Regionales | alumnos | medioambiente | proyecto

Alumnos de Laboulaye crean una app para pulverizaciones eficientes

Días atrás fue presentada ante ministros provinciales junto con otros 4 desarrollos educativos. Además, pasó a la instancia nacional de la Feria de las Ciencias

Una app desarrollada por alumnos de la Escuela Proa de Laboulaye, en el marco de estudios sobre buenas prácticas agropecuarias (BPA), sigue cosechando distinciones a nivel provincial y nacional.

La aplicación denominada “TecnoAgro” fue seleccionada junto con otros cuatro trabajos de escuelas procedentes de Devoto, Bell Ville, La Calera y la ciudad de Córdoba para ser presentada la semana pasada ante los ministros de Educación, Walter Grahovac; de Ciencia y Tecnología, Pablo De Chiara; de Agricultura y Ganadería, Sergio Busso; y de Empleo y Economía Familiar, Laura Jure, quienes junto con funcionarios de estas carteras atendieron los pormenores de cada propuesta.

Además, en las últimas horas tomaron conocimiento de que la aplicación pensada para facilitar el cálculo de preparado de tanque en pulverizadoras de agroquímicos pasó a la instancia nacional de la Feria de las Ciencias, lo que implica un nuevo reconocimiento para el desarrollo.

Cabe recordar que dicho emprendimiento participó en el Concurso Futuros Líderes Buenas Prácticas Agropecuarias de Casafe (Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes) junto con otras 99 escuelas públicas y de gestión privada de todo el país, en el que resultó seleccionado entre 10 y luego entre los últimos 3 finalistas.

El proyecto

En diálogo con Puntal, la coordinadora de la Escuela Proa laboulayense, Patricia Toledo, explicó que se trata de un proyecto en el que se volcaron de manera integral distintos aspectos de la especialidad del colegio para trabajar así de forma multidisciplinar. Tal iniciativa fue guiada por las docentes Débora Magliano y Nerina Ulliana, quienes trabajaron con los alumnos de sexto Esther Paredes, Paz Castro, Lourdes Badini, Alejandra Clara, Abril Zabaleta y Marlena Orsa.

“La problemática detectada que abordamos es que en la aplicación de fitosanitarios, el aplicador se encuentra con la situación de que encuentra dificultades al momento de calcular las proporciones de productos según el área que deba cubrir. El objetivo principal de nuestra investigación se orientó siempre al cuidado del medioambiente”, expresa la alumna Paz Castro. A lo que Lourdes Badini agrega: “Como no teníamos conocimiento del campo en sí, tuvimos que llevar a cabo una profunda investigación previa que nos encantó, porque nos permitió llegar a este resultado”.

Débora Magliano, docente de Programación, precisó que con este tipo de trabajos se intenta llevar a cabo en sexto año un proyecto concreto que atienda una necesidad directa. “Intentamos integrar las distintas materias de la especialidad en un proyecto concreto. Desde hacer un análisis de mercado donde se realizaron encuestas a entrevistados del sector agropecuario, analizar qué necesidades existían y desarrollar las herramientas para atenderlas”, dijo la docente. Para agregar: “Es decir que los chicos aprendan no sólo la programación en sí, sino todas las etapas de un proyecto. Pensar un nombre, fundamentar por qué se llamará así, pensar las características de la interfaz, el logo, el packaging, entre otras cuestiones”.

Puntualmente, en la app desarrollada por los alumnos se ingresan ciertos valores, como cantidad de hectáreas, capacidad de tanque, productos, entre otros, y el sistema devuelve la cantidad precisa de cargas que va a demandar el área en cuestión, la cantidad de productos que va a insumir y las hectáreas a aplicar para cada carga.

“El objetivo principal de nuestra investigación se orientó siempre al cuidado del medioambiente”, explican las promotoras de la aplicación para pulverizaciones.

“El sentido de esta aplicación es que llegue al campo realmente lo que indica la receta fitosanitaria. Que lo que el ingeniero prescribe se respete en la aplicación real en el campo”, señaló Toledo. Para concluir: “Si bien las pulverizadoras modernas facilitan mucho los cálculos, no todos disponen de esa tecnología, por lo que la idea es facilitar esos cálculos y que no se derroche producto en pos de cuidar el medioambiente”.

Reconocimiento

Es de mencionar que, tras las presentaciones que se desarrollaron en el Salón Auditorio del Ministerio de Ciencia y Tecnología, los estudiantes, docentes y directivos interactuaron con los referentes de entidades empresarias y de instituciones de formación superior para conocer más detalles de las iniciativas y explorar las posibilidades de potenciar los proyectos.

En el cierre, el ministro de Educación provincial, Walter Grahovac, junto con sus colegas del gabinete provincial, valoró el compromiso de estudiantes y docentes puesto en cada uno de los proyectos que demandó trabajo en equipo para investigar y desarrollar cada una de las etapas hasta llegar al producto final.

Javier Borghi. Redacción Puntal