Arquitectura | verano | Navidad | colores

La decoración en festividades de verano

No en todo el mundo las Navidades son blancas ni frías. En los países del hemisferio sur, como el nuestro, las fiestas de fin de año son más bien calurosas y lluviosas.

A los que vivimos en el hemisferio sur nos toca pasar las fiestas en verano. Qué difícil se hace plasmar todas esas ambientaciones y costumbres navideñas que solemos tener como referencia: árboles nevados, botas de lana, chimeneas encendidas, comidas con muchas calorías, etc., en esta parte del planeta. Si bien muchos desearían una blanca Navidad, este clima caluroso también tiene su encanto.

Estamos acostumbrados a que apenas asoma diciembre, y antes también, empezamos a ver decoraciones navideñas por todos lados. Lo típico: pinos, coníferas, nieve artificial y una deco recargada, que sabemos que no se adapta a nuestro hemisferio, pero que ha quedado tan arraigada a nuestras costumbres que ya lo damos por normal.

Una Navidad en verano invita a celebrarla al aire libre - Imagen Pinterest.jpg

Este año te propongo una idea más fresca y acorde a nuestra realidad, cambiemos los clásicos renos y la chimenea por una deco veraniega navideña y festiva, apta para altas temperaturas.

Está claro que no será lo mismo decorar tu casa con motivos navideños en pleno otoño-invierno que hacerlo bajo la luz y el calor del sol de la primavera-verano. Las paletas de colores serán mucho más vivaces y atrevidas, la luz es más intensa y la decoración navideña terminará siendo muy diferente, pero no por ello menos atractiva y original.

Colores frescos

La decoración de verano viene marcada siempre por el uso de colores frescos, luminosos y con un carácter marcadamente alegre, pues se trata de una estación que huele a sol, a calor, a vacaciones y a ganas de disfrutar y salir a disfrutar del aire libre.

Animate a convertir la Navidad y adaptarla a nuestra realidad usando paletas de colores vivaces y atrevidas. Animate a convertir la Navidad y adaptarla a nuestra realidad usando paletas de colores vivaces y atrevidas.

Por ello la paleta de colores es muy amplia y de colores vivaces que transmiten frescura. El verde menta, el coral, el naranja, el amarillo, el blanco y toda la gama de los natrales que tan bien combinan con todo dando un aspecto rústico y prolijo.

El arbolito

Uno de los elementos más característicos de la Navidad es sin duda el árbol navideño. La gran mayoría ya tenemos nuestro pino, pero si sos del porcentaje que aún no lo tiene, pensalo antes de salir a comprar. Quizás podés reemplazarlo por un árbol en maceta, o por otra idea que represente conceptualmente al clásico pino de Navidad.

Las estrellas siempre son símbolo de esta festividad - Imagen Pinterest.jpg

En todo caso, el famoso pinito también puede vestirse de verano. Te propongo cambiar las borlas y las guirnaldas plásticas por adornos más ligeros e identificativos con la primavera-verano, como flores de colores o bolas nido de abeja hechas de papel.

Incorporando fruta

No hay nada más refrescante que una imagen tropical, como, por ejemplo, la de un ananá. También podemos recurrir a las frutas en general. Curiosamente, el ananá queda fenomenal si la usás y decorás con elementos navideños. Animate a crear centros de mesa en donde los protagonistas sean las frutas. Podés tomas un florero de vidrio transparente y llenarlo de limones. La decoración con frutas no solo será colorida, sino que también le dará un toque fresco al lugar.

Al aire libre

Una Navidad en pleno verano invita a celebrarla al aire libre. Andar con ropa liviana y disfrutar de los colores de la época tiene su encanto. Si contás con la suerte de tener un jardín, por más pequeño que sea, podés disponer en él algunos árboles o troncos, y luego cubrirlos de lucecitas como si fueran árboles de Navidad. También podés destinar un rincón y armar una estación de bebidas refrescantes, que además sirva como punto focal decorativo.

Otro elemento que no podés olvidarte es el decorar la mesa. Los individuales nevados, los manteles verdes y rojos quedan en el pasado. Amigate con las fibras naturales, los colores cálidos, los centros de mesa florales y frutales. Cambiá las ramas de coníferas por ramas de eucaliptus u otras hojas verdes que encuentres en tu jardín. Las estrellas siempre son símbolo de esta festividad, animate a usarlas por doquier.

Podés reemplazar el pinito por otra idea que lo represente conceptualmente - Imagen Pinterest.jpg

¿Las infaltables? ¡Las luces! Siempre recomiendo usar luces blancas cálidas, porque generan un mejor ambiente. Pero al fin y al cabo todo es cuestión de gustos.

Animate a cambiar tu decoración en estas fiestas totalmente estereotipadas a las que estamos acostumbrados desde siempre por otra más novedosa y acorde. Te invito a convertir tus fiestas y adaptarla a nuestra realidad, mucho más veraniega y apta para 30º C.

POR: ARQ. ANTONELA VARRONI - Mat. 1-11936