“Uno tenía la esperanza hasta el último momento, pero viendo acá cómo son la playa y el mar sería soñar que sigue vivo; ojalá pudiera aparecer, pero ya no guardo esperanza”, señaló María Victoria, la hermana de Alejandro Buchieri, tras la reunión mantenida ayer con el juez Daniel Cesari Hernández y el fiscal Ariel Pinno sobre el avance de la investigación del docente desaparecido hace más de una semana en Río Grande.

Junto a su hermano Andrés fueron recibidos ayer por las autoridades judiciales que llevan adelante la investigación sobre el conmovedor caso.

María Victoria calificó como excelente la investigación judicial y dijo que pudieron esclarecer algunas dudas que tenían y se preguntó “por qué se subió a esa embarcación, acá el mar es distinto a otros lugares, con ráfagas de más de 90 kilómetros por hora. La verdad que no entiendo qué lo movilizó a tomar ese riesgo; fue un acto de inconsciencia en ese momento”.

Afirmó que el juez les despejó las sospechas que tenían sobre la pareja de su hermano, al señalar que le mostraron todos los informes y pericias que se realizaron al teléfono celular que corroboraron que las imágenes fueron del día que ingresó al mar y que las antenas de los teléfonos de Alejandro y Andrea Borda estaban en la playa en ese horario.

Sobre la relación de su hermano con Andrea, María Victoria evitó opinar al señalar que los problemas de la pareja son internos, aunque creían que no seguía la relación, por una serie de inconvenientes que se habían presentado en julio pasado.