Policiales | abuso | Lorena Micaela Ávila | menores

Toda una ciudad movilizada: a 24 años de la desaparición de Lorena Micaela Ávila

La niña de 3 años fue raptada frente a su casa en la noche del 14 de febrero de 1998. A siete cuadras del lugar, fue encontrada violada y asesinada después de 135 días de intensa búsqueda. El autor tenía antecedentes de abuso

Se cumplen 24 años desde que los riocuartenses se movilizaron para buscar a Lorena Micaela Ávila, la niña de tres años que fue raptada de la puerta de su casa en la primera cuadra de la calle Sucre en la noche del 14 de febrero de 1998 por Wenceslao Escudero, un pervertido que hacía un mes que había salido de la cárcel.

Tras 135 días de intensa búsqueda fue encontrada en el patio de una vivienda de Pueyrredón al 2100 abusada y asesinada por el principal sospechoso, que ya había sido condenado por siete abusos a menores.

El caso conmocionó a la ciudad y hasta el día de hoy se lo recuerda como uno de los hechos más dolorosos de la historia riocuartense.

Río Cuarto se había empapelado con el folleto de una fotocopia con la imagen de la niña y la Policía rastrilló prácticamente todos los lugares para buscar a Lorena Micaela, mientras que se tejían diferentes hipótesis, e inclusive que había sido víctima de tráfico internacional de menores. El hecho tomó trascendencia nacional y los padres y la Policía no dejaron de buscar en cada una de las ciudades donde decían que habían visto a Lorena Micaela.

Lo concreto es que la pequeña había sido engañada por un hombre de 53 años que hacía menos de un mes que había salido del penal de Avenida Sabattini, luego de cumplir siete condenas por abuso sexual de menores. El terrible caso fue uno de los que motivaron el endurecimiento de las penas por abuso sexual infantil.

Sergio Comugnaro, quien en ese momento era el jefe de la División Investigaciones de la Policía, recordó que Escudero fue el principal sospechoso desde el primer momento, aunque se seguían investigando cada una de las versiones y comentarios que llegaban a la jefatura de la ex UR9.

Fueron 135 días de desesperación y búsqueda incansable, aunque Escudero había caído por otro hecho de abuso a menores en barrio Alberdi, cuando todavía no se habían cumplido quince días de la desaparición de la niña.

El 29 de junio un llamado de un vecino del domicilio de Pueyrredón 2170 (donde había estado viviendo Escudero) permitió dar con su cuerpo enterrado a 80 centímetros de profundidad, tapado con cal y una chapa. En un aljibe hallaron una de las zapatillas y ropa interior de la nena.

La autopsia determinó que la muerte fue el mismo día que fue raptada y que falleció por un paro respiratorio seguido de un colapso cardíaco, que en este caso sobrevino por la violación a la que fue sometida.

Escudero murió en enero de 2002 sin ser juzgado por la violación y muerte de Lorena Micaela.

Pasaron 24 años del caso que tuvo en vilo a la ciudad durante más de cuatro meses.