Tranquera Abierta | biocombustibles | Centro Azucarero Argentino | Jorge Feijóo

Biocombustibles: sin prórroga, hay 54 industrias que están en peligro

El presidente del Centro Azucarero Argentino advirtió que todo ese sector está en riesgo si la normativa del etanol no se extiende

“Sin novedades, no hay nada de los biocombustibles”. Fue la frase con la que un legislador nacional de Córdoba sintetizó el estado de situación del proyecto que busca extender por 4 años más la vida de la ley de fomento de los biocombustibles aprobada en 2006, bajo la presidencia de Néstor Kirchner. Aquella normativa tenía una vigencia de 15 años y buscó desarrollar un sector que en la Argentina no tenía presencia aún. A punto de vencerse el plazo, bajo el paraguas de esa ley, se crearon 54 industrias que elaboran biodiésel o bioetanol en el país, con millonarias inversiones en Córdoba, Santa Fe, San Luis, Buenos Aires, La Pampa, Tucumán, Salta y Jujuy, entre otras provincias.Son las mismas que corren riesgo ahora de bajar la persiana si la Cámara de Diputados que conduce Sergio Massa no habilita el tratamiento de esa prórroga.

El proyecto, que tiene media sanción por unanimidad del Senado, iba a ser aprobado antes de fin de 2020 en sesiones ordinarias, pero el tiempo corrió y nunca llegó al recinto. Después se prometió que iba a ser incluído en las extraordinarias de enero, pero la Cámara Baja transitó el primer mes del año sin actividad legislativa, pero además, trascendió que los biocombustibles no integrarían la lista de temas a tratar en caso de que haya convocatoria a extraordinarias. Por eso el sector de los biocombustibles transita un período más de incertidumbre mientras ve que la fecha de vencimiento de la normativa está cada vez más cerca.

¿Cuál sería el riesgo de que se llegue al plazo fatal sin una extensión de la ley? Básicamente la normativa de 2006 creó un mercado que no existía en el país y declaró obligatorio el corte de los combustibles fósiles con biocombustibles. Ese porcentaje de integración fue aumentando con el correr del tiempo para fomentar el desarrollo de las industrias que comenzaban a operar en el país. Hoy el 12% de las naftas y el 10% de diésel es combustible renovable. Pero si la norma cae, ya no habría obligación de que las petroleras incluyan a los biocombustibles en los surtidores y entonces podría desaparecer lo que creó la ley 26.093, y con ello las inversiones y los miles de puestos de trabajo directos e indirectos que ofrecen las industrias.

“La ley creó el mercado y si la ley no está lo que desaparece en primer lugar es el mercado. Por eso hasta que logremos una nueva ley con los consensos que son necesarios, necesitamos esta prórroga. Sino las 54 plantas industriales que se construyeron desde 2006 con las inversiones que ninguna otra cadena agroindustrial puede acreditar en ese tiempo, dejarán de tener sentido. Y lo último que necesita el país hoy es cerrar plantas y perder fuentes de trabajo”, dijo Jorge Feijoo, presidente del Centro Azucarero Argentino, uno de los actores principales con su elaboración de etanol a partir de caña de azúcar.

Sobre las opciones para evitar ese colapso, Feijoo destacó que “quedan dos caminos. Uno es que la Cámara de Diputados convalide con su sanción lo que salió del Senado y la otra vía es que el Poder Ejecutivo dicte un decreto porque está facultado por el artículo 1 de la ley 26093. Sobre eso estamos insistiendo”, agregó el dirigente.

La inexplicable demora de Diputados está generando reacciones políticas en las distintas provincias productoras, que ven cómo peligran industrias que tuvieron un fuerte desarrollo en muy poco tiempo, agregando valor en origen a la producción primaria. Básicamente el biodiésel se elabora a partir de la soja, mientras que el etanol hoy se produce con maíz o con caña de azúcar. Esta semana, la Legislatura tucumana borró diferencias entre los distintos bloques políticos y se expresó en favor de que Diputados finalmente trate el proyecto pendiente. Funcionarios de las provincias productoras, especialmente de Córdoba, se vienen manifestando en ese sentido ya desde diciembre.

“Hay opciones para evitar lo peor, pero lo que queda es poco tiempo”, remarcó Feijoo, y agregó: “Y queda menos tiempo aún porque para el sector azucarero, el 1 de mayo comienza la zafra y el nivel de incertidumbre es grande porque dura 6 meses y el sector debe decidir si produce o no el alcohol. Si no hay mercado eso no tendría sentido”, advirtió el dirigente azucarero.

Feijoo destacó que el Gobierno mostró voluntad política favorable hacia el sector al otorgar un sendero de precios que se extiende hasta mayo, justamente el mes en el que vence la normativa. Eso ocurrió después de que durante 2020 el valor permaneció congelado y con un reclamo permanente del sector hacia la Secretaría de Energía.

“No se puede dejar al país sin una actividad como es la producción de biocombustibles que agrega valor a tres materias primas en las que Argentina tiene un nivel de producción relevante. Con 65 mil empleos directos, 54 industrias. No veo razones para que esto no se prorrogue”, finalizó Feijoo.

El enigma Sergio Massa | Por Gonzalo Dal Bianco

Todos miran al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, a la hora de encontrar una respuesta a las extensas demoras en el tratamiento del proyecto de prórroga de la lay 26093 que ya tiene media sanción del Senado.

Es que fue el titular de la Cámara Baja, una de las patas políticas más destacadas del Gobierno, el que se comprometió a fin de año a incorporar el tema en las extraordinarias que se iban a realizar en enero. Lo hizo cuando se quitó a fin de año el tema de la agenda legislativa.

En un encuentro con legisladores de las provincias productoras de biocombustibles, entre ellos los cordobeses, Massa aseguró que en el arranque de este año el tema iba a ser tratado y aprobado por Diputados. Incluso esa promesa se dio en medio de negociaciones mayores, de proyectos que el Ejecutivo nacional estaba interesado en aprobar y para lo cual necesitaba el acompañamiento de espacios políticos que juegan por fuera del oficialismo, como el bloque de Córdoba Federal que integran los diputados que responden al gobernador JuanSchiaretti.

Cayó como una bomba a esos mismos diputados la noticia de que tampoco en extraordinarias el tema estaba incluído. Es más, todavía no hubo extraordinarias. Finalmente enero fue de vacaciones para la Cámara Baja. Pero trascendieron los temas que podrían incluirse al debate este mes y allí no figura la extensión de la ley de biocombustibles.

¿Qué pasa que se demora su apobación? Es la pregunta del millón y para lo cual no hay respuestas certeras, aunque sí algunas especulaciones, muchas de las cuales le apuntan al lobby petrolero que por ahora estaría imponiéndose en la puja de lobbies. Porque enfrente también juega el azucarero, de probada eficacia, pero sin comparación al que elabora combustibles fósiles.

Justamente el rubro azucarero, que produce etanol a partir de la caña, alertó sobre el impacto negativo que tendría la caída de la ley. La 26093 permitió que la superficie de caña sembrada en el NOAcreciera casi 28 por ciento desde 2006. Esa producción se destinó al alcohol que cortan naftas. Pero además, el etanol representa más del 30% de los ingresos brutos de los ingenios y absorbe 530 mil toneladas de azúcar que de otra manera terminarían en un mercado mundial que paga precios de quebranto y eso condenaría también al sector de gran relevancia social en Tucumán, Salta y Jujuy.

No hubo diferencias con sus pares que producen etanol de maíz especialmente en Córdoba, Santa Fe y San Luis. Ambas cámaras lograron articular ante la necesidad de evitar el colapso. “No entendemos bien qué es lo que pasa. Intentamos hablar en más de una oportunidad con el presidente de la Cámara, con Sergio Massa, pero no lo logramos. Queríamos explicarle lo que representa esto para el interior productivo, y especialmente el horizonte de oportunidades que hay por delante”, indicó un dirigente a Tranquera Abierta.

Ayer, Massa estuvo junto a Máximo Kirchner, almorzando con el presidente Alberto Fernández. Se especuló con que la agenda legislativa pendiente habría sido el tema principal del encuentro y a partir de eso se abrieron especulaciones sobre lo que podría pasar con la ley de biocombustibles. Sin embargo, nada fue ratificado. Sí que en las próximas semanas el Presidente viajaría a Tucumán, lo que abre la posibilidad de que allí pueda haber algún anuncio debido al peso que tiene el sector azucarero en el Jardín de la República. ¿Puede haber un decreto del Ejecutivo que extienda el plazo de la norma y deje así expuesto a Massa como el que frenó su tratamiento en Diputados?