Rostros y Rastros 2022 | Balance Fin de Año | Yamila Dekimpe

Fin de año, a cerrar ciclos

Se viene el último mes del año y con él queremos cerrar todo aquello que nos propusimos para este 2022. Hoy te contamos cuales son las claves para lograrlo sin sumarnos estrés en la tarea

Nos aceramos al cierre del año y parece que es una cuenta regresiva a un final inminente. El fin de año es un momento en donde se incrementan el estrés, ya que, por lo general, aumentan las tareas laborales y personales, y nos presionamos por cumplir objetivos y metas antes del 31 de diciembre. Este tipo de situaciones suelen generarnos ansiedad.

De pronto nos apuramos en querer terminar todo aquello que nos propusimos al empezar este 2022 y nos apremia hacerlo para arrancar de cero el nuevo año. Sin embargo, esta carrera contra el tiempo puede generarnos mucha ansiedad y por consiguiente estresarnos.

La carga física y emocional es pesada en diciembre y genera niveles de estrés mayores al habitual, así como también de ansiedad y en algunos casos angustia. Es muy común terminar el año cansado física y mentalmente, eso provoca la sensación de que el tiempo no alcanza para todo. Si bien, los fines de año casi siempre proponen estrés, la realidad es que de nosotros depende si nos embarcamos en ese frenesí o aplacamos las aguas.

Conversamos con la Psicóloga Yamila Dekimpe – M.P: 11289 - quién nos cuenta cómo hacerle frente a la ansiedad en estos días y nos recomienda, además, priorizar, ordenarse y, sobre todo, mantener la tranquilidad, para evitar terminar estresados.

Claves para controlar la ansiedad y el estrés

Llegamos al último mes del año y tenemos esa sensación del que el 2022 se acaba y tenemos una lista interminable de pendientes. Frente a esto comenzamos a correr para terminar todo antes de que termine el año. “Naturalmente esta situación, nos genera ansiedad, por ello es importante tener en cuenta de que no pasa nada si algo queda “pendiente”. Es importante tener conocimiento e informarse con un profesional sobre lo que es la ansiedad, de esa manera podremos reconocerla cuando aparezca. Si bien no se pueden generalizar métodos ni técnicas para enfrentar al estrés y la ansiedad, existen ciertos aspectos a los que se puede estar atento a manera de prevención”, comentó. Por otro lado detallo que, “algunas de las estrategias que yo sugiero para evitar caer en esa vorágine que nos ahoga y nos estresa, son las siguientes”:

- Hay que ser consciente que es muy difícil terminar el año con todo lo que nos propusimos, realizado, por eso pensar y planificar los tiempos futuros nos sirve de guía para construir nuevas metas y para hacer cambios que nos permitan mejorar. Para hacer un balance correcto y que resulte enriquecedor, es necesario darle su espacio y tiempo.

- La urgencia por finalizar tareas y cumplir objetivos genera estrés, cuya intensidad dependerá del nivel de expectativas que se tenga. Entonces, lo primero es ordenar nuestras prioridades.

- Es necesario crear objetivos reales, con metas puntuales, que podamos alcanzar y con objetivos concretos.

- Lo ideal es priorizar y dosificar esa lista interminable, que para nosotros son pendientes. De este modo se puede optar por lo más importante y priorizar eso.

- No le des a todos los ítems el mismo grado de importancia. Es necesario que puedas identificar y diferenciar lo urgente de lo NO urgente.

- Realizar ejercicios de respiración nos ayudan a controlar la ansiedad. Aunque pueda sonar simple, encontrar una manera de concentrarse en la respiración es una de las formas más fáciles y efectivas para lidiar con el estrés en este momento. Tomate unos minutos al día para ponerlo en práctica.

- La actividad física y de relajación siempre son necesarias. Proponete una rutina de actividad física regular a la rutina diaria, siempre es una buena idea.

- Algo fundamental es tener expectativas realistas sobre lo que puedo hacer y que metas y objetivos puedo lograr en el tiempo que tengo. De nada sirve proponerme metas imposibles que solo acrecentarán nuestra ansiedad sabiendo de antemano que no alcanzaremos le objetivo. Quizás ese tipo de metas más ambiciosas deberían estar en primera línea para tus propuestas en el año que llega.

- Dormir 8 horas diarias, alimentarnos bien y saludable es fundamental.

- Tener vínculos sociales fuertes, puede ayudarte a sobrellevar momentos estresantes y reducir la ansiedad.

- Distrae tu atención de las cosas que te generan ansiedad haciendo algo diferente.

- Cuando el nivel de estrés es muy alto, es difícil poner un freno y reorganizarse. Por eso, es fundamental que cuando detectes que estas ante una situación de estas características, pidas ayuda.

- Es importante reconocer tus logros. Ser consciente de aquellas pequeñas metas y actividades que cumpliste y que te aportaron bienestar y crecimiento, y aquellas que quedaron pendientes, definí si deseas comenzarlas el próximo año o simplemente, postergarlas. Poder ordenar y clarificar nuestras metas es una manera de reducir la ansiedad.

“Siempre proyecta y trabaja en metas realistas. Es importante que entiendas cada vez que trazas un plan que muchos de estos pueden llevarnos más tiempo de lo estipulado y eso también está bien. No todos los proyectos y actividades tienen fecha de caducidad, muchos podemos perpetuarlos el próximo año ya que lo importante es alcanzar la meta por más que nos lleve más tiempo de lo estipulado. Es importante que tengas esto presente sobre todo en esta época del año”, concluyó la profesional.

Es importante entender, que cerrar el año no tiene que ver con tildar ítems de una lista imaginaria y mirar con decepción todo aquello que nos quedó pendiente. Muy por el contrario, debemos hacer el ejercicio de mirar con orgullo lo que SÍ pudimos concretar, celebrar lo logrado, las metas alcanzadas, decretando esos “pendientes” para continuarlos el próximo año. Es importante que cuando el final de un año se acerca, no seamos tajantes ni definitivos, sino pensar que nuestra historia y proyectos continuarán. Que tendremos 365 días del año, para seguir concretando.

Por Julieta Varroni