Río Cuarto | censo | Digital | online

Se viene un Censo distinto: tendrá la opción online y avances en materia de género

A partir del 16 de marzo, los argentinos tendrán la posibilidad, por primera vez, de responder a un censo nacional organizado por el Indec a través de su celular, una tablet o una computadora. Será parte del operativo general que tendrá como fecha central el 18 de mayo, cuando se realice el tradicional relevamiento poblacional casa por casa en todo el territorio nacional. La opción online estará disponible hasta las 8 de la mañana del mismo 18 de mayo. Desde ese momento comenzará la versión en terreno del censo.

Pero además de tratarse, por esta característica, de un trabajo híbrido, esa no será la única novedad. Porque, entre las 61 preguntas que se dividen en los bloques “vivienda” y “personal”, esta segunda parte incluirá en el capítulo de género la pregunta de cómo se autopercibe cada argentino. Será la primera experiencia de este tipo.

Daniel Ortega es el director de Estadísticas de la provincia y en diálogo con Puntal describió cómo planifican el operativo en el siempre desafiante territorio cordobés. Ayer hubo un encuentro de un grupo de ministros provinciales cuyas carteras serán protagonistas de todo el proceso, como Educación, Seguridad, Gobierno o Coordinación.

“Realizamos la segunda reunión del Comité Censal provincial y fuimos repasando los pasos a seguir, porque esto no es tarea de una Dirección de Estadísticas, sino de todo un Estado. Intervienen todas las áreas de gobierno porque es la tarea más grande que puede encarar el Estado, más grande que una elección”, comenzó describiendo Ortega.

Va a ser un censo distinto porque tiene varias novedades...

Sí, claro. Primero recordemos que se tuvo que postergar porque iba a realizarse en 2020. Y esa prórroga dio la oportunidad de hacer modificaciones. La tecnología es central en esos cambios. Porque en Argentina, como en todo Latinoamérica, estamos acostumbrados a realizar censos de hecho que se llaman. Son los que contabilizan dónde pasamos la noche anterior, que era lo tradicional, como sacar una foto. Esos censos facilitan el operativo, con la salvedad de que el 97% de las personas duerme donde vive. Es muy poca la distorsión que puede haber. Pero ahora, por una cuestión de recomendaciones internacionales, se va a realizar con otras características y las personas serán censadas en su lugar de residencia habitual. Remarco que para el 97% de las personas no cambia nada. Sí para quien trabaja de sereno, por ejemplo. Es sutil, pero importante.

¿Cuánto tiene que ver la pandemia en estos cambios?

Bueno, la otra parte es la tecnología porque hay muchos países que utilizan censos híbridos entre presenciales y digitales. Hasta acá no se llevaban adelante porque la experiencia marcaba que en los países latinoamericanos no se podía esperar más de un 10 o 15 por ciento de participación y la verdad es que era un esfuerzo muy grande de realizar para una proporción muy chica de población. Pero ahora la pandemia trajo mucho mayor uso de la tecnología. Y, a su vez, la opción digital nos da la seguridad sanitaria de no tener contacto con terceros, ya sea el censista con el censado o al revés. Y a eso hay que sumarle también una cuota de seguridad física de algunas personas que prefieren evitar contacto con desconocidos y entonces tiene la opción digital.

¿Son excluyentes la opción digital y la presencial?

No. La digital no nos quita la obligación de que el día del censo de campo tengamos que estar en nuestros hogares porque el censista, igual que siempre, debe recorrer cada centímetro de la provincia. Pero lo primero que va a preguntar es si la persona o familia completó el censo digital y, en caso de haberlo hecho, le va a solicitar el código de 6 dígitos que da la plataforma digital al finalizar el cuestionario y con eso termina. Es decir que quienes contesten online el día del censo tendrán dos minutos de intercambio con el censista y nada más. Pero tiene que haber esa instancia de validación de que el hogar fue censado.

¿El censista constata en el momento que ese código es válido?

En el momento no se verifica, aunque suena lógico que se hiciera, pero tecnológicamente es muy complejo, difícil de implementar. La persona deberá descargar el código en PDF o una captura de pantalla o imprimirlo para mostrárselo al censista. Siempre es mejor mostrarlo que decirlo para minimizar errores. Por supuesto que hay una regla y el censista está entrenado para saber si es un código válido.

Dado que hay preguntas de orden muy personales, como en el capítulo de género, cómo se autopercibe cada persona, ¿es un censo que cada persona del hogar deberá responder?

El ideal sería de que en un hogar, si lo realiza de manera virtual con un teléfono o computadora, un mayor de 14 años completa todas las características de la vivienda, luego sigue con el tramo correspondiente a la primera persona y después da lugar a que cada uno conteste su parte. Son dos páginas para cada persona. Sería lo óptimo porque en este caso hablamos de una autopercepción y estamos respetando mejor que cada uno responda de manera personal. Pero la lógica de un censo es siempre que alguien conteste por todos, que es lo que generalmente pasa. Y muchas veces además están todos los integrantes de la familia presentes.

Esta es la primera vez que aparece la autopercepción en el capítulo de género...

Claro, porque antes lo que se pedía era el sexo varón o mujer. Y ese es un trabajo que como sociedad todavía estamos en los primeros pasos, en identidad de género. Hay mucho por recorrer. Salvo aquel que está ejerciendo un derecho de autopercepción, el resto está aún muy atrasado. Entonces, siempre se habló de sexo, pero recordemos que ahora el DNI cambió y aparece la “X”. Entonces el censo se adapta a la ley vigente y por lo tanto en la pregunta aparecen las opciones varón, mujer o “X”. Y en cuanto a la identidad de género es la primera vez que se incorpora en un censo y de parte del Indec es la primera vez que se incorpora en un operativo estadístico.

¿En Córdoba ya se hizo?

En la provincia de Córdoba tenemos una encuesta que es del colectivo trans y no binario, que está activa hace dos años ya, y somos uno de los casos innovadores en Argentina. Porque en el momento en que se diseñó esta encuesta requirió un esfuerzo enorme con asociaciones y referentes para ver cuáles eran las palabras y categorías adecuadas. Ahora, esto es muy necesario a nivel nacional para visibilizar y poder tener evidencias de una vez por todas. Porque esa evidencia cierta es la que permite guiar a las políticas públicas. Porque alguien podría plantear cuántas personas finalmente van a expresar que se autoperciben diferente a su sexo biológico, para que se entienda. Y la proporción tal vez no sea muy alta y le preguntamos a todo el mundo para conocer a pocos. Pero es la única instancia que existe para conocer cuánto es eso. Justamente las minorías son las más difíciles de captar y el censo es una oportunidad única.

¿Hasta cuándo se puede completar el online?

Primero recordemos que completar el online no exime de estar presentes el 18 de mayo durante el paso del censista. Y que el online da la opción de poder hacerlo en tramos; completar una parte, dejar guardada la sesión y completarla más tarde. El punto más importante del censo digital es recordar que es un censo del hogar y no de la persona individual. Es un censo de todos los miembros, por lo tanto deben estar todos presentes o debe responder alguien que sepa sobre todos. Y una innovación que se incorporó ahora es que el digital se va a poder contestar hasta el mismo día del censo de campo a las 8 de la mañana. Es decir que hay tiempo hasta el 18 de mayo a las 8 para responder online. Originalmente se había pensado en que se diera de baja un día antes, pero sabemos que mucha gente hace las cosas a último momento. Desde ya que vamos a tener una campaña de comunicación fuerte durante todo este tiempo para informar a la ciudadanía. En tanto el 18 de mayo un ejército de censistas va a estar recorriendo casa por casa.

¿Cuántas personas participan?

Estamos definiendo eso justamente ahora, pero estimamos que para el operativo se incluirán 60 o 70 mil personas en Córdoba. Pensemos que cada censista recorre 34 viviendas en promedio. Allí, claramente la columna vertebral es nuestro sistema educativo.

Las claves del operativo 2022

A diferencia del operativo de 2010, habrá un cuestionario único formado por 61 preguntas: 24 están relacionadas con las características de la vivienda y el hogar y 37, para la población.

El Censo digital estará habilitado desde el miércoles 16 de marzo hasta el miércoles 18 de mayo de 2022 a las 8. Mientras que el mismo 18 de mayo de 2022 será el Día del Censo, declarado como feriado nacional a través del Decreto 42/2022. Para responder las preguntas del cuestionario censal, cada hogar elegirá una persona de referencia que cuente con la información necesaria acerca de quienes lo integran.

¿Qué cambios se introducen en el nuevo cuestionario?

Sexo e identidad de género: se preguntará a todas las personas el sexo registrado al nacer (incluyendo la categoría “X”) y cómo se considera/autopercibe (“mujer”, “mujer trans/travesti”, “varón”, “varón trans/masculinidad trans”, “no binario”, “otra identidad/ninguna de las anteriores”).

Autorreconocimiento indígena u originario: se preguntará a todas las personas si se reconocen indígenas o descendientes de pueblos indígenas u originarios, aclarando el pueblo y, además, si habla y/o entiende la lengua de ese pueblo declarado.

Autorreconocimiento afrodescendiente o de antepasados negros o africanos: todas las personas responderán si se reconocen afrodescendientes o de antepasados negros o africanos.

Gonzalo Dal Bianco. Redacción Puntal