Deportes | Belgrano-de-Moldes |

Con la bandera del ascenso

Belgrano de Coronel Moldes pegó el salto a la categoría superior tras igualar 0-0 en su visita a Universidad en el partido revancha de la final. Hizo valer la diferencia de 3-2 que obtuvo en la ida.

Con el alma y el corazón. Así defendió Belgrano de Coronel Moldes la diferencia que había marcado en su cancha (3-2) en el partido de ida de la serie final para sostener el 0-0 frente a Universidad como visitante y soltar el grito de campeón de la temporada y adjudicarse el primer ascenso a la categoría superior.

Un excelente marco de público, superior a las mil personas, le dio un colorido especial a la final entre los dos mejores equipos del campeonato. Belgrano venía de ganar el Apertura y Universidad el Clausura. Y la serie fue digna de dos conjuntos que tienen un muy buen nivel, por la propuesta futbolística y la calidad de sus jugadores.

Con la tranquilidad de haber ganado en su cancha, Belgrano asumió el partido en el campus con demasiados resguardos para controlar los embates de su rival aunque no resignó la posibilidad de buscar el arco de enfrente.

Universidad salió con un planteo más ofensivo que en Coronel Moldes y si bien tuvo la tenencia de la pelota no llegó con riesgo al arco defendido por Guillermo Landoni.

En los primeros minutos, incluso, fue Belgrano el que estuvo más cerca con un remate de Rodrigo Arneodo y luego otro disparo de Mauro González bien controlado por Franco Núñez, en lo que fue la aproximación más clara del período inicial.

La “U” intentó llevar peligro con la pegada de Darío Videla, quien ejecutó un tiro libre sobre los 20 minutos pero su remate se fue por encima del horizontal.

Belgrano llegaba poco pero cuando lo hacía era más peligroso. En una de esas insinuaciones, Arneodo apareció libre por derecha, recibió el centro y sacó el remate como venía pero se fue muy desviado.

El primer tiempo se jugaba más en las tribunas, con el fervor de los hinchas de los dos bandos, que en la cancha, porque pasaba muy poco. Sólo un disparo de Videla que Landoni contuvo en dos tiempos y un remate elevado de Maximiliano Fernández.

En el complemento Belgrano se replegó un poco más y Universidad no supo cómo profundizar, porque tenía el balón pero lateralizaba demasiado y cuando buscaba el último pase chocaba con el frontón que significaba la defensa del Celeste.

Luego de que Laspina rechazara sobre la línea un cabezazo de un delantero de Belgrano tras un corner, la visita se despidió del ataque y se dedicó a defender el resultado con armas lícitas.

Universidad pudo triangular bien del medio hacia la izquierda, pero el centro atrás, al punto del penal no encontró a nadie para empujar la pelota a la red y la defensa terminó despejando, y luego un remate de Giubergia encontró la pierna salvadora de un hombre de la visita.

Sobre los 17 minutos hubo una falta sobre Mauro González y éste reaccionó por lo que el asistente número dos le comunicó la situación al árbitro Carlos Boccolini, quien no dudó en expulsar al jugador de Belgrano.

Si antes defendía el empate, con un hombre menos la apuesta era cerrar su arco. Y lo logró porque Universidad hacía poco en ataque, sólo un centro de Videla que alcanzó a conectar de cabeza Giubergia, exigido, y se fue desviado.

Y en las esporádicas contras Belgrano tuvo sus chances como a los 23’ cuando Hugo Gómez ejecutó un tiro libre y Núñez se esforzó para desviar la pelota al corner.

Sobre los 45’ Fernández estuvo cerca de abrir el marcador y cuando la “U” ya estaba volcado con todo al ataque, Agustín Cardetti encabezó una réplica, remató apenas pasada la mitad de cancha y la pelota besó el travesaño.

Universidad naufragaba en su impotencia y Belgrano quería que el partido terminara ya, y sufrió los cinco minutos de descuento, más aún cuando en la última jugada vino un centro de izquierda a derecha, la pelota sobró a todos y Francisco Caracciolo apareció solo pero no pudo empalmar bien y la pelota se fue desviada.

Fue el último esfuerzo de la “U”. Fue el desahogo para Belgrano. El brillante campeón del Apertura que volvió con todo para esta finalísima. La historia pudo ser para cualquiera porque los dos acumularon los méritos suficientes en el año, pero se tiño de Celeste. Ahora el equipo de Coronel Moldes ya es de Primera A y sueña con el clásico frente a Toro Club.



Alberto Llobell