Regionales | adelia | agroforestal | avex

Productor de Adelia María decidió donar más de 10.000 pollitos

Tras haber sufrido un tornado que destruyó los galpones de crianza, Franco Demichelis distribuyó gratuitamente las aves que le quedaron. Los beneficiarios fueron escuelas agrotécnicas, entidades solidarias y vecinos de la localidad

Tras haber sufrido la destrucción total de las instalaciones de su criadero, el productor adeliamariense Franco Demichelis decidió donar más de 10.000 pollitos bebés a vecinos y colegios agrotécnicos para que sigan con su crianza.

Mientras evalúa si sigue con esta actividad, Demichelis decidió donar los pollitos que se salvaron de la tormenta del 18 de diciembre.

Durante toda esta semana estuvo entregando a las escuelas de General Cabrera, Laboulaye y a instituciones solidarias de Las Higueras. Ayer, en tanto, ubicó un carro en la puerta de la radio 91.1 FM Del Sol, de Adelia María, y hasta allí llegaron vecinos a buscar algunos ejemplares.

Demichelis es parte de la red integrada de Avex desde hace varios años y cría pollos en su campo, ubicado 5 kilómetros al sur de la localidad. En 2016 sufrió un incendio en las instalaciones y perdió gran parte de la producción, en 2018 un golpe de calor provocó la mortandad de una gran cantidad de pollos y en este diciembre de 2020, fue un tornado. “Cada dos años me ocurren estas cosas. Ahora estoy evaluando si sigo con esta actividad”.

Explicó que, ante el último siniestro, desde la firma que integra le dijeron que dispusiera de la producción que había quedado. “Decidí donarla. Primero a algunas escuelas agrotécnicas. Yo me he formado y he estudiado en una de ellas acá en Adelia. Y enseñan el valor del trabajo, de la producción”, apuntó.

Asimismo, pretende que quienes los recibieron puedan criarlos y aprovecharlos. “También les doné a clubes que hacen polladas. Creo que estamos en un momento difícil y este tipo de ayuda viene bien”.

Sobre su futuro, Demichelis admite que en este fin de año pretende tomarse un tiempo y evaluar si están dadas las condiciones. “Quiero sentarme y ver. Para este tipo de producción se requiere de trabajo intensivo y una inversión. De créditos a los que es difícil afrontar, y que de tomarlos se trabaja para pagar intereses”, admite.

Mientras tanto, y junto con una familia de trabajadores, está tratando de sacar las 50 plantas que el tornado tiró abajo y reponerlas. “Estaban declaradas en la ley agroforestal, así que hay que volver a colocarlas”.

las más leídas