Policiales | acusado | San Luis | asalto

Quedó preso el ladrón cuyos dos cómplices fueron abatidos en una estancia en San Luis

El único acusado que sobrevivió al asalto a una estancia situada al sur de la ciudad de Villa Mercedes fue procesado con prisión preventiva y alojado en dependencias del Servicio Penitenciario de San Luis

El único acusado que sobrevivió al asalto a una estancia situada al sur de la ciudad de Villa Mercedes, San Luis, cuyo dueño mató en un tiroteo a otros dos cómplices, fue procesado con prisión preventiva y alojado en dependencias del Servicio Penitenciario provincial, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de Cristian Javier Zalazar (48), quien está acusado de participar del asalto cometido el 11 de este mes en la estancia "Don Luis", en cercanías de la laguna El Bombero, quien fue procesado por "robo doblemente calificado por cometerse con arma de fuego apta para disparo en despoblando y en banda".

El juez de instrucción penal 1, Alfredo Cuello, indagó al acusado el pasado domingo 12, acusado de ser quien manejaba el auto en que se movilizaba la banda que irrumpió en el campo del productor rural Jorge Biasoli, quien resistió el robo y mató a dos asaltantes, lo que por el momento el fiscal Maximiliano Bazla considera un hecho de legítima defensa.

Los fallecidos fueron identificados como Nelson Omar Lucero (54) y Gonzalo Ezequiel Britos Vracamonte (28).

Por su parte el productor rural sufrió dos heridas de bala durante el hecho y permaneció internado en un hospital de la zona.

Según los investigadores, todo comenzó cerca de las 22 del viernes 11, cuando Biasoli se dirigió a cerrar la tranquera principal de su estancia y se encontró con un vehículo Renault Megane cerca del casco.

El dueño de la finca relató al juez Cuello que en ese momento se acercó con su camioneta al auto y que la persona que estaba sentada como acompañante le disparó en dos oportunidades y lo hirió en la pantorrilla y el muslo de la pierna derecha.

Armado con una pistola y un fusil, el estanciero repelió el ataque a los tiros y disparó varias veces contra esa persona, que resultó ser Lucero, quien murió en el lugar.

Tras ello, se ubicó detrás de una de las puertas de su camioneta y vio que la persona sentada en el asiento trasero del rodado -Vraccamonte- se bajó con un hierro en la mano para agredirlo, por lo que también le disparó varias veces y lo mató a tiros.

Según las fuentes judiciales, el tercer ocupante del auto, Zalazar, huyó del lugar, aunque fue encontrado luego por una patrulla policial a pocos metros de la entrada de la estancia, descompensado porque había sufrido un pico de glucemia y presión.

Por su parte, la esposa del estanciero Biasoli, Betina Deolinda Carlini, contó a los investigadores que su esposo regresó a su casa y que ella le vendó las heridas de su marido para que no perdiera tanta sangre y lo trasladó al hospital.