos. “Sin agua y saneamiento adecuados, es seguro que aumentarán los casos de enfermedades diarreicas. El riesgo de brotes de polio y sarampión es alto. Y a medida que las instalaciones de salud y las carreteras se reducen a escombros, se interrumpe el acceso a los servicios de diagnóstico y tratamientos para la tuberculosis (TB) y el VIH/SIDA, lo que se sumará a la carga que ya es altísima”, dice la publicación.

“Cuando Rusia invadió el 24 de febrero, Ucrania estaba saliendo de lo peor de su ola Omicron, que había alcanzado su punto máximo ese mes. Las pruebas de COVID-19 han disminuido allí desde que comenzó el conflicto, lo que significa que la transmisión no detectada es probablemente significativa”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en una conferencia de prensa el 2 de marzo.

El informe revela que las tasas de vacunación contra el COVID-19 son “peligrosamente bajas”: alrededor del 65% en Kiev, pero tan bajas como el 20 % en algunas regiones.

Los desafíos se intensifican

Ucrania ya estaba lidiando con un brote de poliomielitis derivada de la vacuna: hubo dos casos en el oeste del país el año pasado, el más reciente en diciembre. El sarampión también es un problema. Debido a que es tan contagioso, “el sarampión es una de las primeras preocupaciones en cualquier crisis humanitaria”, dice James Goodson, especialista en sarampión de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Ucrania tuvo un gran brote que comenzó en 2017 y continuó hasta 2020, con más de 115.000 casos. Para 2020, la cobertura nacional informada con dos dosis de la vacuna contra el sarampión fue de hasta el 82 %, según los CDC.

En cuanto a tuberculosis (TB), Ucrania tiene una de las cargas más altas del mundo de tuberculosis multirresistente (MDR). Se estima que 32.000 personas allí desarrollan TB activa cada año, y alrededor de un tercio de todos los nuevos casos de TB son resistentes a los medicamentos. El 22% de las personas con tuberculosis en Ucrania están infectadas por el VIH, y la tuberculosis es la principal causa de muerte entre las personas que viven con el VIH. Una enfermedad agravada por el hacinamiento y la pobreza, la tuberculosis es causada por Mycobacterium tuberculosis. Destruye lentamente los pulmones y se propaga a través de las gotitas respiratorias.

El acceso al tratamiento del VIH/SIDA también está en peligro en Ucrania, que tiene la segunda carga más alta de VIH/SIDA en Europa del Este. Aproximadamente el 1% de la población está infectada, pero esa cifra es mucho mayor en los grupos de riesgo: el 7,5% en hombres que tienen sexo con hombres y casi el 21% en personas que se inyectan drogas.