Policiales | Cabrera | siniestro | camioneta

Un vecino de General Cabrera perdió la vida en un vuelco cerca de Elena

La camioneta en la que viajaba tumbó en el kilómetro 666 en la autovía de la ruta 36. La víctima, de 38 años, venía de trabajar junto con otros compañeros de la misma localidad. Investigan las causas del siniestro vial.

Un vecino de General Cabrera murió ayer como consecuencia de las heridas sufridas al volcar una camioneta en la autovía de la ruta 36, en proximidades del acceso sur a la localidad de Elena.

El siniestro vial se registró a la 1.30 de la madrugada en el kilómetro 666 de la autovía Gobernador Juan Bautista Bustos cuando, por causas a determinar, se produjo el vuelco de una camioneta Chevrolet S10 ocupada por tres personas que regresaban a General Cabrera tras haber trabajado en la localidad de San Agustín.

César Darío Rosales falleció en el lugar del siniestro, se informó.

La camioneta era guiada por Mateo Rodríguez, de 19 años, y también se trasladaba Tomás Oviedo, de 21 años, quienes sufrieron escoriaciones varias y fueron llevados al Hospital de Elena para una mejor atención.

Según algunos testigos, la Chevrolet -se desplazaba de norte a sur- remolcaba un carro de un eje y al momento de siniestro la visibilidad estaba reducida por neblina. El rodado quedó sobre la carpeta asfáltica.

La trágica muerte de César Darío Rosales provocó una fuerte consternación en Cabrera por su tarea como pastor del Ministerio Jesús el Rey de Gloria. La trágica muerte de César Darío Rosales provocó una fuerte consternación en Cabrera por su tarea como pastor del Ministerio Jesús el Rey de Gloria.

Los tres ocupantes regresaban de la localidad de San Agustín, donde habían estado trabajando.

En el lugar se constituyó personal de la comisaría de Elena, Policía Caminera, bomberos de Berrotarán y de Caminos de la Sierras.

Por directivas de la Fiscalía de Instrucción de Primera Nominación, a cargo de Pablo Jávega, secretaría Fabrizio Cena, se ordenó la realización de las pericias de rigor por parte de la Policía Judicial.

Tras el trabajo de medición, planimetría y fotografías, el cuerpo de Rosales fue trasladado a la morgue del Hospital San Antonio de Padua para la realización de la autopsia, según las directivas del Ministerio Público Fiscal.

La muerte de Rosales causó profunda consternación entre los vecinos de Cabrera, ya que era pastor evangélico.