Río Cuarto | Universidad Nacional de Río Cuarto | inteligencia artificial | bullying

Ideó un sistema con IA para abordar el bullying y busca aplicarlo en la escuela

Se trata de AlertAr, un ChatBot de licencia gratuita que usa inteligencia artificial para interactuar con las víctimas, emitir avisos en casos graves y procesar los datos. El autor es Leonardo López, ingeniero en telecomunicaciones egresado de la UNRC

Un egresado de la Universidad Nacional de Río Cuarto desarrolló un sistema que se vale de la inteligencia artificial para detectar y abordar la problemática del bullying o acoso escolar, bajo la premisa de facilitar la denuncia de estos casos a través de la tecnología. Se se trata de AlertAr, un ChatBot de licencia gratuita. Su autor, Leonardo López, ingeniero en Telecomunicaciones y magister en Ciencia de Datos, explicó que ahora el objetivo es que se utilice en las escuelas.

Siete de cada diez niños y adolescentes argentinos sufren bullying o algún otro tipo de maltrato en la Escuela, según un estudio realizado entre enero de 2021 y marzo de 2022, según difundió la ONG Bullying sin Fronteras. Además, Argentina figura entre los países con más cantidad de casos de bullying y ciberbullying en el mundo.

Las dimensiones que adquirió esta problemática en nuestro país, y el hecho de haberlo sufrido en carne propia, impulsaron el interés de López para desarrollar un sistema que se apoya en la inteligencia artificial.

“De esta forma, busco hacer un aporte para el abordaje de la problemática”, señaló el creador del sistema, y detalló que el núcleo duro consiste en un ChatBot que le permite a la víctima interactuar de manera fluida.

Sin descarga

En rigor de verdad, López evitó deliberadamente crear una aplicación, teniendo en cuenta que la mayoría de los niños y adolescentes por lo general tienen los teléfonos saturados y sin espacio para instalar nada más.

Por eso, desarrolló un sistema al que los jóvenes acceden escaneando un código QR pero sin necesidad de ocupar memoria en el celular. Si el proyecto se implementa en los colegios, la idea es que ese código se exhiba en los espacios comunes y esté a la vista de cualquier alumno.

Una vez que el usuario accede al chat, interactúa con una inteligencia artificial que toma los datos a través de un cuestionario de preguntas abiertas, flexible y adaptable a cada entorno particular.

En base a un protocolo, determina la gravedad del caso y, de ser pertinente, dispara un alerta dirigida a una autoridad responsable, definida de antemano por cada institución que utilice el sistema.

A esa información sensible la reciben solamente las personas autorizadas, con códigos y contraseñas de acceso, que generalmente son los responsables de la institución educativa o de los gabinetes profesionales que ellos designen.

AlertAr es de licencia gratuita, con la idea de que llegue sin costo a los colegios y escuelas que quieran implementarlo.

Cómo funciona

- ¿Qué puede detallar sobre el funcionamiento de este sistema que desarrolló?

- En las escuelas o en los lugares donde se brinda el servicio, los chicos pueden escanear con el celular directamente un código QR y ya están usando el sistema. No se tienen que descargar una aplicación y ese un plus que tiene la herramienta respecto a otras cosas. Lo pensé muy orientado al sector de los adolescentes, que tienen los teléfonos siempre llenos y no les entra más nada. Básicamente, te aparece como un contacto de WhatsApp o Telegram y mandás cualquier cosa: un asterisco lo que quieras. Y lo que te responde no son preguntas fijas digamos porque estás conversando con Chat GPT.

- ¿Qué diferencia tiene respecto a un formulario con preguntas cerradas?

- La ventaja es que, al estar siempre en la misma conversación, la inteligencia artificial va utilizando todo el historial de conversaciones para ir mejorando lo que tiene que decir. Otro detalle es que está parametrizado qué tiene que decir, está pre-seteado. De todos modos, la herramienta se limita a solo conversar para que el chico cuente la historia. Te dice 'estoy para acompañarte, si quieres ingresá la palabra Dato y ahí comienza un flujo de registro de información y vas a poder cargar tu relato', por ejemplo. Entonces lo podemos configurar con un flujo cerrado para que el usuario ingrese su DNI o datos para ser contactado.

- ¿Qué se hace después con esos datos recabados?

- La información es capturada por otra herramienta y ahí entra en juego el procesamiento de todos esos textos de manera automatizada. Básicamente, de ahí se obtiene un montón de métricas, como por ejemplo la cantidad de casos, dónde están ocurriendo los eventos, qué tipo de agresiones hay en el colegio. Se hace todo un mapeo global y te queda como una foto de datos expresado en gráficos para comunicarlo y entenderlo mejor. Eso te permite darle un seguimiento a todos los casos a partir de ese tablero. Es muy interactivo y simple para el que interviene. Hay cosas automatizadas, de acuerdo a lo que se configura. Por ejemplo, si alguien pone ciertas palabras en su relato, podemos disparar alertas con un mensaje a quien le da seguimiento al caso, y se le puede dar prioridad a esa alerta, de acuerdo a lo que expresó. Esto permite sacar reportes y tomar decisiones en base a la información recabada y después medir el impacto de las acciones.

- ¿Cómo se protegen los datos que aporta el alumno?

- Se utilizan servicios de Azure que está entre los más seguros que hay en el mundo y se manejan a nivel nube, para no tener riesgo de de filtración de lo que pasó. Eso te permite, que nadie tenga acceso más que alguien con un usuario y contraseña. Es decir, solamente puede acceder quien maneja los tableros por decirlo de alguna manera, que en este caso puede ser un docente o un especialista en la materia, como un psicopedagogo o psicólogo. Para eso, antes se le explica cómo funciona el tablero para que lo pueda usar y darle seguimiento al caso.

Cifras que preocupan

Siete de cada diez niños y adolescentes en la Argentina sufren bullying o algún otro tipo de maltratos en entornos escolares, según un estudio de alcance internacional difundido por la ONG Bullying sin Fronteras en el marco del Día Internacional contra el Acoso Escolar que se conmemora este lunes 2 de mayo.

De acuerdo con los datos aportados por el estudio, realizado entre enero de 2021 y marzo de 2022 en varias regiones, Argentina se encuentra entre uno de los países con más casos de bullying y ciberbullying en el mundo.

En el período abarcado por la investigación de referencia, se contabilizaron un total de 14.800 casos en el país, lo que implica un incremento del 20 por ciento con respecto al anterior informe, realizado en 2019, donde se habían registrado 12.300 casos.