Regionales | Venezuela | Argentina | ushuaia

De Venezuela a Ushuaia en bici, con su perrita y por un futuro mejor

"Vámonos de Venezuela, pero de una manera épica" fue la premisa que Henry y Lucía se propusieron en 2020 y que hoy los tiene por la zona de General Deheza. Una experiencia única que busca el crecimiento profesional

“Vámonos de Venezuela, pero que sea de una manera épica”. Con esa premisa, una pareja de venezolanos dio inicio en 2020 a un periplo que por estos días los tiene por las rutas de nuestra zona: recorrer Sudamérica en bicicleta hasta llegar a Ushuaia en busca de un futuro mejor. En el camino, una mascota se sumó a la travesía, una perra caniche a la que llamaron Ruta, que los acompaña desde Perú hasta nuestro territorio cordobés.

Henry Mora es bombero y paramédico y su esposa, Lucía, docente de educación inicial. Ante las bajas expectativas que su país de origen les brindaba para crecer en el ámbito profesional fue que decidieron que esa debilidad fuera parte de su sueño por conocer Sudamérica en busca de un futuro mejor.

Ciclistas viaje.jpg

“Salimos con la intención principal de viajar por América del Sur y porque los temas en Venezuela no se estaban dando para poder salir adelante. Nosotros tenemos profesiones y vimos que hay posibilidad de utilizar nuestras carreras fuera de Venezuela, en otros horizontes. Por eso nos planteamos: ‘Vámonos de Venezuela, pero vamos a hacerlo de una manera épica, disfrutando, conociendo’ y pensamos que en la bicicleta iba a ser de la forma que más nos iba a dar ese contacto con las personas, en lugares, con la gente”, cuenta Henry.

Y agrega: “Queremos conocer esa verdadera Sudamérica. La de los pueblos, de la gente, de las historias, de la gastronomía y eso es lo que hemos vivido hasta ahora y es una las experiencias más hermosas que hemos podido tener en la vida”.

Ciclistas viaje 3.jpg

La pandemia, un escollo

La pareja es nativa de la ciudad andina de Mérida (Venezuela) y en General Deheza fueron recibidos por el cuerpo de Bomberos Voluntarios, quienes les permitieron pernoctar en el cuartel. “Hemos recorrido bastante territorio hasta llegar a Argentina. Hicimos una parte del viaje en el 2020 y otra en el 2021, interrumpido por la pandemia. Hemos pasado por Perú y Bolivia”, describió. “Nosotros veníamos diseñando el viaje desde el 2018, teníamos un contexto de viaje muy distinto y todo esto se modificó para poder viajar en pandemia", agrega.

En Perú recibieron la vacunación correspondiente y cuenta que en cada destino son consultados respecto de la situación sanitaria. “Cumplimos todos los requisitos para poder pasar las fronteras, porque es un requisito de importancia. Hasta el momento no nos exigen las tres dosis, porque a nosotros nos faltan dos meses para que podamos vacunarnos, pero sí hemos pasado por lugares donde lo que nos piden primero es el carnet de vacunación y nos dan la recomendación de que nos vacunemos con la tercera dosis", señala.

Argentina tiene un potencial muy grande y un pensamiento muy distinto a Venezuela. Por nada del mundo deseo que lleguen al punto que ha llegado Venezuela. Argentina tiene un potencial muy grande y un pensamiento muy distinto a Venezuela. Por nada del mundo deseo que lleguen al punto que ha llegado Venezuela.

"En Bolivia todo se fue dando de una manera muy simpática. Bolivia, a diferencia de Argentina, tiene lugares muy inhóspitos. Hay mucha distancia entre un pueblo y el otro, por lo que se necesitaba muchísima planificación, coordinación con respecto al clima y a las distancias”, comenta el viajero. En ese contexto, resalta la belleza natural del Salar de Uyuni como una de las experiencias más lindas.

Ciclistas viaje 1.jpg

"La idea del viaje es poder llegar a la parte más austral del continente, queremos llegar hasta Ushuaia para poder llegar a lo que llaman el final del mundo. Por lo riguroso de los requisitos en las fronteras, pensamos estar un tiempo en la Argentina. Este país es bien extenso y queremos conocerlo sin apuro, con calma y disfrutando cada lugar como debe ser", cuenta.

Respecto de cómo solventan los gastos del viaje, precisa que producen y comercializan sus propias artesanías para paliar los costos diarios. “Llevamos nuestras cocinitas y vamos cocinando de inmediato lo que compramos. Hicimos una especie de fondo con lo que ganamos trabajando un tiempo en Perú y nos ha solventado de alguna forma los gastos fuertes: remedios y reparaciones de las bicis".

Ciclistas viaje 4.jpg