Uriona | Dios | Salvador

El obispo pidió al Niño Dios por la "muy difícil situación" del país

"A los problemas económicos y sociales se suman la inseguridad, el narcotráfico y el recrudecimiento de la pandemia", dijo monseñor Uriona.

El obispo de Río Cuarto, Adolfo Uriona, dijo a Puntal que la Patria vive hoy una situación muy difícil por la crisis económica, la inseguridad, el narcotráfico y el recrudecimiento de la pandemia de coronavirus, y pidió elevar una oración al Niño Dios para poder sacar al país adelante.

Monseñor Uriona celebró ayer la misa de la Navidad en el Monasterio Virgen del Signo, a cargo del padre Gerardo Rivetti, ubicado en El Espinillal.

“En la Misa de Nochebuena leemos en la primera lectura al profeta Isaías que dice: ‘El Pueblo que caminaba en las tinieblas ha visto una gran luz. Esto el profeta lo aplicaba a la situación calamitosa que vivía el pueblo de Israel en el destierro. Pero la profecía siempre va más allá del momento histórico”, sostuvo Uriona.

Y agregó: “Por eso se lo aplica al nacimiento del Salvador, donde la luz de la gloria de Dios se les apareció a los pastores anunciándoles el nacimiento del Salvador. Un nacimiento paradójico, podríamos decir. No de alguien que aparece con todo portento sino de alguien que nace en la debilidad y en la pobreza de una gruta”.

“Hoy en nuestra Patria vivimos una situación muy difícil. A los problemas económicos y sociales que venimos arrastrando desde hace tiempo se les suman la inseguridad, el narcotráfico y ahora el recrudecimiento de la pandemia”, manifestó.

Y añadió: “Los que tenemos fe creemos en la profecía de Isaías. Creemos en la luz que anunciaron los ángeles. Creemos en la presencia de Jesús como Salvador. Un Jesús que viene en un niño débil, pobre e indefenso. Este niño tiene todo el poder de Dios aunque no lo aparenta. Y por eso confiamos en que este niño es el que ayudará también a nuestra situación en el país para poder salir adelante”.

“Eso es lo que vivimos los cristianos. Y nos confiamos en María Santísima e Inmaculada que lo trajo a este mundo para que nos conceda el don del Salvador no sólo para nuestras almas y corazones sino también para nuestro país”, concluyó.