Regionales | ACV |

Desesperado pedido a la Cancillería para traer a la mujer de Las Perdices

Los hijos de Neris Costanzo dicen que ya no saben a quién recurrir. Mientras, su salud se complica. “Nos prometen un viaje para estar con ella y acompañarla, pero necesitamos trasladarla”, dijo Tamara.

General Cabrera.- “Nosotros queremos traer a mi mamá. Ya no sabemos a quién llamar o pedirle ayuda. Pedimos por favor que Cancillería interceda”. Es el desesperado pedido de Tamara Sitto, una de las hijas de Neris Costanzo, la mujer que hace más de 40 días está internada en Génova (Italia) tras sufrir un ACV, a pocas horas de arribar a ese país.

Hasta el momento, las gestiones que los hijos encararon sólo encontraron respuestas negativas, salvo en las últimas horas la promesa del legislador José Luis Scarlato de costearle un pasaje a un familiar para que viaje a cuidar de la mujer.

“El sábado me dijeron que iban a ver, pero hasta ahora (ayer) no me avisaron nada. Pero en realidad lo que queremos es traer a mi mamá y a mi hermana, porque esto se ha tornado muy difícil. Es muy desgastante para todos. No sólo la distancia, sino el gasto que genera, todo”, dice a PUNTAL Tamara, una de las hijas desde Las Perdices. 

Como se recordará, Neris Costanzo viajó hace más de 40 días a Italia para cumplir el sueño de visitar la tierra de sus ancestros. Fue una pequeña herencia que recibió la que le permitió pagar el pasaje, pero cuando hacía solo 5 horas que había arribado a Génova sufrió un ACV. Desde ese momento comenzó el calvario.

Elizabeth Sitto, otra de sus hijas, tuvo que viajar hace algunas semanas para asistirla. En medio, las gestiones para lograr que el Estado disponga de un avión sanitario para trasladar a la mujer oriunda de Las Perdices.

“He llamado a cuanto contacto me dieron. Pero todos me dicen `vamos a ver en qué te podemos ayudar`, pero después de ahí nadie llamó”, dice angustiada Tamara. 

E insiste que quieren hacer que su reclamo llegue al gobierno nacional. “En la Provincia ya saben, entonces calculo que pueden hacer que llegue nuestro pedido a la Nación”, insistió.

La situación de la mujer empeora día a día. Al cuadro clínico por el ACV, en las últimas horas se le diagnosticó un hongo en la sangre, y está sufriendo otros síntomas, como alta temperatura, que requieren de asistencia permanente. “Está muy débil y en terapia intermedia”, describió.

Por el momento, el Pami, que tiene un convenio con Italia, está cubriendo la atención e internación, pero la familia teme que llegue el momento y todo se suspenda. “Nos ocurrió con el seguro del viajero que nos  cubrió unos días y de pronto nos avisaron que ya no  corría más”, agregó Tamara.

La hija de Nelly dice que le reclamó a la empresa, la cual le extendió la cobertura hasta el 11 de junio. A partir de ese momento comenzó a cubrir el Pami.

Donaciones de los vecinos

En tanto, para la permanencia de una de las hijas en Génova, la familia de Neris recurre a los recursos propios y a la ayuda de los vecinos de Las Perdices. También haciendo rifas, venta de pollos y otras alternativas. “Hay gente que se llega a casa y nos deja un sobre con algo de dinero”, agradeció la mujer.

Neris lleva 42 días en Italia y no se ha conocido aún cómo se traerá a la mujer de Las Perdices a la Argentina. “Lo que nos urge es traerla. Que vayamos para allá poco es lo que soluciona. Nos genera muchos gastos y mi madre sigue sin poder ser trasladada”, insistió Tamara.  

También en General Cabrera, los vecinos acompañan a Eduardo Rivero, yerno de Neris, y esposo de Elizabeth, quien se encuentra en Italia.

En declaraciones a PUNTAL, el hombre reiteró que la única novedad es la promesa de otorgarle a la familia un viaje en avión para ir a relevar a Elizabeth. “Seguimos la gestión por otras vías o canales para ver si podemos llegar cerca del gobierno nacional. No sabemos si el reemplazo será una de mis cuñadas o un cuñado. No sabemos, eso se está viendo, luego de que nos brinden un nuevo parte médico, para ver cómo viene la cosa”, sostuvo Rivero.

“Mi mujer nos está informando que mi suegra tiene días en los cuales tiene fiebre y otros no. Estamos complicados para llegar al gobierno nacional. No tenemos contactos. Cancillería nos había prometido ayuda, y después no sé si hubo una bajada de línea del gobierno que dijeron que no. Y aparte el consulado de Milán, le estaba dando una mano a mi mujer, sobre todo apoyo moral", finalizó Rivero.