Río Cuarto | ciudad | programa | apoyo escolar

Más de 90 familias ya participan del programa de apoyo escolar

Como parte de la reestructuración de los proyectos de Educación del Municipio, se trabaja de manera online en el acompañamiento a los niños y en el desarrollo de talleres.

Desde que la subsecretaría de Educación y Culto del Municipio decidió dar inicio a un programa que se realiza de manera virtual para brindar apoyo escolar a los niños de la ciudad, se han sumado 90 familias a esta convocatoria. Con el comienzo de la propuesta en los primeros días de mayo, pensando en dar continuidad a los talleres que se brindaban de manera territorial, 44 educadores de los programas del área acompañan a los chicos en sus estudios.

Son un total de 95 niños y niñas que asisten a la escuela primaria y 26 jóvenes que asisten a la escuela secundaria. “En este momento, son 68 los niños y jóvenes que reciben la ayuda, ya que 19 niños y 5 jóvenes no pudieron continuar el proceso por distintos motivos: falta de tiempo del padre, madre o tutor para acompañar el proceso, en la familia los adultos se encuentran en situación de analfabetismo, no disponer de otro celular en la casa para que el niño o joven pueda utilizar, no encontrar funcional el sistema de videollamada o llamadas telefónicas como recurso de ayuda para el apoyo escolar”, indicaron en un informe desde la subsecretaría a cargo de Mercedes Novaira.

Comentaron, además, que entre los sectores de la ciudad que más solicitaron la ayuda se destacan: Banda Norte, macrocentro, oeste y sur de la ciudad. Es uno de los trabajos que se encararon en el marco de las medidas de aislamiento social obligatorio, contemplando la necesidad de mantener las actividades y los vínculos con los establecimientos educativos de cada barrio.

Es en esta línea que, desde el programa de Talleres Culturales, buscaron mantener online algunas de las propuestas que estaban desarrollando. “Creemos en esta política de Estado como puente y herramienta para acompañar a los vecinos y vecinas de todas las franjas etarias y aportar al aprendizaje del arte y el oficio como oportunidad y derecho en todos los barrios de la ciudad”, aseguraron desde la subsecretaría.

En tiempo de cuarentena, llevaron a cabo este programa de clases online desde sus páginas oficiales de Facebook de diferentes disciplinas: telar, tejido, reciclado, costura, artesanía, mosaiquismo, tango, teatro, entre otras, para continuar con los procesos de aprendizaje y expresión desde los hogares.

Además, con el trabajo del “Tejido Solidario”, con la convocatoria a toda la comunidad para realizar frazadas, se confeccionaron 106 frazadas y se sumaron 300 batas y 5.613 barbijos. “Contamos con 32 disciplinas artísticas y de oficio en el programa, distribuidas en 190 talleres que funcionan en 71 organizaciones sociales con 1.800 participantes, en todos los sectores de la ciudad”, comentaron desde el área municipal y agregaron: “Promovemos espacios de expresión, encuentros barriales, exposiciones de artistas locales e iniciativas solidarias para aportar a la integración social”.

El apoyo escolar también se dictaba en el marco del programa de Extensión de Jornada Socio-Educativa, que normalmente funciona en 13 organizaciones sociales de todos los barrios de la ciudad y participan 425 niños y niñas en edad escolar. Arte, deporte, la entrega de merienda saludable, entre otras actividades que potencian la creatividad, exploración y cuidado se desarrollan semanalmente en el marco de este programa, que también tiene al ajedrez como un espacio lúdico de aprendizaje y reflexión.

Adaptarse

Varios de los programas de la subsecretaría debieron suspenderse con motivo de la pandemia, y si bien se mantuvieron los lazos de manera virtual, no es igual el contacto que tienen los participantes con los docentes.

Uno de los ejemplos es el programa de Alfabetización, que aborda una problemática que consideran preocupante: “El equipo de nuestro programa trabaja continuamente en la actualización de relevamiento educativo de las personas que se encuentran en situación de analfabetismo en la ciudad”, indican desde el área municipal, y agregan: “103 personas se sumaron este año a los 25 centros de alfabetización distribuidos en todos los barrios de la ciudad. También se desarrolló un material propio que acompaña todos los procesos de aprendizaje, un diseño de acción educativa con anclaje local”.

Si bien las clases se detuvieron en toda la ciudad, este programa se las ideó para continuar compartiendo conocimientos con la difusión de audios con el relato de cuentos tradicionales de la ciudad y el país. El vínculo se realiza de manera telefónica y así se mantiene el trabajo con textos para quienes están aprendiendo a leer y escribir.

La Escuela de Carpintería Municipal también modificó sus actividades. Este año se había incorporado un taller para adultos, con más de 80 participantes, clases de deporte, artes visuales, música, computación, huerta y se cuenta con un gabinete interdisciplinario para acompañar todos los procesos de aprendizaje de manera particular. Durante el aislamiento social se brindaron clases con videos y se confeccionaron elementos para la creación de huertas en los hogares de los estudiantes.