Nacionales | abogada | padre | joven

Nahir le dijo a su abogada que ella vio cómo su padre disparó contra Fernando

"Era la quinta vez que Fernando sacaba el arma de su padre (de Nahir) de arriba de la heladera", contó la abogada de Galarza.

La abogada de Nahir Galarza, condenada a prisión perpetua por el crimen de Fernando Pastorizzo, dijo hoy que en la nueva denuncia penal realizada el viernes pasado por la joven, esta sostiene que su padre cometió el homicidio delante de ella y luego de descubrir que la víctima había tomado, por quinta vez y sin permiso, su pistola reglamentaria de policía.

La letrada defensora, Raquel Hermida Leyenda, reprodujo en una serie de mensajes de audio difundidos a la prensa una parte de la entrevista que ella mantuvo el jueves último con Nahir en la cárcel de Paraná, cuando la joven le confesó: "Yo no maté a Fernando, fue papá."

De acuerdo a la abogada, la condenada le relató que el crimen de Fernando ocurrió en un lugar dónde no había cámaras de seguridad y que "ella no niega estar en la escena del hecho", sino que "agrega a una persona: a su padre".

"Era la quinta vez que Fernando sacaba el arma de su padre de arriba de la heladera", contó la abogada respecto a la pistola utilizada en el crimen, la cual pertenecía a Marcelo Galarza, el papá de Nahir y efectivo policial.

A su vez, esta pistola reglamentaria era, según la abogada, utilizada por Fernando "para obligar a Nahir a terminar la noche con él" y también amenazarla.

"Esa última noche es evidente que Fernando lo vio llegar a Galarza (padre) con su auto. Frenó de golpe la moto y eso hizo que se cayera. Nahir, sorprendida, dice: 'Yo no me caí, me tambaleé, pude sostenerme'", relató la letrada.

"El arma que tenía Fernando se cae al piso. El padre al bajar del auto, agarra el arma y dispara una vez. Fernando dice: 'Nahir, llamá a la ambulancia'. Pero Nahir no tiene tiempo a nada porque el padre vuelve a disparar. Le devuelve el arma a Nahir, como si alguna vez ella la hubiera tenido, y la hace ir a su casa con el arma", indicó Hermida Leyenda.

De acuerdo a la letrada, el padre de Nahir "es un hombre que sabe lo que hace", en cambio; la joven "no tenía idea de lo que estaba haciendo" y "nunca había sostenido el arma ni disparado".

"Y ahí empieza toda la confusión de Nahir: ¿Por qué su padre había matado a Fernando si no sabía que él ejercía violencia de género contra ella?", continuó la abogada, que se encuentra en Paraná para acompañar las nuevas diligencias ante la justicia.

"Papá es así", le dijo Nahir a la letrada cuando esta le preguntó por qué su padre mató a Fernando.

La abogada añadió que luego del crimen, el padre de Nahir se encontró con su abogado, Víctor Rebossio, "un hombre con muchos contactos políticos, de dinero" y aclaró que "Nahir y la madre no participan de la reunión", pero que al cabo de la misma a la joven "le dan la orden de hacer todo lo que dicen ellos y Nahir cumple".

A su vez, la condenada también le contó que su padre no la "defendió del abuso" que presuntamente sufrió de un tío paterno cuando ella era más joven.

Sobre este supuesto "abuso sexual infantil", la letrada dijo que Nahir se lo contó a una perito oficial de la Corte y detalló que lo sufría "día a día, cada vez que su madre la dejaba al cuidado" de ese hombre, también policía, como su padre.

Hermida Leyenda también explicó que "la violencia familiar era ejercida por Marcelo Galarza", quien recién la semana pasada se separó de Yanina, la madre de Nahir, y así dejaron de convivir.

Según la letrada, "la madre era víctima terrible de violencia de género" al momento del crimen de Fernando y mañana va a prestar declaración para ratificar todo lo denunciado.

De acuerdo a Hermida Leyenda, la causa que se inició el viernes se va a dividir en tres: "abuso sexual infantil, violencia de género y homicidio".

Por su parte, Nahir, quien actualmente tiene 23 años, fue con 19 la mujer más joven del país en haber sido condenada a prisión perpetua.

La joven recibió la máxima pena por haber sido considerada autora del crimen de Pastorizzo (20), cometido entre las 5.10 y 5.15 del viernes 29 de diciembre de 2017, cuando el joven fue encontrado en una calle de Gualeguaychú con un tiro en la espalda y otro en el pecho, junto a su moto y dos cascos tirados en el suelo.

Inicialmente, al declarar como testigo, Galarza dijo que había visto a la víctima la noche anterior al crimen, aunque ante la sumatoria de indicios en su contra quedó detenida y en una segunda declaración reconoció que lo había matado con el arma de su papá policía pero que había sido de manera "accidental".

La sentencia a prisión perpetua fue dictada el 3 de julio de 2018 por el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguaychú y confirmada en julio de 2019 por la Sala II de la Cámara de Concordia.