Río Cuarto | Violencia | Violencia Familiar | violencia de género

Violencia familiar: hay menos casos pero aún son más de 360 por mes

Si se consideran también los de violencia de género, en los tribunales locales el promedio trepó a 370 denuncias mensuales que se presentaron en 2020. Pero el 2019 fue aún peor: se constataron 426 causas cada treinta días

La estadística oficial de la Justicia cordobesa señala que en 2020 los casos por violencia familiar y de género bajaron con respecto a los dos años anteriores en los Tribunales de Río Cuarto. Sin embargo, la cantidad aún sigue siendo elevadísima: en promedio, cada mes hay más de 360 denuncias por episodios de violencia, ya sea hacia integrantes de la familia o por cuestiones de género.

A nivel provincial, está sistematizada la información de las causas que ingresan, los tipos de juicio que se inician, las actuaciones que se realizan. Hay una estadística general, pero también está particularizada. En el caso de Río Cuarto, los juicios más numerosos son los que se inician por el cobro de impuestos o de multas impagas. E inmediatamente detrás aparecen las denuncias por violencia familiar y de género.

En 2020, las causas ingresadas por temáticas de violencia familiar y de género fueron 4.441. Representan el 16,7 por ciento del total de causas en trámite en Tribunales.

Detrás de los juicios impositivos, los casos de violencia son los más numerosos.

De ese total, 4.385 corresponden a casos de violencia familiar mientras que 42 son por violencia de género y el resto corresponden a actuaciones encuadradas en el marco de la ley 9283, de violencia familiar. Entre los casos iniciados, dos fueron femicidios que se cometieron en la ciudad el año pasado.

Entre las medidas que se dictaron a partir de que se hicieron las denuncias, en 2.099 casos se determinaron prohibiciones de acercamiento o se establecieron unidades habitaciones diferenciales. En 1.034 casos se realizaron diagnósticos de situación. Unidad de constatación correspondió a 389 casos y la prohibición de acercamiento sin radio se decretó en 379 ocasiones.

La exclusión del hogar se definió en 192 oportunidades y se decidió incautar armas de fuego para resguardar a la familia en 132 casos.

Cambios

Los casos de 2020, considerando violencia familiar y violencia de género, suman 4.441, lo que hace un promedio mensual de 370 causas. Por día hay en la jurisdicción judicial de Río Cuarto más de 12 nuevos casos que se presentan.

Las cifras son altísimas; sin embargo, representan una mejora con respecto a lo que ocurrió en 2019, el peor de los últimos tres años en materia de casos de violencia familiar y de género.

En 2019, según la información oficial, las denuncias por violencia familiar fueron 5.060. Si además se contemplan las de violencia de género, el número ascendió a 5.113. Es decir, el promedio mensual, que en 2020 fue de 370 casos mensuales, el año anterior alcanzó una media mensual de 426 casos.

Esto es, por día 14 denuncias nuevas en los tribunales riocuartenses.

La dinámica de lo que ocurrió en el país como impacto de la crisis sanitaria mundial podría hacer presuponer que 2020 sería un año peor que el 2019 en términos de violencia familiar y de género. Hubo especialistas que advirtieron que el mayor tiempo de convivencia y los problemas económicos derivados de las restricciones podrían acarrear más situaciones de violencia intrafamiliar. Sin embargo, la estadística marca lo contrario en Río Cuarto.

En 2018, también hubo más casos que en 2020, pero sin llegar a traspasar la línea de los 5.000 denuncias anuales.

Ese año se registraron en Río Cuarto 4.724 causas por violencia familiar, un número que trepó hasta 4.783 si también se consideran las denuncias por violencia de género.

El promedio en 2018 superó los 398 casos mensuales, una media de algo más de 13 casos por día.

Si hubiera que diagramar una línea de continuidad, el 2020 ofreció un pico de casos, pero los demás años también marcaron elevadas cifras de causas por violencia hacia la familia o por cuestiones de género.

Es una temática que duplica a cualquiera de las otras que no sean ejecuciones fiscales.