Río Cuarto | Buenos Aires | Gobierno | gobernador

175 años de la Vuelta de Obligado: "Las flotas pasaron, pero tuvo mucho impacto enfrentarse a las dos potencias del mundo"

El historiador Raúl Fradkin, máximo referente del estudio de la época de Rosas, se refirió a los hechos que en la actualidad se conmemoran para el Día de la Soberanía. Analizó el logro del entonces gobernador de Buenos Aires ante las fuerzas de Francia e Inglaterra, sus intereses y el contexto en el que se dio el enfrentamiento.

El viernes pasado se cumplieron 175 años de la batalla de la Vuelta de Obligado, hecho que es recordado como el Día de la Soberanía, pero que no siempre contó con el reconocimiento que tiene en la actualidad. De hecho, la información que se brinda en medios y hasta en los establecimientos educativos no sólo que no es completa, sino que hasta es errónea. Para conocer en detalle lo que fue este período que tuvo a Juan Manuel de Rosas como principal referente, dialogamos con uno de los historiadores que más han estudiado esta parte de la historia argentina, Raúl Fradkin.

“Hay que tener en cuenta dos planos, para cualquier hecho histórico: cómo lo vivieron los protagonistas o contemporáneos, qué sentido le dieron; y algo muy diferente, que es cómo el presente en distintas épocas, al mismo hecho le ha dado significado, no necesariamente igual al de los contemporáneos”, sostuvo el historiador, mientras que consideró que para estudiar los hechos ocurridos en el río Paraná en tiempos de Rosas, se debe “pensar primero que era un hecho habitual en el mundo, se estaban sentando las bases de lo que luego sería el imperialismo, una fuerte competencia entre potencias como Francia e Inglaterra, para ocupar el lugar que había tenido España en el acceso a los mercados coloniales, lo mismo que pasa con Estados Unidos y Alemania”, comentó sobre lo que ocurría en territorios que no habían conquistado estas potencias, como sí sucedió con sectores de África.

El investigador comentó que, además de los vínculos comerciales que se mantenían desde la independencia con grupos mercantiles británicos y franceses, “en determinados momentos utilizaban la fuerza militar para forzar la apertura de mercados o el cobro de deudas cuando los Estados no pagaban a los bancos de estas potencias; lo hicieron en México, Perú, China, fue un fenómeno global, y para la década de 1840, los comerciantes británicos estaban muy firmemente asentados en Buenos Aires y los franceses privilegiaron la posibilidad de instalarse en Montevideo”, señaló Fradkin.

En este sentido, uno de los motivos que llevan al conflicto fue la alianza anglo-francesa, “poco habitual, y tratando de lograr que sus buques mercantes accedan libremente al río Paraná y el Uruguay, y los territorios interiores, algo a lo que se opone el gobierno de la provincia de Buenos Aires, sosteniendo que tienen la facultad de regular esa navegación”, comentó el historiador, por lo que agregó que en aquel momento las provincias eran Estados soberanos que habían pactado la formación de una entidad política que se llamaba Confederación Argentina, “pero que no tenía gobierno nacional, sino que se delegaba en el gobernador de Buenos Aires las relaciones de política exterior”, señaló sobre Rosas.

El contexto que desembocó en el conflicto de la Vuelta de Obligado se agravó por la autoridad de Rosas sobre otras provincias que se potencia en el segundo gobierno desde 1835, y “con la crisis general del sistema rosista, que coincide con el intento de los franceses de forzar a Rosas a reconocerles los mismos privilegios a comerciantes franceses que a los ingleses en 1837 y el bloqueo del puerto de Buenos Aires entre 1837 y 1839, algo que es fatal para el gobierno de Buenos Aires, que lo deja sin la principal fuente de recursos que es la recaudación aduanera”, explicó el historiador. Ante esto, los opositores a Rosas, tanto unitarios como federales que tomaron distancia del gobernador de Buenos Aires que se fueron a Montevideo, al igual que la provincia de Corrientes, sumado a la clase terrateniente porteña del sur de la provincia, aprovechan el bloqueo al puerto para levantarse contra Rosas.

“Hasta 1840 es el momento más difícil del gobierno de Rosas, que finalmente triunfa ante esas oposiciones, y queda fortalecido, se uniforma el sistema político bajo su supervisión, pero se mezcla con lo que está ocurriendo en Uruguay con una guerra civil entre los ‘blancos’, aliados a Rosas, y los ‘colorados’, que gobiernan Montevideo y están aliados a los unitarios”, comentó el historiador sobre lo que ocurría en lo que hoy es territorio uruguayo. Y agregó: “Se inició lo que se llama ‘la Guerra Grande’, con el sitio de Montevideo por parte de los blancos con el apoyo de Rosas y precipita la decisión de británicos y franceses de unirse para evitar que se instale en Uruguay un gobierno aliado al de Buenos Aires, temiendo la reincorporación de Uruguay al antiguo virreinato o una entidad política gobernada por Buenos Aires”.

Ante esta situación, le exigen a Rosas la navegación libre del Paraná y el Uruguay, demanda a la que el gobernador bonaerense se niega y se inicia el bloqueo del porteño, “y el enfrentamiento de la Vuelta de Obligado es el intento de Rosas de evitar el pasaje de esa flota mercantil y militar por el río Paraná, aunque en realidad la batalla es un triunfo franco-británico, porque logran pasar, a pesar de que las consecuencias políticas fueron determinantes”, consideró el historiador.

- ¿En qué influyó a favor de Rosas lo ocurrido en la Vuelta de Obligado?

- Para los opositores de Rosas, el hecho de que se haya enfrentado a dos potencias como las de Inglaterra y Francia, y no ser derrotado, fue una demostración de que su poder era incuestionable entre 1845 y 1848. Las provincias como Corrientes y Santa Fe esperaban que las fuerzas franco-británicas resolvieran el conflicto para poder conectarse al comercio exterior sin tener que pasar por el puerto de Buenos Aires, algo que también favorecía al puerto de Montevideo, que aspiraba a convertirse en el principal del Río de la Plata como lo había sido en la época colonial.

Por otra parte, los comerciantes ingleses no estaban de acuerdo con el bloqueo y presionaban al gobierno británico porque afectaban sus intereses, “y Rosas no quería cortar el comercio con Inglaterra, que era el principal punto al que se exportaba desde Buenos Aires; quería regular el comercio de todas las provincias del litoral, pero enfrentarse a las dos mayores potencias del mundo y no rendirse generó en los enemigos de Rosas la convicción de que debían hacer algo más para acabar con su poder, lo que se vería en 1851 cuando su principal aliado, el gobernador de Entre Ríos Justo José de Urquiza organiza una coalición de todos los adversarios a Rosas”, sostuvo Fradkin.

No obstante, a nivel popular, este enfrentamiento contra las potencias le dio más apoyo a Rosas, al igual que en toda América; “fue visto como el defensor de la independencia americana”, aseguró el historiador.

- La figura de Rosas genera posiciones muy contrapuestas, entre quienes rescatan sus acciones y los que las condenan.

- Hasta hoy está la discusión de quién fue Rosas; algunos dirán que lo que hacía era enfrentarse a los ingleses y defender la soberanía del territorio argentino, y es cierto que se enfrentaba a la expansión colonialista, pero no defendía la soberanía porque no había nada que se pudiera llamar Estado argentino en esa época; en realidad defendía los intereses privilegiados de la provincia de Buenos Aires.

- ¿Por qué ha sido rescatado este hecho tan recientemente?

- Es algo que dependió de la época. La figura de Rosas y los hechos vinculados a su gobierno, desde su caída en 1852, serían muy controvertidos, habría muchas discusiones, empezando por el testamento de José de San Martín en el que lega a Rosas su sable, al ver que ha enfrentado a las potencias europeas que amenazaban la soberanía de las antiguas colonias que intentaban independizarse. Eso sería algo controvertido para las clases dirigentes argentinas, y los revisionistas históricos de inicios del siglo XX harían hincapié en esto. De hecho, el sable permaneció en el museo de Ganaderos hasta el gobierno de Cristina Fernández, cuando fue trasladado al Museo Histórico Nacional. El 20 de noviembre se convirtió en feriado nacional durante el kirchnerismo, pero fue un hecho que ya se discutía desde antes.

- El hecho en sí, sobre el río Paraná, ¿ocurrió tal como lo ilustran en los textos de historia?

- Se intentó impedir el tránsito de la flota con las cadenas, en un lugar especialmente apto en las barrancas, y hostigar desde la costa con las tropas y milicias campesinas, a la fuerza invasora. Pero la flota pasó, lo que sucedió fue un triunfo simbólico y político contra las potencias. Porque cuando llegaron a Corrientes a comerciar no se encontraron con la recepción que esperaban y, a la vez, agrandaron la figura de Rosas y el federalismo argentino. Es algo que se vio claro cuando se dio la discusión en Londres y París, donde los gobiernos fueron muy criticados por la oposición, al afectar el comercio con el Río de la Plata, que era más importante con Buenos Aires que con Montevideo, y habían dejado desprestigiada a la propia fuerza armada.