Tranquera Abierta | Banco Mundial | Mercado de Chicago | Precios

La soja no tiene techo y ayer llegó a los US$ 565, el máximo desde 2013

Los commodities siguen en alza en el mundo mientras avanza la cosecha en Argentina. Córdoba, con una condición muy positiva

Los granos continuaron con la fuerte tendencia alcista en el mercado de Chicago, ante una ajustada oferta de soja y maíz y sostenida demanda y condiciones climáticas poco favorables para el desarrollo en el hemisferio norte que impulsaron las compras de contratos, lo que llevó a ambos granos a alcanzar precios máximos desde julio de 2013.

El contrato de mayo de la oleaginosa subió 2,40% (US$ 13,23) hasta los US$ 563,37 la tonelada, a la vez que el de julio lo hizo por 2,34% (US$ 12,77) para concluir la jornada a US$ 556,39 la tonelada.

“La firmeza del mercado spot norteamericano indica que los suministros se encuentran menguados, lo cual da soporte al mercado, impulsando las compras especulativas de los fondos de inversión”, indicó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Además, las subas observadas en el mercado de aceite de soja, que alcanzaron un máximo desde 2008, también habrían contribuido a las presiones alcistas.

Dicho subproducto escaló 3,87% (US$ 51,37) hasta los US$ 1.378,31 la tonelada, mientras que la harina lo hizo por 2,35% (US$ 10,69) parea ubicarse en US$ 465,17 la tonelada.

Por su parte, el maíz saltó 3,99% (US$ 9,84) y cerró a US$ 256,09 la tonelada, ante la previsión de escasez de oferta del cereal.

“La solidez evidenciada en el mercado disponible en Estados Unidos sugiere que la oferta del cereal se encuentra escaseando", apuntó la BCR.

Esto, sumado al clima frío en el país norteamericano y a la falta de lluvia en Brasil que amenaza al maíz de segunda serían los principales factores que explican esta suba.

Por último, el trigo avanzó 5,49% (US$ 13,60) y se posicionó en US$ 260,97 la tonelada, impulsado por el clima desfavorable en Estados Unidos, que batió records de temperaturas bajas para la época del año en varios lugares de las Planicies durante la última semana, lo cual podría tener efectos nocivos sobre el cultivo.

Para el Banco Mundial, seguirán firmes

Para el Banco Mundial (BM) los precios de commodities como el petróleo, los metales y los productos agrícolas se mantendrán cercanos a los niveles actuales a lo largo del año, gracias al repunte de la economía mundial y a las mejoras en las perspectivas de crecimiento.

En ese sentido, estimó que los precios de la energía aumentarán, en promedio, más de un tercio respecto de los valores de 2020, y que el petróleo se ubicará en un valor medio de US$ 56 por barril.

Del mismo modo, prevé que los precios de los metales aumentarán un 30 %, en tanto los valores de los productos agrícolas se incrementarán casi un 14%, según la publicación semestral "Perspectivas de los mercados de productos básicos".

“Hasta el momento, el crecimiento mundial ha sido superior a lo previsto y las campañas de vacunación ya están en curso; estas tendencias han impulsado el alza de los precios de los productos básicos", agregó el reporte.

Sin embargo, "es imposible predecir cuánto durará la reactivación”, señaló Ayhan Kose, vicepresidente interino de Crecimiento Equitativo, Finanzas e Instituciones, y director del Grupo de Perspectivas del Grupo Banco Mundial".

En el caso de los productos agrícolas, la disminución de la oferta en América del Sur y la fuerte demanda de China impulsaron fuertemente los precios desde finales de 2020 y se prevé que los precios se estabilizarán en 2022.

De hecho, la pandemia trajo consigo un aumento de la inseguridad alimentaria, ya que se "ha alterado el normal funcionamiento de las cadenas de suministro y ha agravado la crisis de seguridad alimentaria y nutricional que ya venía desarrollándose aún antes de la llegada de la pandemia”, añadió Kose.

Después de tocar mínimos históricos durante la crisis sanitaria, las expectativas del BM son que el precio del petróleo se ubique en un promedio de US$ 60 por barril en 2022, aunque, si las medidas de contención de la pandemia no prosperan, una nueva disminución de la demanda podría ejercer presión sobre los valores.

En el caso de los metales se estima que sus precios retrocederán parcialmente respecto de los aumentos de este año, a medida que el crecimiento generado por los estímulos pierda su fuerza en 2022.

Sin embargo, la implementación de un importante programa de infraestructura en Estados Unidos podría ayudar a sostener los precios de los metales, entre ellos los del aluminio, el cobre y el mineral de hierro.