Río Cuarto | Violencia | Inseguridad |

Buscan proteger los derechos de los niños durante los allanamientos

Luego del accionar policial de esta semana, la concejala Patricia Muñoz (Bloque Respeto) realizará una denuncia penal por la vulneración de la integridad física y emocional de los más chicos en los operativos

En la mañana de ayer se realizó una conferencia de prensa con vecinas del barrio Casasnovas e integrantes del Foro por la Libertad y la Democracia, y de otras organizaciones donde se expuso el avallasamiento policial que vivieron en la zona sur de la ciudad y que es moneda corriente en otros varios barrios. Una supuesta persecución policial desató la furia de los vecinos, luego de que un patrullero ingresara en silencio y a toda velocidad por uno de los pasajes. Como resultado, una mascota resultó atropellada y una niña cayó de su bicicleta por el roce del vehículo policial.

En diálogo con PUNTAL, la concejala Patricia Muñoz, del Bloque Respeto, expresó: “Hablé con la Secretaría de Niñez y esta semana vamos a hacer una denuncia penal, porque hemos juntado muchos casos de vulneración de derechos que se repiten en todos los barrios durante allanamientos policiales. En absoluto se tiene en cuenta  a los niños en cuanto a su integridad física, emocional, es una situación que genera terror y llanto en los niños. Procedimientos que suceden a la madrugada, amenazas a los padres,  y  los mismos niños son apuntados con armas”, explicó Muñoz. Además, añadió que “este accionar es recurrente en todos los barrios vulnerables de la ciudad”.

Respecto a los hechos sucedidos en barrio Casasnovas, los vecinos están poniéndose en contacto con abogados para que los defiendan, “porque lo que ha ocurrido es gravísimo”, señaló Lucía de Carlos, quien viene trabajando hace tiempo junto a ellos como asesora legal. “Aparte tenemos a disposición de la sociedad los registros fílmicos, fotográficos, los casquillos de balas y queremos que se investigue el caso para que no se desarrollen más este tipo de situaciones en los barrios, en los que parece que los policías pueden actuar de cualquier manera y los vecinos tienen que tolerar. Ellos también son parte de la sociedad, también sufren la inseguridad. Están de acuerdo en que se realicen procedimientos, pero conforme a derecho, no  de esta manera”, afirmó de Carlos.

-¿Creen que fue desmedido el operativo policial?

-Sí, totalmente. El miércoles fue un operativo que realizó la  Policía de la Provincia, en el que supuestamente encuentra a una persona cometiendo un delito en flagrancia, que habría sido el de robar una motocicleta, la cual según averiguaciones de los vecinos parece que no es robada, que no tiene denuncias al respecto. Ni siquiera sabemos en qué constaba ese operativo cuando irrumpieron en el Pasaje Drago al 3.200. En esa maniobra ponen en riesgo la vida de todos los niños y adultos que se encontraban en la calle, golpean a una de las niñas con el patrullero, arrollan un perro, que murió, hasta que los vecinos empezaron a pedir que cortaran con esta situación de poner en riesgo a los menores, a lo cual, la policía respondió con mucha agresividad. Se efectuaron 5 disparos de balas de plomo, se desató una pedreada de parte de la Policía y de los vecinos. 

“Nosotros no cuestionamos el trabajo de ellos, sino la forma en la que hacen las cosas”, dijo Elsa Quevedo, una de las mujeres que recibió un golpe de piedra en la nariz. “En el barrio Casanovas somos toda gente que trabaja, tenemos criaturas, no hicimos denuncias porque no te la toman, se ríen, si les pedimos nombres tampoco te los dan”, expresó Elsa López, la mamá de la niña que terminó en el piso luego de que un patrullero rozara la bicicleta en la que circulaba. 



Allanamiento



Luego de la persecución del miércoles, el jueves hubo un allanamiento en varias viviendas. Las mujeres definieron la situación como “un atropello total”. “Decían que venían por drogas, armas y terminaron sacando  herramientas de trabajo”, agregaron. Los efectivos se llevaron herramientas de plomería, albañilería, electricidad. Además, contaron que los miembros del Eter borraron videos de los teléfonos que registraban el operativo, impidieron que algunas mujeres pudieran ingresar a sus hogares, e incluso, a una joven de 16 que estaba durmiendo, la obligaron a vestirse frente a dos efectivos. 

-¿Hay varios procedimientos de este tipo en la ciudad?

-Sí, claro. Esto que ocurrió con Eter no tenemos registro de que haya ocurrido con anterioridad, pero sí vemos que la violencia institucional va en aumento y pone en riesgo a toda la sociedad, no sólo a la gente que vive en los barrios pobres, a todos, y lo vemos con mucha preocupación. Esto en el marco de un paquetazo de leyes a nivel provincial, nacional, decretos y protocolos sobre seguridad ciudadana que en teoría avalan este tipo de accionar de las fuerzas de seguridad. 

-El informe policial de los allanamientos habla que secuestraron una cantidad importante de municiones, armas y una granada, ¿Cómo se explica?

-Que lo expliquen ellos. Ellos tendrán que demostrar, nosotros no hemos visto nada de eso, lo que nos consta es que lo que se llevaron son herramientas de trabajo. Si nos quieren inventar una causa, sepan que lo tienen que justificar. Una granada no se vende en un supermercado, entonces explíquennos ¿cómo sacaron de un allanamiento una granada? ¿Quién puede tener acceso a la compra de armas de guerra? Ellos tienen que dar la explicaciones, tienen que mostrar la legalidad del procedimiento si es que lo filmaron, como deberían hacerlo, y mostrar el momento en que sacan esas granadas o esas armas de guerra de las viviendas de los vecinos.