Deportes | beraldi | Nueva Chicago | Primera Nacional

"Tratamos de ser un equipo práctico, no negociamos nunca la entrega"

Así describe Víctor Beraldi a este Nueva Chicago dirigido por Walter Marchesi. El Torito es un equipo joven en un proceso de transición futbolística

Víctor Beraldi ha sido uno de los elegidos para encabezar la reconstrucción deportiva del Torito de Mataderos. En este nuevo proceso el riocuartense es de los más experimentados en un equipo repleto de juveniles.

Sensaciones encontradas, seguro un poco de extrañeza de pisar el campo del Candini pero con otra camiseta.

En diálogo con Puntal, así lo manifiesta.

“Seguramente va a ser una sensación rara, va a ser la segunda vez. Con Juventud de San Luis ya me enfrenté en el Federal A. Va a ser un lindo partido, esperemos estar a la altura, por ahí nosotros venimos más golpeados que Estudiantes pero estamos los dos necesitados de triunfo.

-Tiene Nueva Chicago un plantel que apuesta a los jóvenes con nueva dirigencia, ¿qué encontraste en Mataderos?

-Es un club muy grande que está en proceso de reestructuración, cambiando la dirigencia. Se les da mucha importancia a los chicos de inferiores. En el plantel somos pocos los jugadores de afuera. Creo que también es bueno saber que a uno lo han elegido para tratar de ser parte de este proyecto, de encaminar y guiar a los más chicos, eso es muy bueno para mí.

-Vienen de perder un partido sobre el final con Gimnasia de Mendoza, ¿qué les dejó ese juego?

-Una sensación amarga porque era un partido chato, el empate sentaba bien y más perdiendo sobre la hora. Nos pasa que nos convierten pronto, pero tenemos que saber que si cuidamos el cero en el arco, si nos mantenemos en partido seguramente daremos pelea. Lo que va dejando todo esto es la experiencia que te da el torneo y que en un plantel tan joven no tenés oportunidad para relajarte aunque sea cinco minutos porque la vas a buscar adentro.

-¿Cómo juega el equipo dirigido por Walter Marchesi?

-Tratamos de ser un equipo práctico, saber nuestras limitaciones, no se negocia nunca la entrega. Hoy por hoy estamos necesitados de puntos y tratamos de cuidar el cero en nuestro arco y después ver, si tenemos una posibilidad, poder concretarla.

-Es Nueva Chicago un club muy popular, muy pasional, ¿cómo lo podrías describir en ese sentido?

-Es muy grande y te lo hace saber la gente en la calle, en el barrio. El hecho de estar último y que lo televisen todas las fechas te da la pauta de lo que es y saber dónde está uno parado en cuanto a la dimensión de lo que es hoy por hoy Nueva Chicago. Tenemos una responsabilidad muy grande porque muchos quisieran estar en el club, más allá de la circunstancia en la que estamos. Somos privilegiados, es una gran responsabilidad saber la camiseta que estamos llevando encima.

-¿Hasta cuándo tenés contrato?

-Hasta diciembre del 2022, tengo para rato y eso es bueno. Que me hayan elegido para tratar de encaminar a los más chicos, no se sabe cómo va a ser el torneo que viene en cuanto a refuerzos y demás, pero se está haciendo mucho hincapié en las divisiones menores y el plantel es muy joven también.

-Has vivido en muchas ciudades de la Argentina, ¿cómo es la adaptación a Buenos Aires?

-Acá se vive a las corridas, hace poco estuve en Tristán Suárez pero vivía en provincia, no en Capital. Me ha tocado mucho en el interior, pero Capital es totalmente destino, la gente también. El ritmo de vida no es muy parecido a lo que es Río Cuarto, todo lo contrario, y mucho menos a Higueras, donde tengo mi casa. Pero es cuestión de acostumbrarse, la adaptación ya está hecha; al principio me costó encontrar departamento, pero ya estoy instalado y sólo tengo que pensar en el fútbol.

-Pasaron cosas semanas atrás en Chicago con la barra, algo enojada, ¿cómo toma el jugador ese tipo de cosas?

-Seguramente son cosas que no gustan, también nos robaron en el vestuario los botines. Es parte de Chicago y del club. Con la vuelta del público la cancha va a estar llena, seguro, y es lo que tenemos que tratar de usar a favor.

-Te pregunto por Estudiantes, con el tiempo que ya pasó, ¿considerás que debieron hacer un duelo futbolístico más prolongado tras las finales perdidas?

-Quizás sí, pero el hecho de que se fueron varios jugadores, se fue el técnico y vinieron chicos nuevos hizo que nos tuviésemos que amoldar a un montón de situaciones, como hacer el duelo y conocer compañeros. Quizás hubiese estado bueno poder hacerlo todos juntos. Pero los chicos que se han ido a Primera División bien merecido lo tienen y los que se quedaron también, porque fue un premio poder quedarnos. La institución está creciendo mucho, se inauguró el gimnasio, eso es muy bueno. Cuando uno estaba ahí y me tocó bajar a la local lo viví de cerca, de ayudar a los más chicos y los profes. Cuando bajás a las divisiones inferiores ves esa otra realidad.

-¿Qué te dejó la salida de Estudiantes?

-No lo esperaba por el momento, pero ya pasó. Se dio de una forma que uno no lo quería, sentía que no debía ser así pero ya pasó. Hoy por hoy me va a tocar volver a jugar en contra, el trato es muy bueno, estuve en Chacharita en la tribuna hablando con el presidente y los dirigentes que viajaron. Yo creo que el trato sigue siendo muy bueno y eso es lo más destacable.

-Se te ha visto siempre cerca de los entrenadores cuando te tocaba salir y dar alguna indicación, ¿asoma en vos un futuro entrenador?

-Me encantaría poder dirigir y ser técnico. Acá los chicos muchas veces me preguntan cómo veo el partido o qué opinión tengo. En las charlas posteriores muchas veces me consultan, quizá la experiencia de haber jugado en tantos lados o tener una carrera en la recta final. No estoy tan errado en cómo veo los partidos en los análisis, eso me entusiasma más también.