El secretario de Servicios Públicos de la Municipalidad de General Cabrera, Ricardo Ravotti, admitió que el suministro de agua potable está pasando por una situación crítica.

Por el alto consumo, algunas viviendas de los sectores más altos y más extremos de barrio Argentino y otros sectores de la localidad están careciendo del vital elemento. Al aumentar el consumo, baja la presión y no llega el agua a los tanques de almacenamiento de cada vivienda.

En la noche del martes hubo al menos 30 pedidos de agua, y camiones municipales y de bomberos voluntarios acudieron en la asistencia.

El Municipio aguarda que la provincia de Córdoba autorice la realización de la obra de una nueva perforación con cisterna de agua, que en un primer momento estaría ubicada en el barrio donde falta el agua.

Ravotti explicó que “las bombas están todas funcionando al máximo de su capacidad”. Y pidió a la gente que no tiene agua llamar al corralón, no al cuartel de bomberos.