Río Cuarto | aislamiento | social | familias

El Municipio pidió una ayuda a la Provincia para asistir con alimentos

El intendente Llamosas gestionó ante el ministro Massei la llegada de recursos para sostener a las familias que más complicadas están por el aislamiento. Desde agosto, el gobierno local atendió a más de 530 domicilios

En plena Fase 1, ante el crecimiento de la demanda social, el Municipio gestionó ante la Provincia una ayuda para reforzar la asistencia alimentaria a las personas que están atravesando una situación de vulnerabilidad y que se infectaron de Covid-19, están en aislamiento preventivo o que se encuentran en sus casas y no pueden salir a trabajar por la medida dispuesta desde el pasado sábado.

El secretario de Políticas Sociales, Marcelo Bressan, dijo a Puntal que el propio intendente Juan Manuel Llamosas se comunicó con el ministro de Desarrollo Social, Carlos Massei, para hacerle el planteo y destacó que los recursos extras ya llegaron a la ciudad.

“Se están reforzando las distintas instancias, pero especialmente las alimentarias. Estamos hablando de las personas que son positivas de Covid-19, de las que están en aislamiento y también de aquellas que tienen que pasar la fase en la que estamos”, afirmó Bressan.

Al mismo tiempo, el funcionario subrayó que, desde que el número de casos comenzó a aumentar significativamente, desde el 7 de agosto en adelante, se ha asistido a 530 domicilios.

“En esta nueva etapa en la que, como dice el intendente, tenemos que convivir con el virus, los comedores y merenderos están trabajando con viandas. Desde el área social hemos reforzado la asistencia y valoramos la red de contención que existe en el territorio y que incluye a organizaciones sociales, religiosas y clubes, entre otras instituciones”, agregó Bressan.

Por otro lado, el secretario de Políticas Sociales aseguró que han hecho un trabajo para identificar a las familias que requieren la mano del Estado en la ciudad. En ese sentido, señaló que son más de 17 mil los hogares registrados desde que se inició el aislamiento, en marzo pasado.

“Además de tener una georreferenciación, también conocemos qué programas nacionales, provinciales y municipales llegan a cada domicilio y a cada integrante de la familia. Este trabajo que hemos hechos nos permite asistir de una manera más puntualizada. Desde que se profundizó la situación de los contagios, hemos hecho más de 2.200 seguimientos de manera presencial o telefónica sobre aquellas familias que están en situación de vulnerabilidad y que no pueden acceder a los alimentos”, acotó Bressan.