Río Cuarto | causa | defensa | carrizo

Violencia de género: Carrizo apunta a llevar la causa al Tribunal Superior

La defensa del concejal de Política Abierta planteó un recurso de casación ante la Cámara Primera del Crimen, que había ratificado la elevación a juicio. Incluso si lo rechazan, podría llegar a la máxima instancia judicial

La defensa del concejal Pablo Carrizo intenta llevar al Tribunal Superior de Justicia de Córdoba la causa en su contra por lesiones leves doblemente calificadas, que tiene a su expareja como querellante. Ahora, los jueces deben resolver si concede o no el recurso de casación con el que pretenden llegar al máximo tribunal para que estudie el caso. Si lo rechaza, todavía podrían presentar un recurso directo, que les permitiría alcanzar la máxima instancia judicial.

Tras la denuncia de Elsa Celluci en noviembre de 2019, cuando las elecciones municipales todavía estaban en el horizonte, el expediente tuvo un ajetreado camino en el foro local, plagado de discusiones.

El abogado de Carrizo, Lautaro Andruet, planteó a fines del año pasado un recurso de casación a un fallo unánime de la Cámara Primera del Crimen, que confirmaba la elevación a juicio de la causa por lesiones leves doblemente agravadas contra su expareja, que lo tiene como único acusado. Desde entonces, el tribunal debe resolver al respecto y se especula que, cualquiera sea el sentido del fallo, la defensa apuntará directamente al Tribunal Superior.

Desde su elevación a juicio, el 12 de junio de 2020, la causa por violencia de género contra Pablo Carrizo fue sucesivamente recurrida en los Tribunales locales.

El 19 de octubre de 2021, con el voto de los jueces Daniel Vaudagna, Natacha García y Nicolás Rins, el tribunal de segunda instancia había rechazado la apelación de la defensa contra un fallo de la jueza de control Luciana Alba, que ratificaba el cierre de la etapa de instrucción y la apertura del proceso para llegar al debate oral y público.

En una de sus consideraciones, los jueces ratificaron el criterio de la instrucción y la primera instancia, para denegar la incoporación de testimonios que "versarían sobre una suerte de concepto sobre la víctima -a la que describía con rasgos violentos- pero no respecto al hecho que es objeto del proceso penal".

Con ello, rechazaron también una serie de solicitudes defensivas, como la nulidad de la elevación a juicio, la acumulación con otra causa donde Celluci es la imputada y Carrizo denunciante, la suspensión de los plazos procesales, y otras medidas.

La jueza Luciana Alba, por entonces a cargo del Juzgado de Control de Río Cuarto, rechazó el 31 de agosto de 2020 dos planteos que había formulado la defensa del concejal del Frente Política Abierta en contra de la resolución que debaja lista la causa para el debate oral. La magistrada entendió que las críticas no invalidaban de modo alguno la acusación de Miralles.

El abogado defensor de Pablo Carrizo había interpuesto un planteo de nulidad de la elevación a juicio, al entender que se habían vulnerado los derechos del acusado. En concreto, señalan que el fiscal Miralles dio por cerrada la etapa de instrucción cuando la defensa todavía tenía tiempo para insistir en que se llame a declarar a una testigo.

Además, Andruet había pedido que se unifique esta causa con otra en la que Carrizo había realizado una contradenuncia a Elsa Celluci, y que la tiene como imputada, aduciendo que debiera haberse reformulado la imputación para no generarle a su defendido un "perjuicio irreparable", como finalmente ocurrió.

La causa contra el concejal del Frente Política Abierta fue elevada a la cámara por Miralles el 12 de junio de aquel año, después de considerar acreditada la acusación contra Carrizo por lesiones leves doblemente agravadas en contra de su expareja, Elsa Celluci.

“Es difícil imaginar que el caso tenga un avance rápido”

Para el abogado de la querella en la causa contra Pablo Carrizo por violencia de género, Eduardo Massa, resulta “difícil imaginar que el caso empiece a tener un avance rápido”.

Para empezar, recordó que la Cámara Primera del Crimen debe resolver si concede o no la casación. En caso de que le rechazaran el planteo, todavía podría llegar al TSJ por medio de un recurso directo en queja. “Suponemos que, si le deniegan el planteo, presentarán un recurso directo para llegar al Tribunal Superior”, indicó Massa.

¿Tiene un plazo para resolver?

Debería resolver en un cortísimo lapso. Son plazos ordenatorios, pero no perentorios. Pero en realidad, el tema lleva meses en análisis desde que la defensa hizo el último planteo, después de la resolución que rechazó una anterior apelación a la elevación a juicio. Ese fallo es de octubre de 2021.

El fallo está fechado el 19 de octubre del año pasado.

Correcto. Y la casación se interpone dentro de los 15 días hábiles siguientes, lo que nos llevaría hasta el 15 de noviembre, aproximadamente. Desde entonces, queda interpuesta la casación. El artículo 475 del código de procedimiento indica que debería haberse resuelto en el término de tres días. Es un plazo ordenatorio, pero de todas maneras ha pasado ya tiempo suficiente como para que se resuelva.

¿El hecho de que la defensa quiera llevar la causa el Tribunal Superior habla de un pleito de largo aliento?

Solo se puede interponer una casación a una sentencia definitiva: y esto está lejos de serlo. Por lo tanto, debe ser rechazado, y la defensa no lo desconoce. Si lo interpone, y luego va a seguir con el recurso directo, es porque evidentemente tiene una estrategia dilatoria. En mi opinión, la cámara debiera haberle puesto un coto a esto, porque no es difícil resolver este punto, y tampoco creo que ignoren que van a interponer un recurso directo, independientemente de cuán fundada sea la sentencia.

¿Qué implicaría para la causa si la defensa hace ese planteo?

El recurso directo no suspende el trámite, a diferencia de la casación, que puede tener ese efecto.

¿Qué significa esto? ¿Podría avanzar el proceso al juicio?

Es difícil imaginar que el caso empiece a tener un avance rápido, teniendo en cuenta que Tribunales está cargado de procesos con detenidos, y éste no lo tiene. Pero podrían realizar todos los preparativos, como por ejemplo el ofrecimiento de prueba, que se interpongan las recusaciones que correspondan y otros.

¿Qué trámite tuvo la causa?

En este caso, intervinieron las dos cámaras. La primera lo hizo cuando apeló la elevación a juicio, y es la misma que tiene que resolver ahora. Y, en la otra, está el padre del abogado defensor, por lo que no se va a avocar. Por lo tanto, irá al Tribunal Superior de Justicia, para que desde allí se distribuya, y casi con seguridad va a terminar en los Tribunales de Laboulaye. Es de suponer que ningún tribunal va a definir una audiencia si el TSJ todavía no resolvió el recurso directo.