Río Cuarto | Bomberos | Río Cuarto |

Bomberos, la historia de un sueño que se hizo realidad luego de varios intentos

La creación de la comisión se formalizó en 1952, pero años antes se concretaron distintas reuniones que no dieron el resultado esperado por la ciudadanía. Es el cuarto cuerpo de voluntarios más antiguo de la provincia.

Aunque oficialmente la Sociedad de Bomberos Voluntarios de Río Cuarto se constituyó en las primeras horas del 5 de diciembre de 1952, el sueño de contar con un cuartel en la ciudad comenzó mucho antes. Sin embargo, por diferentes circunstancias, tardó varios años en concretarse.

De acuerdo a los datos aportados por Daniel Gamboa, siguiendo la documentación que guardan los integrantes de la comisión de la entidad de calle Lamadrid, hubo muchos intentos por conformar una agrupación, ya que la necesidad de tener una brigada que acudiera ante los siniestros quedaba de manifiesto en cada incendio.

Uno de los hechos que motivaron la organización de los ciudadanos ocurrió el 4 de marzo de 1943, cuando las llamas consumieron parcialmente las instalaciones de la tienda Los Vascos, ubicada en la esquina de Constitución y Buenos Aires.

En aquel tiempo, los sucesos de estas características eran “atendidos” por el personal militar del Regimiento 14 de Infantería y del Batallón de Arsenales José María Rojas de Holmberg, aunque los efectivos apuntaban más a evitar la propagación del fuego que a extinguirlo.

En ese contexto, un grupo de vecinos, que contó con el apoyo de referentes de distintas instituciones de la ciudad, decidió convocar a una reunión que sirvió como base para la formación del cuerpo de bomberos.

Fue así que el 4 de diciembre de 1943, en un acto que tuvo lugar en el Palacio Municipal, quedó constituida la primera asociación.

Más allá de las buenas intenciones del momento, las gestiones fracasaron y el proyecto quedó trunco. Lo mismo ocurrió tiempo después, el 31 de julio de 1945, cuando nuevamente se organizó otra comisión que también tuvo una vida efímera.

Después de algunos años, en 1952, dos incendios de gran magnitud, ocurridos en el local de Casa Ripamonti y en la gomería y la vivienda de la familia de Miguel Giribet, reactivaron la inquietud por avanzar hacia la constitución de un cuartel. Así, el 4 diciembre de ese mismo año se realizó una asamblea en la sede de la Sociedad Italiana y se dejó conformada, en la madrugada del día 5, la comisión directiva de la asociación que está vigente por estos días.

La Defensa Antiaérea Pasiva entregó en comodato un camión Ford 38 que fue la primera unidad del cuartel, cuyos voluntarios iniciales resultaron ser trabajadores municipales.

Para acceder a las instalaciones propias, se realizaron distintas campañas y rifas. La más importante incluyó el sorteo de 100 vaquillonas que fueron donadas por un productor agropecuario.

Con el dinero recaudado, el 7 de marzo de 1953 (fecha que se toma como aniversario de la institución bomberil) se adquirió el edificio que le perteneció a la empresa ACO (Asociación de Conductores de Ómnibus), en calle Lamadrid 945. En paralelo, llegó la primera autobomba.

Inauguración

Tras algunas reformas y mejoras, el flamante cuartel fue inaugurado el 25 de mayo de 1954.

La brigada inicial de Bomberos Voluntarios estuvo compuesta por Marcos Martínez, José Michelizza, Néstor Lépori, Rodolfo Ramírez, Juan Francisco Torres, José Martitegui, Dionisio I. Díaz, Manuel Figueroa y Humberto Petruccelli, entre otros.

Uno de ellos, Michelizza, fue el primer y único bombero riocuartense caído en cumplimiento de su deber. Fue luego de sufrir varias heridas al caerse del mástil de la escuela Julio Argentino Roca. El efectivo había sido convocado por las autoridades del colegio para destrabarlo.

El cuarto de la provincia

El jefe de Bomberos de Río Cuarto, Guillermo Rafti, quien ingresó a la institución en 1977, aseguró a Puntal que el de la ciudad fue el cuarto cuartel de efectivos voluntarios de la provincia en conformarse (el de Córdoba capital tiene personal rentando únicamente). El primero fue el de San Francisco (1939), el segundo, el de Villa María (1951) y el tercero el de Bell Ville (en enero de 1953).

-¿Por qué cree que en Río Cuarto costó tanto formar el cuartel?

-En esa época no era sencillo montar un cuartel de bomberos. No era fácil conseguir toda la estructura y las unidades para funcionar. Entiendo que tiene que ver con eso.

-La ciudad ha sufrido muchas tragedias y Bomberos ha brindado su asistencia en todas las que se dieron desde su creación…

-Sí, Bomberos de Río Cuarto estuvo en el accidente del colectivo que salió de la Universidad y fue arrollado por un tren en 1977. También estuvo cuando se cayó un avión en la base de Las Higueras, en 1969. Además, acudió a la explosión de la Planta Piloto de la UNRC, en 2007, entre otros hechos de importancia. Asimismo, en mi caso, he estado en los asesinatos de Laura Mansilla y de Lorena Micaela Ávila y en la desaparición de los hermanitos Noriega (que murieron asfixiados tras quedar encerrados en una heladera). Fuera de la ciudad, permanentemente hemos asistido ante incendios forestales en las sierras y en distintos puntos del país. También estuvimos en la explosión de la fábrica militar de Río Tercero, en 1995.

-¿Cuál es la situación más dura para un bombero al momento de tener que hacer una salida?

-Lo más shockeante para un bombero es ir a un accidente de tránsito, especialmente cuando hay niños involucrados. Y, sobre todo, si ese bombero tiene hijos de la edad de los afectados. Es lo más duro que te puede pasar.

-¿Cuántos efectivos hay en la actualidad?

-Tenemos unos 75 bomberos, entre voluntarios y rentados.

-¿Cuándo se incorporaron las primeras mujeres?

-Fue en 2003, por medio de la incorporación de brigadistas en Defensa Civil. Ese año entraron 6 mujeres. Al año siguiente, en 2004, se abrió la convocatoria. A algunos de los que ya estaban les costó adaptarse, pero con el paso del tiempo todo se integró perfectamente.

-¿Cuántas salidas tienen por día?

-Nosotros tenemos un promedio anual de entre 1.500 y 1.600 salidas. Hubo años pico, donde tuvimos casi 2.400 salidas. En estos últimos años, el avance en la tecnología y en las comunicaciones nos ha permitido mejorar nuestro trabajo.

-¿Cuánto tarda en salir la unidad luego del llamado de emergencia?

-La primera unidad sale en aproximadamente un minuto y medio desde la recepción del llamado.