Nacionales | Boca | San Lorenzo | Fluminense

Boca, otra vez a mitad de camino pensando en la Libertadores tras empatar con San Lorenzo

El partido jugado en el Nuevo Gasómetro finalizó 1 a 1. Merentiel puso en ventaja al Xeneize, mientras que Bareiro empató para el Ciclón, ambos en el segundo tiempo, en un certamen intenso y caliente

Boca Juniors volvió a insinuar más de lo que concretó y tras el impacto de la final de Libertadores perdida el sábado pasado ante Fluminense esbozó un principio de recuperación que finalmente terminó quedando en "casi nada" al igualar 1 a 1 en su visita a San Lorenzo, que por Tabla Anual lo sigue marginando de aquella competencia para 2024 al cerrarse la duodécima fecha de la Copa de la Liga Profesional.

El golpe de la final de Libertadores perdida era, es y será por mucho tiempo una herida abierta que solamente podrá cicatrizar definitivamente con la obsesión transformada en hecho de alcanzar la séptima Copa, pero para ello siempre, obviamente, primero hay que clasificarse para jugarla, y por el momento el "xeneize" está aun lejos de hacerlo.

Y encima hoy el rival era San Lorenzo, que también marchaba por el mismo objetivo, era local y tiene una estadística histórica favorable en este clásico entre grandes del fútbol argentino.

Ya sin Jorge Almirón en el banco y con las bajas del volante Ezequiel Fernández (lesión grado 1 en el sóleo izquierdo) y sobre todo del lateral izquierdo Frank Fabra, el gran señalado por la frustración del Maracaná al hacerse expulsar en el tiempo agregado por un cachetazo al defensor de Fluminense Nico cuando Boca estaba con un hombre más y perdía 2 a 1, el Xeneize tenía que ir por todo en el Nuevo Gasómetro.

Sin tiempo para duelos (la ausencia de Fabra se justificó como una distensión del ligamento lateral interno de la rodilla derecha) salió Boca a jugarse uno de sus últimos tres cartuchos para llegar a la Libertadores por Tabla Anual nuevamente con el interinato técnico de Mariano Herrón.

Y se mostró recuperado anímicamente el conjunto auriazul en el primer tiempo, asumiendo el protagonismo del desarrollo, presionando a su rival hasta la mitad de la cancha y generando acciones de riesgo que encontraron otra vez a un irresoluto Cavani desperdiciando situaciones inmejorables como para poner a su equipo en ventaja.

Los dirigidos por Rubén Insúa, en tanto, apostaron a una línea de cinco que aparentó ser demasiado "preventiva" teniendo en cuenta que su equipo contaba con los mismos puntos que Boca y, por lo tanto, las mismas necesidades a la hora de tener que sumar de a tres.

Porque esa protección defensiva fue la que permitió que, como fue referido, su rival se adueñara de la pelota en esos 45 minutos iniciales y perforara especialmente por izquierda con el atrevimiento y la gambeta vertical de Barco.

Pero todo lo mejor de la tarde quedó para el segundo período, cuando curiosamente a San Lorenzo le hizo bien que Boca se pusiera en ventaja apenas superados los cinco minutos a través de Miguel Merentiel, luego de justamente un regate frontal de Barco y una habilitación precisa para que el uruguayo definiera con un remate diestro y cruzado de izquierda a derecha.

Previamente había existido una falta de Guillermo Fernández sobre Nahuel Barrios pero el árbitro Pablo Echavarría otorgó la ley de ventaja y de la contra llegó la conquista xeneize. Después, por la infracción, "Pol" fue amonestado.

Con la derrota, San Lorenzo se quedaba con chances muy recortadas de acceder a la Libertadores y además ocupando el último lugar de su zona, por lo que a Insúa no le quedó otra que mover la estantería de su banco de suplentes, y así, cambio tras cambio pasó de un 5-4-1 a un 3-2-5, algo que le dio réditos inmediatos.

Es que con esas variantes el protagonismo cambió de dueño y fue San Lorenzo el que empezó a jugar cada vez más cerca del área defendida por Sergio Romero, al que lo salvaron el travesaño, alguna que otra revolcada, un defensor con una intervención providencial, pero no el error del propio Chiquito, que salió "a cazar mariposas" en un centro de Nahuel Barrios y Adam Bareiro no tuvo inconveniente en cabecear a la red.

Esa igualdad entonó al local y a su afición, que empujó al equipo hacia delante porque "olía" que el triunfo no era un objetivo lejano ni mucho menos.

Y cuando se jugaban los 45 minutos de ese segundo período y San Lorenzo llegó efectivamente a la victoria con un golazo de Barrios, a quien le bajó el balón el ingresado Federico Girotti, aparecieron el árbitro Pablo Echavarría para convalidarlo y el VAR para anularlo cuando la posición adelantada del exRiver Plate era imperceptible.

Y entonces San Lorenzo sumó su sexto partido como local sin ganar, la salida de Almirón tampoco pudo frenar la dinámica negativa xeneize, y en definitiva el Ciclón quedó mejor posicionado en su aspiración de meterse en la Libertadores 2024.

Es que ahora San Lorenzo suma 58 unidades en la Tabla Anual, a solamente una de Rosario Central, que es el último que está entrando, mientras que Boca está a tres de los canallas, pero con Defensa y Justicia por delante con los mismos puntos que los de Boedo.

Eso si, para clasificarse a los cuartos de final de esta Copa de la Liga los dos quedaron prácticamente afuera, ya que están a seis unidades de ese grupo de cuatro que entran por la zona B y encima con seis equipos en el medio.

Síntesis

San Lorenzo: Augusto Batalla; Agustín Giay, Rafael Pérez, Carlos Sánchez, Gastón Hernández y Gastón Campi; Iván Leguizamón, Jalil Elías, Gonzalo Maroni y Nahuel Barrios; Adam Bareiro. DT: Rubén Darío Insúa.

Boca: Sergio Romero; Luis Advíncula, Nicolás Figal, Nicolás Valentini y Marcelo Saracchi; Cristian Medina, Guillermo Fernández, Jorman Campuzano y Valentín Barco; Edinson Cavani y Miguel Merentiel. DT: Mariano Herrón.

Goles: en el segundo tiempo, 6’ Merentiel (B) y 29’ Bareiro (SL).

Cambios: en el segundo tiempo, Al comenzar Malcom Braida por Maroni (SL) y Federico Girotti por Leguizamón (SL), 13’ Lucas Blondel por Medina (B), 15’ Agustín Hausch por Giay (SL), 25’ Nicolás Blandi por Sánchez (SL), 27’ Ezequiel Bullaude por Barco (B) y Bruno Vándéz por Advíncula (B), 39’ Gonzalo Luján por Bareiro (SL). 41’ Darío Benedetto por Valentini (B) y Luca Langoni por Merentiel (B).

"Los muchachos están golpeados, pero todos querían jugar este partido"

El circunstancial reemplazante de Jorge Almirón, Mariano Herrón, admitió tras el empate de Boca Juniors alcanzado anoche en el Nuevo Gasómetro frente a San Lorenzo luego de la dolorosa derrota en la final de la Libertadores, que los jugadores "están golpeados, pero todos querían jugar este partido".

"Los muchachos están golpeados, pero todos querían jugar este partido. Tuvimos que trabajar mucho en lo grupal y lo individual para superar lo más rápido posible el partido con Fluminense", dijo Herrón tras el 1-1 frente a "El Ciclón".

"Sin dudas que pudimos haber ganado, sobre todo en el primer tiempo, cuando contamos con las mejores opciones, pero después nos superó el cansancio", refirió.

Herrón sostuvo que Boca tiene "jugadores capacitados para jugar en este club, porque por algo llegaron a la final a la Libertadores".

"Y personalmente sé de la responsabilidad que tengo, pero estoy en el mejor lugar del mundo y no me quejo. Yo vine a jugar los partidos hasta fin de año y no tengo otro objetivo", concluyó Herrón respecto de este interinato que tiene asegurado hasta el mes próximo.