Innovación Avex | Reducción | granjas

Avex espera la reapertura del mercado chino mientras procesa 95 mil pollos por día

Desde 2019 es parte del Grupo Tres Arroyos, el principal jugador del sector avícola nacional y el que más exporta. La planta de Reducción despacha casi el 35% de su producción al mundo. Pero además hacen harina de plumas, de vísceras y aceite para empresas de alimentos balanceados

En sólo 5 años, la planta de Avex en Reducción, triplicó su nivel de faena diaria, recuperó las alicaídas granjas propias y las integradas, y volvió a cobrar fuerza en el mercado internacional, donde coloca un tercio de su producción. El punto de inflexión fue cuando la brasileña BRF decidió desprenderse de sus activos en Argentina (entre ellos Avex) y el Grupo Granja Tres Arroyos vio la oportunidad de quedarse con la planta y comenzar a operarla. En ese momento, el nivel de faena era de 30 mil pollos diarios y hoy la cifra trepó a 95 mil, para lo cual ocupa a 450 trabajadores en faena y 670 en total, computando la planta de alimentos balanceados y las granjas. Pero además, espera que pronto pueda reabrirse el mercado chino, cerrado a comienzos del año pasado por la presencia de gripe aviar en la Argentina. Hacia allí, por ejemplo, viajan todas las garras -que no tienen otro mercado alternativo- y con un muy buen precio, que incluso puede superar al de los mejores cortes.

Germán García, gerente de Avex, explicó a I+I CBA cómo fue el proceso de recuperación productiva de la planta, cómo está hoy y las perspectivas a futuro.

¿Cómo está integrado Grupo Granja Tres Arroyos, la propietaria de Avex?

Granja Tres Arroyos, que es el principal productor avícola del país, se hizo cargo de la empresa en 2019 que hasta ese momento estaba en manos de la brasileña BRF. El Grupo tiene 7 plantas de producción de las cuales 6 están en Argentina y la restante en Uruguay. La propietaria es la familia De Grazia una familia de Buenos Aires, aunque la industria avícola nace en Entre Ríos. Hoy el Grupo hoy tiene operaciones en Buenos Aires, Entre Ríos y Córdoba.

¿Y qué es Avex en ese universo?

Avex, particularmente, para lo que es el Grupo Tres Arroyos, representa el 10% de toda su operación. Hoy estamos en un nivel de faena de entre 90 y 95 mil pollos por día, con una producción que prácticamente troza el 75% del total, que significa más valor agregado. Eso es posible por la tecnificación que tiene esta planta; diría que es de las más tecnificadas en toda Argentina. Y eso le dio la posibilidad de ser de las principales exportadoras del grupo, que a su vez es el principal exportador del país.

¿Cuánto va al exterior?

De la producción local prácticamente un 30 o 35 por ciento se exporta. Los principales mercados son el sudeste asiático, países árabes, varios países de África y se están reflotando algunas exportaciones a América Latina. Y ahora estamos a la espera todavía de la reapertura de China, que con la aparición de la gripe aviar en Argentina desde hace un año y medio que se cerró ese mercado. Se está tratando de reabrir porque además China es el principal comprador.

La cerró el Senasa por la influenza del año pasado…

Exacto. Fue el propio Senasa el que cerró las exportaciones ante la presencia de la gripe aviar. Pero después revertir ese proceso lleva un tiempo y en el caso de China se viene demorando, porque además son muy exigentes. Estamos a la espera.

¿Cuántos trabajadores hay en Avex?, porque no sólo es la planta de faena…

Solamente la planta de faena tiene 450 empleados, pero todo el Cuit incluye a unos 670 aproximadamente. Allí se suman los trabajadores de la planta de incubación de General Deheza, los de la planta de alimento balanceado de Reducción y los de las granjas.

¿Cuántas son las granjas?

Tenemos 10 granjas propias bastante grandes, con las que abastecemos aproximadamente el 50% de lo que necesita la planta de faena. El otro 50% llega de integrados, que son granjeros a los cuales nosotros les pagamos por un servicio de crianza. Ellos ponen el galpón y el cuidado y nosotros les aportamos el pollito BB, el alimento y la supervisión veterinaria. Al cabo de 42 o 43 días nos traemos el pollo a la planta de faena. Las granjas grandes tienen hasta 12 galpones, y están principalmente en Reducción y junto a la planta de faena.

La ubicación seguramente tiene que ver con estar sobre el cordón maicero…

Los accionistas originarios vieron en el contexto productivo de la zona una oportunidad. Porque lo primero que se pensó fue hacer algo en la zona maicera y después se resolvió qué hacer. Y pensaron algo vinculado al campo y como unidad productiva para exportación. De hecho, AVEX quiere decir Alto Valor de Exportación. Se pensó incluso el nombre primero y luego en qué hacer. Tenía que ser una industria ligada al campo aprovechando el contexto de la zona y que apuntara a la exportación. Así nació en 2005-2006. Después los vaivenes de la economía hicieron que los accionistas originarios vendieran la compañía en 2014 a BRF y en 2019 BRF dejó todas las unidades de negocios en Argentina y vendió, no sólo AVEX, sino también Campo Austral y Quickfood, entre otros negocios. En ese momento, Granja Tres Arroyos se hizo cargo de esta planta.

¿Qué ritmo de trabajo tiene la planta hoy?

La planta tiene un turno de faena que comienza a las 5 de la mañana y termina a las 14, pero hay tareas preoperacionales de mantenimiento y limpieza; y otras luego de terminar el proceso de faena, como la propia expedición. Nosotros despachamos los camiones a partir de las 15 y hasta la medianoche o un poco más. La planta está abierta de lunes a lunes. Además, tenemos una planta de procesamiento de harinas que está constantemente operando.

¿Qué hacen allí?

La planta de harinas es de subproductos. Todo lo que entre comillas “se tira”, se transforma en harina de plumas y vísceras y aceite de pollo. Va todo principalmente a la industria de alimentos balanceados para mascotas o acuicultura. La harina de pluma tiene ese destino porque permite que el pellet que se usa en la industria salmonera, por ejemplo, tenga flotabilidad. La de vísceras y el aceite de pollo va a alimento para mascotas que tenemos en la zona muchos clientes. Es interesante porque no hay desperdicios y se aprovecha todo.

En ese contexto, ¿las garras se siguen exportando?

Lo de las garras a China fue justamente uno de los principales problemas del cierre de ese mercado por el tema gripe aviar. La garra es un producto que no tiene mucho más mercado que ese porque el mercado interno no la utiliza. Va todo a China, se completa el contenedor y se envía. Es un mercado que está vendido. Pero el cierre de la exportación obligó a toda la industria avícola a retener un producto o a descartarlo, cuando tiene un muy buen precio. Por lo cual se afectó mucho los márgenes en este último tiempo. Esperemos que se pueda retomar porque no tiene un reemplazo. Lo que nos queda es destinarlo a hacer harina de pollo, pero es una pérdida bastante significativa para esta industria no tener a China en el mercado comprador. China compra todas las garras que hay en el mundo y las paga más de lo que podría pagar cualquier otro corte de pollo. Cuesta más que la suprema, para tener una idea.

¿Y qué uso tiene?

Va directo a consumo, hacen sopas. Diría que es un producto premium. Por eso hablamos de un ingreso muy significativo que se pierde. En el caso del ala también China es muy importante, aunque en ese caso puede haber otros mercados para colocarla.

Hoy la planta procesa 95 mil pollos, ¿podría ampliar la producción?

Podríamos duplicar la producción y aumentar los turnos de trabajo. De hecho llegamos a faenar 110 mil o 120 mil pollos diarios. En algún momento de BRF llegaron a 140 mil y habilitaron dos turnos. Pero la cuestión principal pasa por la infraestructura de la etapa previa, la de la crianza de los pollos. Necesitamos galpones que estén disponibles para alojar pollitos BB y traerlos luego a la planta. Hoy la cantidad de galpones disponibles nos da para ese número o tal vez un poquito más. Por otro lado, en un contexto de poca financiación montar una granja con 4 galpones sólo en inversión implicaría algo más de un millón de dólares. Es un capital que en su momento se fomentó con créditos propios o avales de las empresas y muchos productores integrados los tomaron para invertir. Pero en este tiempo el mercado del crédito no estuvo; esperemos que ahora vaya regresando a la normalidad.

La limitante pasa por abastecer a la planta…

Nosotros necesitamos que el pollo esté cerca, que se críe cerca, y para eso necesitamos granjas, galpones, que son muy grandes. Por lo menos, para ser rentable, se necesitan dos galpones. De todos modos tenemos un muy buen nivel de faena, pensemos que cuando Granja Tres Arroyos tomó el control de la planta se faenaban 30 mil pollos diarios y estaba complicada. Se lograron recuperar todas las granjas, las propias y las integradas, y hoy trabajan a pleno.

¿Cómo está el consumo?

La carne de pollo, dependiendo del mes que se mire, está hoy superando el consumo de carne vacuna. Hablamos de entre 45 a 50 kilos de pollo por habitante al año. Es un número que creció muchísimo. Pensemos que los argentinos consumimos entre 110 y 120 kilos de carne al año repartida entre las tres principales que son la vacuna, la de pollo y la de cerdo. El mercado interno es el que más tracciona. De toda la producción avícola argentina, el 95% va al mercado interno. Para Granja Tres Arroyos el mercado externo es significativo y de hecho es el principal exportador con un 30 o 35 por ciento destinada a esos mercados.