Regionales | caballos | doma | Violencia

Martín Ochoteco, el impulsor de la doma sin violencia, de visita en Huinca

El reconocido domador, que por sus técnicas innovadoras logró trascender al mundo, estuvo en el sur cordobés brindando charlas y exhibiciones sobre cómo amansar a los caballos sin golpes

Martín Ochoteco es internacionalmente conocido como el “domador de caballos” que con su método de amansamiento procura erradicar la violencia y los golpes en el trato con estos nobles animales.

Durante el fin de semana estuvo en Huinca Renancó convocado por la Escuela de Equinoterapia local para dar charlas y compartir actividades sobre “doma sin violencia”.

En el predio de la Sociedad Rural y en el marco del aniversario 120 de la ciudad, se organizó esta actividad que tuvo una amplia convocatoria.

En diálogo con los medios, Ochoteco, cuya trayectoria es reconocida en todo el mundo y ha sido destacada por la National Geographic, contó de su afición a la doma y del método que utiliza para hacer que los caballos más bravíos se vuelvan dóciles y amables para distintas tareas.

El pasado viernes el domador de caballos trabajó con un ejemplar equino con un trauma que impedía todo contacto con humanos. En pocas horas Ochoteco logró lo que parecía imposible, que fue permitir el acercamiento al animal sin mediar golpe alguno.

En diálogo con los medios, Ochoteco manifestó: “Es mi primera vez en Huinca, me recibieron muy bien. Agarramos una potranca sin embozalar de una forma desestructurada y después este caballo que era mañero de orejas y para agarrarlo. Siempre voy progresivamente al problema y este es un caso así de tener cuidado con los movimientos, porque hay un trauma en el caballo y esto se soluciona progresivamente y trabajándolo", comentó el hombre oriundo de Ameghino, provincia de Buenos Aires.

Asumió que no hay un método único para abordar un animal, sino que surge del contacto y del intercambio.

La conexión con los animales

La relación de Martín con los caballos comenzó desde muy pequeño, acompañando a su padre en el oficio de veterinario, y en el trato y cotidiano acercamiento a estos animales encontró un método de amansamiento que en otros tiempos era aplicado por los indios.

La afinidad surgió prácticamente de manera innata: "Yo ya tenía bastante conexión con los animales desde chico, hay que tener un poco de paciencia. Siempre me dediqué a eso. Me sale naturalmente, dentro de un corral con un caballo para mí es más relajado que una reunión con personas", rio y agregó: "Para mí trabajar con caballos es lo natural".

Martín desde los 12 años ya armó una manada y tan sólo a los 14 comenzó a preparar caballos para polo. Poco a poco, su historia se fue haciendo tan conocida que llegó a la National Geographic y hoy es convocado en todas partes del mundo para dar clases o también realizar demostraciones.

"La pandemia me cortó totalmente las giras para hacer los cursos.De ahí me voy al campo con este proyecto y moverme dentro de Argentina, también recibo gente en el campo y hacer la actividad allá", precisó sobre su actualidad.

En los últimos años el amansamiento utilizando técnicas primitivas se está haciendo cada vez más habitual y apuntan a evitar la agresión o la violencia que sufren los caballos como, por ejemplo, en la doma al palenque.