Deportes | Boca | penales | Patronato

Boca está en semifinales de la Copa Argentina

Los dirigidos por Sebastián Battaglia le ganaron en los penales por 4-2 a Patronato y esperan al ganador de Argentinos-San Telmo

Boca venció anoche a Patronato por 4 a 2 en los penales tras igualar sin goles en el tiempo reglamentario del partido disputado en el estadio "Único Madre de Ciudades" de Santiago del Estero, por lo que se convirtió en el primer semifinalista de la Copa Argentina.

En una pareja etapa inicial disputada en la mitad de la cancha, el "Xeneize" tuvo la situación más clara de gol en los pies de Norberto Briasco, que no pudo empujar la pelota hacia la red tras una asistencia de Nicolás Orsini, mientras que en el complemento bajó la intensidad del juego y tampoco se sacaron diferencias hasta llegar a la tanda de penales.

Desde los doce pasos, Boca se impuso por 4 a 2: Patronato comenzó con el pie izquierdo, dado que Sebastián Sosa Sánchez desvió su remate y Agustín Rossi contuvo el de Leandro Marín, por lo que no le alcanzaron los tantos de Matías Palavecino y Matías Ibáñez para revertir la serie. En Boca, anotaron Marcos Rojo, Carlos Izquierdoz, Aaron Molinas y Cristian Pavón para sellar la clasificación.

Los dos equipos salieron al campo de juego del estadio Madre de Ciudades con el afán de buscar el pasaje a las semifinales y utilizando cada uno sus armas.

Boca, más desde la asociación, con Cardona lúcido para manejar los hilos, cambiar de frente o encontrar a los delanteros lanzados. El Patrón, más directo, con balones largos o centros desde los costados. Y presionando la salida auriazul.

El Xeneize llegó a fondo dos veces en los primeros 10’, con el colombiano como protagonista. Primero, un córner ejecutado por Edwin fue conectado por Orsini, y su cabezazo se fue apenas desviado. Luego, el enlace puso a correr al ex Lanús, quien cara a cara con el arquero Ibáñez cedió a Briasco para que definiera con el arco vacío. Pero se interpuso Benítez, oportuno.

Luego Boca poco a poco tomó las riendas del desarrollo, con un Almendra activo, pero sin terminar de ser profundo. Contó con un tiro libre de Cardona tras falta de Gudiño a Fabra en el borde del área que Ibáñez resolvió bien. Y el propio ex Atlético de Rafaela y San Lorenzo bajó luego a Almendra y el árbitro Pablo Echavarría le perdonó la segunda amonestación y la expulsión que merecía.

El duelo se tornó más áspero. Rojo hizo méritos para una tarjeta que no recibió, luego Geminiani hachó a Briasco y sí vio el acrílico.

El final del primer tiempo mostró a los dos elencos ofuscados por el arbitraje y el “Patrón” reclamando el pitazo final del período inicial justo cuando se iniciaba una salida de contragolpe.

En el complemento, el cotejo continuó siendo igual de disputado, más allá de que Boca retuvo la iniciativa.

A los 6′, tras una mala salida de Rossi, los entrerrianos tuvieron la mejor chance de gol, pero Gudiño no le acertó al arco y la pelota rebotó en el palo.

Y, a los 12, una acción bien elaborada por el Xeneize profundizó en Cardona, Briasco habilitó de taco y Fabra remató cruzado, pero no consiguió superar a Ibáñez.

Mientras, los de Battaglia perdieron a Ramírez por lesión, Molinas ingresó por Cardona, y Delfino, el DT del Patrón, reemplazó a Gudiño y a Geminiani, ambos amonestados y al filo del adiós.

Con el discurrir del cronómetro, Boca siguió arriesgando (entraron Pavón, Vázquez y Montes), mientras que su adversario se aferró a la resistencia, resignando sus oportunidades ofensivas a algún córner. Los minutos finales del tiempo reglamentario fueron dramáticos. Boca tuvo las oportunidades de abrir el marcador, Palavecino, ya en tiempo de descuento, exigió a una muy buena intervención de Rossi.

Los minutos finales fueron electrizantes y en los penales, una vez más, Boca salió airoso.