Policiales | vivienda | Fuego | quemaduras

El padre y los 2 hijos mueren en su casa al quedar atrapados en un incendio

Fue en un campo de La Aguada. Juan Ávila (39) y los niños, de 5 y 7 años, buscaron escapar y las llamas lo impidieron. Melisa Barra (37), esposa, se salvó pero con graves quemaduras. Una estufa habría causado el fuego

Juan Ávila, de 39 años, y sus dos pequeños hijos de 5 y 7 años de edad, murieron ayer al incendiarse la casa donde vivían, en un establecimiento rural de la zona de La Aguada, unos 25 kilómetros al noroeste de Río Cuarto. Habrían intentado escapar de la vivienda, pero quedaron atrapados por el fuego, que bloqueaba la única puerta de salida. En tanto, Melisa Barra (37) logró escapar de las llamas pero sufrió graves quemaduras y fue trasladada al Instituto del Quemado, en Córdoba, para su tratamiento.

El siniestro se declaró pasadas las 6.30 de la mañana de ayer, aunque no se sabe con exactitud cuánto tiempo llevaba activo. Se presume que el fuego se podría haber originado por una estufa salamandra, ubicada en la cocina-comedor, que había quedado encendida durante la noche.

Ávila, con su esposa Melisa y sus dos hijos, Juan y David, se habían establecido en el campo Los Aromos, donde cumplían tareas como puesteros, desde hace más de 6 meses.

Encierro

Uno de los factores que jugaron en contra del escape de las personas es que la vivienda tiene ventanas enrejadas y una única puerta de salida, que estaba bloqueada por el fuego en ese momento. Lamentablemente, nunca lo lograron, y en ese intento habrían fallecido como consecuencia de la inhalación de los gases de la combustión.

El jefe de Bomberos, Guillermo Rafti, que encabezó el operativo, confirmó que los cuerpos del adulto y los menores no estaban calcinados. De hecho, relató que los sacaron de la vivienda para verificar si tenían signos vitales, aunque pronto comprobaron que los tres habían fallecido.

Barra presentaba quemaduras en el 30 por ciento de cuerpo, principalmente en el rostro y los brazos, además de afectación de las vías aéreas.

"Creemos que deben haber estado durmiendo. Los encontramos en otra área de la casa, diferente a la que tenía el fuego, que se sectorizó en la cocina-comedor", indicó.

Se cree que el incendio podría haberse originado por una salamandra a leña, que habría estado encendida durante la noche, y que el fuego se extendió luego a los muebles, comenzando por un sillón tapizado que estaba cerca de la estufa.

Sin embargo, la investigación sigue abierta y se evalúan otras hipótesis.

La madre, grave

De todos modos, es claro que la mujer logró salir de la casa y pedir ayuda a una vecina, y entonces llamaron a Bomberos. El aviso a la central de emergencias entró a las 6.37 de ayer, y de inmediato se puso en marcha el operativo. Se desconoce cuánto tiempo llevaba activo el incendio al interior de la vivienda.

Barra, de 37 años, fue afectada por el fuego, y presentaba quemaduras de aproximadamente el 30 por ciento de su cuerpo, concentradas en el rostro y los brazos, además de afectación de las vías aéreas.

Uno de los factores que jugaron en contra del escape de las personas es que la vivienda tiene ventanas enrejadas y una única puerta de salida.

La madre de los menores y esposa del hombre fallecido fue asistida y trasladada en primera instancia al Hospital San Antonio de Padua, de Río Cuarto, y tras permanecer algunas horas en observación se resolvió su derivación a la ciudad de Córdoba, para recibir la respectiva asistencia en el Instituto del Quemado. Fue trasladada cerca del mediodía de ayer al centro de salud especializado.

El siniestro ocurrió en el casco del campo "Los Aromos", un establecimiento rural de la zona de La Aguada, a 25 kilómetros al noroeste de Río Cuarto, donde los adultos se desempeñaban como encargados.

La familia era oriunda de Alejandro Roca, departamento Juárez Celman, mientras que el jefe de hogar se desempeñaba como puestero en el mencionado establecimiento.

La asistencia a las víctimas fue encabezada por los Bomberos Voluntarios de Río Cuarto, con apoyo del servicio de emergencias de la ciudad de Río Cuarto, y la Policía.

Trabajaron 2 dotaciones, y lograron sofocar rápidamente el fuego, que causó daños totales en la cocina y el comedor, y problemas menores en las habitaciones, por las atas temperaturas.