Regionales | Charras | Día de la Niñez | Cabrera

Cabrerenses le construyeron una hamaca adaptada a una niña en Charras

Milena Noya y sus compañeros del Centro Educativo Coronel Juan D. Ardoy recibieron ayer, en el patio de la institución, una gran sorpresa por el Día de la Niñez realizada por el metalúrgico Andrés Arese y equipo

La mañana de ayer fue muy emocionante en el patio de la única escuela de Charras, el Centro Educativo Coronel Juan D. Ardoy, ya que una de sus alumnas, Milena Noya, de 9 años, quien se moviliza en una silla postural de ruedas, pudo disfrutar por primera vez de una hamaca adaptada, construida con el amor y la solidaridad de una familia y allegados de la localidad de General Cabrera.

La pequeña en todos los recreos sólo podía entretenerse con juegos de mesa; ahora, gracias al gesto solidario de Carina Urich y Andrés Arese, puede disfrutar de un espacio inclusivo junto con sus compañeros.

Carina Urich y Andrés Arese, los papás de Milagros, quien falleció por una cruel enfermedad padecida durante ocho años, decidieron devolver la colaboración recibida por los vecinos de la región y construyeron el columpio, mediante el cual ahora Milena puede disfrutar de los recreos, junto con sus compañeros en el patio.

En diálogo con Puntal, Arese destacó que la idea surgió de su hermana, Noelia Arese, que es mamá de mellizas, Oriana y Ornella Galván, quienes son compañeras y amigas de Milena.

“Salió esta oportunidad de devolver todo el amor que recibimos y qué mejor que hacer feliz a una niña para que pueda disfrutar de jugar junto con sus compañeros”, comentó Arese, quien construyó la hamaca.

Salió esta oportunidad de devolver todo el amor que recibimos y qué mejor que hacer feliz a una niña para que pueda disfrutar de jugar junto con sus compañeros Salió esta oportunidad de devolver todo el amor que recibimos y qué mejor que hacer feliz a una niña para que pueda disfrutar de jugar junto con sus compañeros

Tras investigaciones y leer sobre el tema de la reintegración de los niños y los sistemas de seguridad para que Milena se sienta cómoda en su hamaca, Arese puso manos a la obra y comenzó a construir la gran sorpresa para la niña y sus compañeros del Centro Educativo Coronel Juan D. Ardoy.

No obstante, remarca Arese que fue un trabajo en equipo junto con Claudio Suárez y Cristian Pipino, quienes trabajaron hasta ayer, ya que la sorpresa debía ser en vísperas del Día de la Niñez y por la mañana, porque la niña asiste a la escuela en ese horario.

Y así fue como en la mañana de ayer los niños que asisten al Centro Educativo Coronel Juan D. Ardoy, con caras de asombro y alegría, recibieron la hamaca para su compañera Milena.

La noche anterior Arese junto con su gran equipo y sus hijos ultimaron detalles y pintaron la hamaca adaptada.

Además, hubo colaboración de Auxilio Rosso, que trasladó la hamaca hasta el centro educativo ubicado en Charras.

“Uno está golpeado frente a la pérdida de una hija, pero supimos salir adelante y sacarle una sonrisa a esa nena que nunca se subió a una hamaca y pudo disfrutar como los otros niños, fue emocionante y algo impagable”, precisó Arese y agregó que, pese a trabajar hace más de 17 años en la metalúrgica, nunca se sintió realizado como en el día de ayer.

Uno está golpeado frente a la pérdida de una hija, pero supimos salir adelante y sacarle una sonrisa a esa nena que nunca se subió a una hamaca y pudo disfrutar como los otros niños, fue emocionante y algo impagable Uno está golpeado frente a la pérdida de una hija, pero supimos salir adelante y sacarle una sonrisa a esa nena que nunca se subió a una hamaca y pudo disfrutar como los otros niños, fue emocionante y algo impagable

“Hace 17 años que trabajo constantemente para que me reconozcan mi mano de obra y la hamaca me lo permitió porque la paga fue ver una sonrisa en los rostros de los niños”, manifestó satisfecho por su labor Arese y remarcó que los compañeros de Milena estaban felices por compartir con su compañera el recreo en el patio de la escuela.

Arese y Urich, papás de Milagros, recordaron que ella disfrutaba de la hamaca y remarcaron que, pese a no estar presente en el plano físico, estará presente en los recuerdos.

“Mili jugaba en su hamaca, junto con sus muñecas y ella estaba feliz. Ahora ver a Milena arriba de la hamaca, jugando y disfrutando junto con los otros niños, fue increíble”.

El plan “robando sonrisas”

Andrés Arese junto con su equipo planean seguir con esta iniciativa de regalarles una sonrisa a los niños y poder darles una sorpresa en el Día de la Niñez.

“Esto no tiene costo, no tiene precio lo que yo sentí ayer viendo a los niños y a Milena tan felices por poder disfrutar de la hamaca”, comentó Arese y apuntó a sus dos sobrinas, Ornella y Oriana, quienes son muy amigas de Milena.

“Vinieron la noche anterior con la silla postural de Milena para tomar las medidas y el sistema de seguridad y se subieron cuidadosamente por respeto a su amiga”, comentó el creador de la hamaca, quien realizó este gesto sin imaginarse la viralización que tendría la publicación de Milena con la hamaca y sus compañeros en el centro educativo.

“Yo lo hice con amor, con mis hijos y con mi familia. Quisimos devolver todo lo recibido que la gente nos dio, nunca pensé que esto se iba a viralizar, fue increíble”, destacó Arese.

Yo lo hice con amor, con mis hijos y con mi familia. Quisimos devolver todo lo recibido que la gente nos dio, nunca pensé que esto se iba a viralizar, fue increíble Yo lo hice con amor, con mis hijos y con mi familia. Quisimos devolver todo lo recibido que la gente nos dio, nunca pensé que esto se iba a viralizar, fue increíble

Sobre cómo fue el paso a paso de la construcción de la hamaca, el metalúrgico comentó que se realizó con unos caños de 2 pulgadas y medio y que cuenta con 2 metros y medio de ancho y 2 metros y setenta centímetros de alto. Esta medida cumple con el reglamento para hamacas adaptadas, ya que no pueden ser tan altas para ellos.

“Buscamos materiales para realizar la cobertura con goma para la que Micaela no se lastime y esté cómoda en su hamaca”, precisó Arese, quien quedó muy satisfecho respecto de su trabajo para la pequeña.

“Se sumó muchísima gente para que esto sea posible, nosotros con los chicos estuvimos hasta altas horas de la noche para que todo saliera perfecto para Micaela y para sus compañeros”, apuntó el metalúrgico.

Urich, la mamá de Milagros, comentó que la hamaca de su hija es parte de la hamaca de Milena, por lo que también tiene un significado muy grande para ellos frente a la pérdida de su hija, sumado a la acción solidaria que realizaron y el hermoso recibimiento de los compañeros del centro educativo.