Policiales | castillo | Macarena | delitos

La "chiva negra" de Alberdi, que ejecutó a Agustín frente a su madre

Se conocieron los fundamentos por los que la Cámara del Crimen condenó a Macarena Agüero a 18 años de cárcel por ése y otros 3 delitos. Lo hirió en una pierna y luego lo remató con una carabina, a corta distancia

Macarena Agüero, alias la “Chiva Negra”, baleó y ejecutó al joven Agustín Castillo a metros de la casa de su madre, que vio cómo la vida se le esfumaba y caía tendido sobre la vereda. Así surge del testimonio de Laura Rivero, mamá de la víctima, y de Rodolfo Matamala, su amigo. Agüero fue condenada por éste y otros tres delitos a 18 años de cárcel el pasado 23 de marzo y ayer se conocieron los fundamentos del fallo.

La “Chiva Negra”, como fue identificada por uno de los testigos del juicio, fue condenada por cuatro hechos delictivos diferentes. El primero de ellos, ocurrido el 9 de septiembre de 2018, cuando le disparó a Claudio Díaz en la vía pública y desde una moto, impactando la bala en su brazo derecho y causándole heridas leves.

Los restantes tres delitos ocurrieron hace casi dos años, el 12 de abril de 2020, y se desencadenaron luego de ocurrido el más grave, el homicidio del joven Agustín Castillo y el intento de homicidio de Rodolfo Matamala, ambos a balazos, desde una motocicleta y en la vía pública.

En aquel mismo acto violó las normas sanitarias de aislamiento que regían en la época por la pandemia Covid-19. Asimismo, algunas horas después se practicó un allanamiento en el domicilio de la imputada, donde se secuestró un revólver calibre 32 largo (f. 33) para cuya tenencia no estaba autorizada.

Agustín Castillo fue ultimado por la espalda mientras huía de una balacera ya herido y cayó frente a su propia casa y ante los ojos de su madre, según su testimonio en juicio, y el registro fílmico de una cámara de seguridad.

También fue clave el relato del amigo de la víctima, Rodolfo Matamala, que estuvo con él hasta su muerte.

Matamala indicó que primero hubo 4 tiros, y salió corriendo a casa de Castillo a pedir ayuda, golpeando las ventanas. Cuando se pudo dar vuelta, vio que venía Agustín malherido y luego oyó otros 6 disparos, que fueron dirigidos a Agustín, al punto de que él mismo solo recibió un rasguño.

Por otro lado, precisó que Macarena disparó siempre desde arriba de la moto: la primera vez lo hizo cuando el vehículo estaba en movimiento y la segunda, con la moto parada.