Opinión | capital | Río Cuarto | alterna

Expectativa por una visita oficial de alto impacto político

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, dijo que próximamente el gobierno nacional arribará a Río Cuarto, en su condición de capital alterna de la Nación. El desembarco se producirá en medio del armado de listas y de cara a las legislativas de este año.

En una videoconferencia con medios de los 24 distritos de la Argentina -entre ellos, Puntal-, el jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Santiago Cafiero, adelantó que próximamente el gobierno nacional desembarcará en la ciudad de Río Cuarto, en su calidad de capital alterna del país. Este martes lo hará en Chilecito, La Rioja, en la segunda visita al interior (la primera fue en Río Grande, Tierra del Fuego), para tratar temas nacionales pero también propios de los riojanos. “Es la ciudad más próxima a ir. Hemos quedado con (Juan Manuel) Llamosas en que entre las primeras ciudades estará Río Cuarto”, contestó Cafiero ante una pregunta de este diario. Lo de las capitales alternas nacionales fue una promesa de campaña del presidente Alberto Fernández, basada en la experiencia que el fallecido exgobernador José Manuel de la Sota desarrolló en Río Cuarto. Apenas iniciado su primer período de gobierno, el 29 de julio de 1999, De la Sota declaró a esta ciudad, nacida como Villa de la Concepción el 11 de noviembre de 1786, en capital alterna de la provincia, a los fines de descentralizar el poder político cordobés. Y, con el correr de los años, el gobernador Juan Schiaretti profundizó dicha descentralización con la creación de delegaciones para que los riocuartenses puedan hacer aquí los trámites y evitar viajar a Córdoba.

“No puede ser que Dios solamente atienda en Buenos Aires. Un amigo ya fallecido esbozó la idea de capitales alternas, que lleven a conocer fuera de Buenos Aires lo que pasa en el país. Ese amigo era José Manuel de la Sota”, expresó Fernández en su discurso cuando planteó la propuesta de crear capitales alternas. Y agregó: “José Manuel fue muy importante, trabajé con él y no pude decirle lo que admiré su capacidad política”. “Quiero que en cada provincia haya una capital alterna y que una vez al mes el Gobierno se instale allí. Gobernar con estadísticas desde Buenos Aires lleva a no mirar a la gente, sino a las estadísticas”, señaló. “Si no hacemos otra estructura de desarrollo, se concentra riqueza en un lugar y padece la periferia. No debe haber centro ni periferia. Vale lo mismo un porteño que un jujeño y que un fueguino, todos son importantes y hay que garantizar las mismas oportunidades”, indicó. Y remató: “Si no acercamos las oportunidades a todos los rincones del país, seguirán viviendo mal. Un bodeguero me contó sus problemas en Mendoza, en Catamarca me habló de lo mismo un productor de aceitunas. No se sabe el esfuerzo y sacrificio de esas personas”. El primer mandatario pronunció ese mensaje en un acto de campaña en Mendoza, con la presencia de gobernadores y de Natalia de la Sota, hija del mencionado mandatario cordobés. El proyecto de Fernández pasó por el Congreso y fue aprobado y, de esta manera, Río Cuarto pasó a ser una de las 24 capitales alternas de la Argentina.

¿Cuáles son los beneficios de ser capital alterna nacional? La ley dispone la posibilidad de que sedes centrales o delegaciones de organismos nacionales puedan ser relocalizadas y trasladadas a esas 24 ciudades. “Es un hecho histórico en el largo camino para construir una Argentina federal, que tantas deudas tiene con el interior. Nuestro mejor aporte ha sido contarles a los argentinos cuáles han sido las consecuencias positivas de esta iniciativa que tuvo a nuestra provincia como la primera del país en llevarla adelante. Nosotros hemos querido enriquecer el debate describiendo el único caso concreto que tiene el país: que fue transformar a Río Cuarto en capital alterna de Córdoba, algo que se ha transformado en trascendental para el desarrollo integral del interior”, opinó el riocuartense Carlos Gutiérrez, quien ocupa una banca en la Cámara de Diputados.

En el Palacio Municipal dicen que todavía no hay una fecha concreta para el desembarco del gabinete nacional a la ciudad. “Aún no se ha confirmado la fecha”, contestaron fuentes municipales ante la requisitoria de Puntal. Pero Cafiero, ante la consulta de este diario, dejó entrever que será en los próximos meses. Es decir que no pasará mucho tiempo para que el Presidente y sus ministros pisen suelo riocuartense, dando cumplimiento así a lo que dice la referida norma nacional. Hay gran expectativa en el gobierno llamosista en torno a la concreción de esa visita, dado que se conjetura que la misma no estará exenta de anuncios y firma de convenios de proyectos y obras de trascendental importancia para la ciudad. Como se sabe, la Nación le financia al Municipio iniciativas que tienen que ver con las cloacas, los desagües, el cordón cuneta, el pavimento y la puesta en marcha de rutas, como la autovía a la localidad de Holmberg.

Pero también será una visita de alto impacto político puesto que se dará de cara a otro año electoral, esta vez en materia legislativa, y durante la cual es probable que Fernández y Schiaretti definan la estrategia a seguir en cuanto a si Hacemos por Córdoba irá en alianza con el Frente de Todos o por separado. El debate no es menor habida cuenta de que Córdoba es un territorio antikirchnerista y que enfrente está Juntos por el Cambio, la favorita en las últimas elecciones.