Policiales | arma | amigos | policías

Investigan a cuatro policías por "plantar" un arma y remueven la cúpula de capital

Dos efectivos están detenidos e imputados de balear y matar al joven de 17 años. Dolor en el velatorio de Valentino. La comisaria mayor Liliana Zárate asumió al frente de la jefatura de la ciudad de Córdoba.

Los investigadores del crimen de Valentino Blas Correa, el adolescente que el jueves fue baleado cuando el auto en el que viajaba con amigos no se detuvo en un control vehicular en Córdoba, y por el cual fueron detenidos dos policías, imputaron por encubrimiento a otros cuatro efectivos ante la sospecha de que plantaron un arma para simular que se había registrado un tiroteo.

En tanto, en un clima de dolor, familiares y amigos de Correa participaron ayer del velatorio, mientras casi en simultáneo el Ministerio de Seguridad de Córdoba resolvió cambiar a la cúpula de la Policía de la capital provincial y puso en funciones a la comisaria mayor Liliana Rita Zárate Belletti en reemplazo del comisario mayor Gustavo Piva.

También fueron relevados los subdirectores Rubén Turri y Gonzalo Cumplido, que estaban a cargo de las zonas norte y sur de la capital. Asumirán los comisarios mayores Walter Lujan y Víctor Di Stefano, respectivamente.

En la Dirección General de Recursos Humanos fue designado el comisario mayor Julio César Faría.

En el acto de asunción de Zárate Belleti, el ministro de Seguridad, Alfonso Mosquera, afirmó que "Es digno de destacar que es la primera vez en la historia que una mujer cumple un cargo estratégicamente tan relevante en la institución. La impronta de una mujer le va a dar un sesgo que será muy importante para la gestión provincial y la seguridad de los cordobeses".

Mosquera se comprometió a colaborar con la Justicia para el esclarecimiento completo de lo sucedido, asegurando que es la principal preocupación dentro del Ministerio de Seguridad.

Por esta razón, expresó su posición acerca de las sospechas de un arma plantada en la escena del crimen: "Sería un hecho aberrante que hubiera ocurrido una circunstancia de ese tipo. Y, si realmente se acredita una responsabilidad en ese sentido, nosotros reclamamos nuestras más enérgicas conductas".

Sobre la muerte de Correas durante una persecución policial, Mosquera dijo: “Uno no quiere que esto pase. Es un hecho que duele como persona, como mamá y policía. Uno va a tratar de que esto no ocurra más. Lo que uno evalúa es que no se debe volver a repetir".

Investigación

El secretario de la Fiscalía que investiga el caso, Gabriel Prunotto, manifestó a Télam que en el marco de la causa hay dos policías detenidos e imputados por "homicidio calificado agravado por el uso de arma de fuego", quienes “admitieron que efectuaron los disparos” al automóvil Fiat Argo en el que iba el joven de 17 años con amigos.

Pero también aclaró que ahora se investiga a otros cuatro efectivos por presunto "‘encubrimiento", ante la sospecha de que "plantaron" un arma en la escena del hecho e inventaron un testigo que precisó haber visto cuando los adolescentes arrojaban esa arma de fuego.

Según Prunatto, se sospecha que esos policías afirmaron que un testigo les dijo que desde el automóvil en el que se movilizaba la víctima junto con sus amigos habían tirado una bolsa con un arma, que fue posteriormente hallada en un rastrillaje, aunque en realidad están convencidos de que fue "plantada" para justificar los disparos realizados por sus compañeros.

“Hasta el momento no tenemos datos del supuesto testigo, como tampoco tenemos elementos que acrediten que desde el interior del auto se hayan efectuado disparos de armas de fuego”, aseveró el vocero judicial.

Asimismo, adelantó que los seis efectivos policiales serán indagados en el curso de la próxima semana, una vez que se reúnan todos los elementos probatorios, documentales y testimoniales, además de los resultados de la autopsia.

Prunotto, secretario del fiscal Alberto Maná, también detalló que hasta el momento se pudo determinar que el episodio ocurrió alrededor de la 1 de madrugada del jueves, cuando cinco amigos se movilizaban en un Fiat Argo, en la zona del barrio de Las Flores, en el sur de la ciudad de Córdoba, y en el trayecto mantuvieron una discusión con dos motociclistas por cuestiones de tránsito.

El automóvil comenzó a ser perseguido por los motociclistas, por lo que al pasar por el control policial los jóvenes que iban a bordo aceleraron la marcha y no acataron la orden de detenerse.

“Dos policías disparan y cuatro tiros impactan en la parte de atrás del automóvil. Uno alcanza al chico que iba en la parte de atrás”, explicó el funcionario judicial.

Prunotto dijo que también se evalúa si tuvo responsabilidad penal el personal del sanatorio Aconcagua, por negarse a atender a Valentino cuando fue llevado baleado hasta ese lugar por el conductor del auto.

Por su parte, el abogado Alejandro Pérez Moreno, quien se constituyó en querellante de los familiares de la víctima, planteó que va a solicitar el Ministerio Público Fiscal que se “analicen todas las conductas de los que participaron antes, durante y después de los hechos, tanto por acciones y omisiones”.

En ese sentido, hizo especial referencia al personal del sanatorio Aconcagua, donde “se negaron a atenderlo cuando estaba vivo y si hubiesen intervenido quizás hoy estaría con vida”.

Soledad, la mamá del adolescente, manifestó que a su hijo “lo acribillaron” y que al momento del hecho estaba con "compañeros de colegio", con quienes fue a un bar.

"No hicieron nada malo” y evadieron el control porque “se asustaron y se fueron”, sostuvo.

Mientras tanto, ayer familiares, amigos, vecinos y compañeros de colegio despidieron los restos del chico en una sala velatoria ubicada sobre Vélez Sarsfield al 300, del centro capitalino, con una importante presencia de personas que se desplegaron en los alrededores, antes del traslado para su inhumación. Fue notoria la presencia de estudiantes secundarios y autoridades del Colegio San José, donde cursaba su último año del nivel secundario, quienes no ocultaron el estado de gran aflicción por la muerte del adolescente.