Nacionales | comisión | Medida | ministro

El paro del campo concluyó en medio de acusaciones cruzadas

La Comisión de Enlace decidió levantarlo poco antes de que llegara a su fin y evaluó que se cumplió el objetivo. El ministro Basterra consideró que el cese de comercialización fue imperceptible y criticó a las entidades.

La Comisión de Enlace anunció ayer el final del cese de comercialización de granos, luego de que el Gobierno decidiera levantar las restricciones para exportar maíz, y en medio de cruces con el ministro de Agricultura, Luis Basterra.

Tras un encuentro entre las entidades que la integran, la Comisión dijo que "se levanta el paro", horas antes de cumplirse el plazo previsto, que vencía a la medianoche del miércoles.

Indicaron sobre el cese de comercialización: "Fue una medida que no nos hubiese gustado llevar adelante" y dijeron haberse sentido "empujados a tomarla" por las medidas adoptadas por el Gobierno.

Para la Comisión de Enlace -integrada por Sociedad Rural, Confederaciones Rurales (CRA) y Federación Agraria, más Coninagro, que no adhirió a la protesta-, el cese de comercialización “cumplió” el objetivo que tenían planteado.

El presidente de CRA, Jorge Chemes, salió al cruce de las críticas lanzadas por el ministro de Agricultura, quien había señalado que el cese de comercialización no se sintió y destacó que Coninagro decidió no adherir al reclamo.

"La medida no fue imperceptible, como dijo el ministro Basterra. Más de un 60% de comercialización se frenó estos días", respondió Chemes.

El titular de CRA le advirtió al Gobierno: "Si hay algo que va en contra del campo vamos a tomar las medidas que sean necesarias".

Escaso apego al diálogo

Antes del anuncio de la Comisión de Enlace, el ministro de Agricultura había criticado a las entidades que lanzaron la medida de fuerza.

Consideró que esa Comisión nunca fue proclive al diálogo y, en cambio, destacó el nivel de acuerdo alcanzado con el Consejo Agroindustrial Argentino, que engloba a la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y la cámara aceitera y de granos Ciara-CEC, entre otras entidades.

"Hay que hacer una primera escisión sobre con quién uno dialoga y con quién llega a los acuerdos. La Comisión de Enlace en ningún momento estuvo proclive al diálogo. Y ni siquiera tuvo consenso interno para definir una medida", señaló Basterra.

A su vez, subrayó que "Coninagro, representante gremial de los intereses del núcleo cooperativo más importante de la Argentina, no adhirió al paro. Se habló de una medida del campo, como algo global, pero no lo fue".

”No fue una marcha atrás”

Sostuvo que la decisión del Gobierno de levantar las restricciones a las exportaciones de maíz "no fue una marcha atrás, sino un paso adelante" en la búsqueda de consensos.

El funcionario resaltó que "llevar la cuestión a un escenario de tensión entre el Gobierno y el campo es hacer una interpretación equivocada" de los hechos.

"Acá no hay ni buenos ni malos, sino una discusión de intereses", sostuvo en declaraciones radiales.

Afirmó que el impacto de la medida fue "nimio", por lo que el Gobierno "ni siquiera debió ceder ante un riesgo inminente de la ruptura de la paz social ni mucho menos".

Puntualizó que sólo hubo "algunos desubicados" que atacaron a camioneros que trasladaban granos.

El funcionario consideró que la medida de la Comisión de Enlace fue "insignificante" porque "en ningún momento comprometió ni presionó a que uno tenga que modificar su esquema y su forma de intervenir sobre la realidad".

Basterra comentó que sobre fines de 2020 hubo sectores de la producción de proteínas animales que expresaron su preocupación porque se estaba llegando a la interzafra y había un nivel de sólo cuatro millones de toneladas de maíz en stock.

El ministro precisó que había riesgos en ese contexto de una disparada de precios y exportaciones y recordó que tras la derrota de Mauricio Macri en 2019 el registro de declaraciones juradas de venta al exterior "explotó" y en muy pocos días se vendió toda la cosecha argentina.

"No es que no tenemos historia ni recuerdo de quedar al filo del desabastecimiento", manifestó Basterra y defendió la decisión de suspender la exportaciones por dos meses, hasta marzo.

Explicitó que a partir del diálogo con el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), que "representa intereses y no posiciones" políticas, surgió una propuesta de la mesa intersectorial del maíz para garantizar el abastecimiento interno para la industria alimenticia y de producción de proteína animal, lo que terminó desbloqueando el conflicto.