Río Cuarto | Campo | fue | Rural

Incendio en el campo del titular de la Rural: investigan si fue intencional

El fuego comenzó ayer a la tarde y alcanzó 120 hectáreas del campo El Huayra, propiedad de la familia Tonello. Las llamas alcanzaron 100 rollos de alfalfa y se extendieron por rastrojos de maíz y soja. "Más allá de lo económico, hay un impacto ambiental muy fuerte porque el viento se está llevando la capa fértil del suelo", dijo el directivo

Las llamas que se multiplicaron en el campo del presidente de la Sociedad Rural de Río Cuarto, David Tonello, ayer en horas de la tarde, volvieron a encender las alarmas en la dirigencia del campo que viene denunciando hechos de vandalismo con roturas de silobolsas, incendios, daños y robos en diferentes regiones del país.

Más allá de que el origen del fuego aún es investigado, y hasta anoche no estaba claro que fuera intencional, las dudas comenzaron a surgir en medio de un clima sensible.

En total, se quemaron 100 hectáreas de rastrojo de maíz y soja más 120 rollos de alfalfa que eran la reserva alimenticia del invierno para un rodeo de toritos y una majada de ovejas que habitan en el establecimiento ubicado entre Charras y Olaeta, a orillas de la ruta 11. Justamente ese fue el punto de inicio que tuvo el fuego, según las primeras constataciones, y que también alcanzó 100 hectáreas de un campo vecino, propiedad de la Aceitera General Deheza (AGD).

“Las llamas comenzaron al costado de la ruta y de ahí ingresaron al campo y corrieron rápidamente por la gran velocidad del viento que hubo durante todo el día”, relató Tonello, que anoche seguía en el campo haciendo la guardia de cenizas y esperando que las llamas no revivan.

Fue un día de muy malas condiciones climáticas que favorecieron la propagación de los incendios. De hecho hubo 18 focos diferentes en toda la provincia, pero el del campo del presidente de la Rural de Río Cuarto fue el que concentró la atención por el contexto.

No fueron pocos los dirigentes que señalaron algunos hechos en cadena ocurridos en las últimas semanas. Sin ir más lejos, enumeraron que de los tres incendios en campos ocurridos en Córdoba, dos fueron en propiedades de dirigentes ruralistas. El anterior había sido en la zona de Oliva, en el campo de Gabriel De Raedemaeker, vicepresidente de CRA y titular de Cartez. Ahora, fue el turno de Tonello.

Pero incluso fueron más allá y no dejaron de observar el planteo judicial que el día anterior, el propio dirigente agropecuario llevó hasta el Juzgado Federal para reclamar que San Luis permita el ingreso de productores cordobeses a esa provincia para trabajar en sus campos. Y los más memoriosos hasta se remontaron a enero de este año, cuando la Sociedad Rural de Río Cuarto fue la sede de la mayor asamblea de productores del país durante la actual gestión del gobierno nacional. Ese día, en el salón principal de la sede ruralista estuvo la Mesa de Enlace casi a pleno, salvo por la ausencia del presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto, que fue reemplazado por el titular de esa entidad en Córdoba, Alejandro Buttiero. No fueron pocos los que ese día reclamaron iniciar medidas de fuerza ante los cambios en las retenciones. Todo se mezcló ayer a la hora de evaluar escenarios posibles frente al incendio en el campo del presidente de la Rural. Por ahora, los peritos investigan para determinar cómo comenzó el fuego a orillas de la ruta 11 y luego ingresó rápidamente al campo. Las opciones que se barajaban ayer no eran muchas: una simple colilla de cigarrillo de alguien que transitó entre Charras y Olaeta, o un fósforo en la seca vegetación del lugar.

“Más allá del daño económico que tiene esto, hay un impacto ambiental importante porque la capa fértil del suelo está volando por efecto del viento. Son lotes que van a estar dos o tres años para recuperarse”, detalló Tonello, quien remarcó que los rollos de alfalfa eran la reserva alimenticia para los animales del campo. Cada uno de los rollos de alfalfa tiene un valor estimado de $3 mil.