Regionales | Villa del Dique | GNI | obras

Villa del Dique: la Justicia le dio la razón a GNI y podrá retomar las obras en el loteo

Se trata del desarrollo "Punta Peñón". La Cámara en lo Civil y Comercial de Río Tercero dejó sin efecto un decreto municipal que suspendía las tareas y determinó que la empresa cuenta con permisos ambientales y para la edificación

La Cámara en lo Civil y Comercial de Río Tercero hizo lugar a una acción judicial presentada por la empresa GNI respecto del desarrollo Punta Peñón ubicado en Villa del Dique, por lo que podrá continuar con las obras en el loteo cercano al lago. Esto representa un revés para el Municipio calamuchitano, que había suspendido las tareas ante una supuesta falta de documentación habilitante por parte de los desarrollistas. En esta resolución, la Justicia dejó sin efecto el decreto emitido por Ricardo Scoles y determinó que la firma cuenta con los permisos por parte de la Provincia y del propio Municipio, tanto ambientales como para la edificación.

Específicamente en el fallo, el tribunal resuelve: “Hacer lugar parcialmente a la medida cautelar solicitada en los términos del art. 19 de la ley 7182, y en su mérito suspender los efectos del acto administrativo Dec. 82/2021, emanado del Sr. Intendente Municipal de Villa del Dique permitiendo la continuación de las obras en el emprendimiento inmobiliario denominado Punta Peñón”.

En diálogo con Puntal, el abogado de GNI, Pablo Venturizzi, puntualizó que “el trámite para la aprobación del loteo Punta Peñón se inició por el año 2010”. “Antes de comprar la tierra, la empresa hizo todos estos trámites pertinentes para ver si había factibilidad, una vez que obtuvo esa factibilidad tanto de lo que era la parte de servicios públicos, infraestructura, agua y electricidad, avanzó con el trámite provincial que es la Ley de Ambiente. Se requiere la licencia ambiental para que el loteo sea autorizado. Cuando se cumplimentó todo, comenzó las obras que fueron aprobadas por el Municipio en ese entonces”, explicitó.

Antes de comprar la tierra, la empresa hizo todos estos trámites pertinentes para ver si había factibilidad, una vez que obtuvo esa factibilidad tanto de lo que era la parte de servicios públicos, infraestructura, agua y electricidad, avanzó con el trámite provincial que es la Ley de Ambiente Antes de comprar la tierra, la empresa hizo todos estos trámites pertinentes para ver si había factibilidad, una vez que obtuvo esa factibilidad tanto de lo que era la parte de servicios públicos, infraestructura, agua y electricidad, avanzó con el trámite provincial que es la Ley de Ambiente

Sin embargo, el letrado manifestó que la problemática ocurrió durante la nueva gestión comandada por Scoles. “Sin mucho estudio del tema, en plena pandemia dispuso el cese de las obras, tanto de infraestructura como privadas porque el proyecto según él no tenía habilitación municipal ni provincial en cuanto a la cuestión ambiental”, aseveró.

Según manifestó Venturuzzi, la firma intentó dialogar sin éxito con el mandatario por lo que comenzó un litigio judicial con una acción contencioso administrativa “en contra de aquel acto administrativo del intendente que suspendía las obras”.

Así inició un largo proceso que finalizó con este último fallo de la Cámara de Río Tercero que terminó dándole la razón a GNI. “Se hizo lugar a la petición de la empresa, que consiste ni más ni menos que en la posibilidad de poder continuar con las obras civiles tanto de infraestructura que faltan, que son muy poquitas, y las obras privadas que ya contaban con permiso de edificación, que no puede ser revocado”, manifestó el abogado.

Se hizo lugar a la petición de la empresa, que consiste ni más ni menos que en la posibilidad de poder continuar con las obras civiles tanto de infraestructura que faltan, que son muy poquitas, y las obras privadas que ya contaban con permiso de edificación Se hizo lugar a la petición de la empresa, que consiste ni más ni menos que en la posibilidad de poder continuar con las obras civiles tanto de infraestructura que faltan, que son muy poquitas, y las obras privadas que ya contaban con permiso de edificación

Y agregó que en la resolución “tildan de apresurada e intempestiva la medida de Scoles y por ello la consideran ilegítima”.

La única recomendación que se hace en el fallo es que las construcciones que se realicen en el loteo deben ser “en los sectores que fueron aprobados, en tanto no afecten la línea de ribera”.

La resolución por la calle

Cabe recordar que este no es el único litigio que ambas partes mantenían, ya que hubo un fallo anterior que también avaló el planteo de la empresa GNI sobre una calle que estaba dentro del loteo y que el Municipio argumentaba era pública.

En septiembre de 2020, el titular del Ejecutivo local denunció que el desarrollo inmobiliario había cerrado un camino que, consideraba, era de uso y dominio público, a la vez que le atribuyó a la firma haber cambiado la traza de una vía originaria e infringir normas dictadas por el Concejo Deliberante. No obstante, la Fiscalía de Instrucción y Familia de 1° Nominación de Río Tercero determinó en la resolución que, en base a la documentación receptada, “el camino no es de dominio público, sino que pertenece al dominio privado”.