Regionales | viento | Ruta | servicio eléctrico

El viento provocó cortes en rutas 8 y 158, y dañó redes de tendido eléctrico en la zona

Ráfagas que rondaron los 80 kilómetros por hora redujeron casi totalmente la visibilidad, principalmente en sectores donde el jueves se desataron incendios. La caída de un poste en la región serrana de Las Albahacas dejó sin luz a una vasta zona en la tarde de ayer

Estaba pronosticado, incluso regían alertas por las consecuencias que podía provocar su accionar. Así y todo, la intensidad del viento no dejó de sorprender.

Tras soportar dos días con ráfagas de hasta 80 kilómetros por hora procedentes del sector norte, aún resta transitar este sábado para terminar de cerrar las 72 horas que se anticipaban con fuertes vientos desde los servicios meteorológicos y aplicaciones que pronostican el estado del tiempo.

Si bien ayer fue el denominador común en casi todo el territorio provincial, los departamentos Río Cuarto y Juárez Celman fueron epicentro de sendos inconvenientes promovidos por la agresividad del incesante viento que se mantuvo a lo largo de toda la jornada.

Cortes de ruta por visibilidad casi nula, propagación de incendios complicaciones en los servicios por daños en las redes, caídas de ramas y árboles, entre otros incidentes, fueron reportados en el transcurso de ayer viernes desde distintos rincones del sudoeste provincial, motivando la labor preventiva de las fuerzas públicas en los municipios más amenazados.

Cortes en ruta 158

General Deheza y región ya habían padecido inconvenientes en la jornada del jueves por incendios en la zona rural, que pusieron en alerta a las autoridades locales.

Ayer, las complicaciones se suscitaron más que nada en la circulación por ruta nacional 158, a la altura del kilómetro 219, por lo que debió ser interrumpida en al menos dos oportunidades durante la jornada debido a la disminución casi total de la visibilidad motivada por el polvo y las cenizas en suspensión que dejó como saldo el incendio de unas 600 hectáreas de pastizales y rastrojos durante la víspera.

Desde el Hotel Internacional “La Posada del Labriego” hasta la localidad de Las Perdices el tránsito estuvo interrumpido durante toda la mañana, hasta que después del mediodía, se realizó una reunión que convocó el intendente municipal de General Deheza, Franco Morra, con directivos de Defensa Civil de esa misma ciudad y autoridades policiales, quienes decidieron permitir con todos los cuidados correspondientes la circulación coordinada en grupos de casi 30 vehículos bajo la modalidad de “cápsulas”.

Así, escoltados por móviles de la Policía Caminera al principio y al final de la caravana, se dio paso de manera intermitente -una vez en cada sentido- y con total precaución, para atravesar el tramo más comprometido por la baja visibilidad. Por la tarde, el corte total iba a volver a implementarse entre las 14.30 y las 16.30, aproximadamente, a raíz del mismo cuadro de situación.

Cabe agregar que sobre el mediodía, desde el Instituto Técnico “Adrián P. Urquía”, se informaba que por las inclemencias del tiempo se suspendía el dictado de clases en el turno tarde, considerando que al establecimiento no solamente llegan estudiantes dehezinos sino también de una vasta zona de influencia.

Prevención en Cabrera

En tanto, durante el transcurso de la mañana de ayer, el área de Seguridad Ciudadana Bromatología y Tránsito de la Municipalidad de General Cabrera, junto a empleados del área Arbolado Urbano, procedieron a limpiar las ramas caídas, tanto en el acceso Norte como en el acceso Sur de la ciudad, sobre ruta nacional 158.

En este último punto, los operarios tuvieron que hacer uso de una motosierra para reducir a trozos un árbol que se precipitó y obstaculizó a los viajeros, demorando durante algunos minutos el ingreso a General Cabrera.

Todas esas tareas demandaron aproximadamente una hora.

Paralelamente, desde la Policía de la provincia de Córdoba se dispuso un móvil con dos efectivos policiales en el kilómetro 234, sobre el puente Centenario, para advertir a los viajeros lo que sucedía a unos 12 kilómetros hacia el norte, en jurisdicción de General Deheza y Las Perdices, por la misma ruta.

La subcomisaria Ariana Palacios, responsable de la Comisaría de la ciudad de General Cabrera, comunicaba a los conductores la existencia del corte y aconsejaba a quienes pasaban por el acceso sur de General Cabrera que desviaran por ruta provincial E-90, o invitaba a estacionarse frente al Cementerio de la ciudad o viajar hasta General Deheza y ahí esperar hasta que disminuya el viento.

Tales complicaciones provocaron a la vez demoras en los servicios interurbanos de pasajeros que viajaban entre las ciudades de Río Cuarto y Villa María, y al menos 3 colectivos tuvieron que esperar en la terminal de Ómnibus de General Cabrera hasta que la Policía autorizara la circulación.

Río Cuarto y zona

En ruta nacional N° 8 también se registraron cortes totales entre los kilómetros 620 y 640, producto de la reducción de la visibilidad por polvo en suspensión, propiciada por el accionar del viento.

El tramo más afectado estuvo comprendido entre las localidades de Sampacho, Las Vertientes y Holmberg, y tras su rehabilitación se dispusieron puestos preventivos de la Policía para advertir a los viajeros sobre la necesidad de circular con precaución ante el cuadro de situación.

En la ciudad de Río Cuarto, uno de los puntos más críticos por los embates del viento (además de las críticas complicaciones por incendios) estuvo dado en el sector donde se promueve la obra de la doble vía hacia Holmberg, donde los terrenos removidos fueron objeto de dispersión por las fuertes ráfagas.

Cortes de luz

Otro inconveniente suscitado por el accionar del viento estuvo dado en horas de la tarde, por interrupciones en el servicio eléctrico en una vasta región que alcanzó a Las Albahacas, El Chacay, La Aguada, Las Tapias y Rodeo Viejo, entre otros puntos de esa zona.

Allí, los operarios trabajaron a contrarreloj para subsanar los daños que el viento provocó en al menos un poste del tendido eléctrico y que a partir del contacto con la superficie desató un foco de incendio. Finalmente, el servicio fue restablecido en la zona alrededor de las 19.

Del Campillo: postergan manifestación

Las condiciones climáticas llevaron a suspender una convocatoria prevista para hoy en el cruce a Del Campillo que tenía por objeto reclamar y generar conciencia por el estado de las rutas en el sur provincial. La protesta estaba prevista para las 10.30 de este sábado, pero frente a los pronósticos que indican la permanencia de los fuertes vientos es que se resolvió la suspensión.

“En los próximos días informamos para que día se prorroga dicha actividad”, se indicó.

Sequía en niveles récord

Según da cuenta el Servicio Meteorológico Nacional, el invierno 2022 en Argentina fue un 33,3% más seco que lo normal, y se posicionó como el 7° más seco desde 1961 y el 5° consecutivo en registrar déficit de lluvias.

Además, la Ciudad de Buenos Aires, junto a las de Rosario, Junín, San Pedro, Perito Moreno y Ezeiza registraron su invierno más seco desde 1961, con precipitación acumulada de hasta 50 y 100 mm por debajo del promedio.

El común denominador de los inviernos más secos (1988-1995-2007-2008-2009-2021) fue el fenómeno de La Niña, que ya transita su tercer año consecutivo. Sólo dos veces desde 1950 se registró un triple evento seguido de La Niña, y esto sucedió por última vez en el periodo 1998-2001.

Otro dato a remarcar del periodo invernal fueron los eventos de nevadas persistentes e intensas sobre el centro y sur de la cordillera de los Andes. Estos provocaron diversas complicaciones dados los elevados acumulados, que incluso se extendieron en la meseta patagónica.

En cuanto a las temperaturas, si bien este invierno estuvo dentro de los valores normales, mes a mes tuvieron una gran variación. Durante junio hubo ingresos de aire muy frío, con localidades que alcanzaron los umbrales para ola de frío, tal así, que el mes finalizó como el 8° junio más frío desde 1961 y el más frío de los últimos 20 años.