Río Cuarto | consultas | inquilinos | alquileres

La Defensoría recibe 4 consultas al día por desalojos y alquileres

La problemática ya era recurrente antes de la pandemia, pero se potenció claramente a partir de marzo de 2020. Ahora, tras caerse el decreto que prohibía los lanzamientos, surgen los problemas más graves

En la Defensoría del Pueblo, reciben entre tres y cuatro consultas diarias por temas relacionados con los desalojos y los alquileres. Aunque ya era una de las problemáticas más recurrentes antes de la pandemia del Covid-19, se potenció notablemente a partir de marzo de 2020, de la mano de la profundización de la crisis económica. Y ahora, después de que caducó el decreto presidencial que prohibía la ejecución de lanzamientos, ese pasó a ser justamente el dolor de cabeza más grande de los inquilinos.

Antes de la pandemia, las problemáticas contractuales y de otra índole ya generaban consultas y reclamos. Por ejemplo, por las expensas, la imposición de gastos, la recepción de las llaves y la finalización de los contratos.

“Esa problemática hoy se ve absolutamente potenciada, porque las personas tienen vulnerado el derecho de acceso a la vivienda. Ya no tienen ese problema que podía parecer pequeño pero que es enorme, como cuando no les querían recibir las llaves para poder dejar la vivienda. Porque es una complicación muy grande”, relata el defensor del Pueblo, Ismael Rins. Sostiene que hoy la realidad es más grave, porque venció el decreto del Presidente -que apenas si calmaba algo- “y la Ley de Alquileres no termina de resolver la problemática de fondo”.

“Dejan todo librado al azar”

“Ahora dejan todo librado al azar, como si esto fuera parte de una nueva normalidad. Una nueva normalidad que no existe, porque lo que se construyó es una nueva realidad, donde los alquileres suben más que la inflación, donde los inquilinos están más desprotegidos, y donde se ha perdido la relación entre inquilinos y propietarios”, continuó.

Rins aseguró que hay que que reparar la relación entre locador y locatario. “Y aclarar que no es lo mismo en el caso de un súper-propietario, que tiene diez o veinte departamentos, que uno que tiene una propiedad de la cual subsiste. Hay que mirar lo que han hecho otros países. Clarificar un poco el estrato de propietarios, que no son todos iguales. Y no perder de vista que el inquilino, a través del alquiler, está accediendo a un derecho, que es el derecho a la vivienda”, apuntó.

En este punto, el ombudsman aseguró que se deben generar herramientas de protección para evitar problemas más graves, que hoy no existen.

“Lo que suspendía el decreto era el desahucio, el lanzamiento que permite sacar a la persona de la casa. Pero no prohibía iniciar una demanda de desalojo. Por eso, las causas se iniciaron cuando se cayó el decreto, y están llegando las cédulas de notificación”, relató el funcionario.

Indefensión

“Realmente, están dejando a las personas en un nivel de indefensión muy grande. Desde la Defensoría del Pueblo no tenemos todas las herramientas. Pero vamos a acompañar a los inquilinos e inquilinas en todos sus reclamos. Pensamos que las autoridades, en todos sus niveles, tienen que dar respuestas. No pueden dejar a las personas en estas circunstancias”, agregó Rins.

La conflictividad en torno a los alquileres también afecta a las garantías.

Por otro lado, indicó que hay una fuerte problemática con el tema de las garantías de los inquilinos, que se ven muy afectadas. Vale recordar que son éstas las que deben responder en caso de incumplimiento de contrato de parte de los locatarios.

¿Ha aumentado la cantidad de consultas y reclamos por temas relacionados con los alquileres?

La problemática se ve aumentada, desde el punto de vista de la cantidad de consultas. Hay una necesidad de generar una autoridad de aplicación. Hoy, el inquilino tiene que recurrir a la Justicia, y es muy difícil: lo están por desalojar, se tiene que mudar, y además tiene que pagar un abogado, que es caro. Y es muy difícil de predecir si le va a ir bien o mal. El acceso a la Justicia es otra de las deudas pendientes para con los inquilinos. No está hecha para que lleven sus problemas allí, porque es cara y porque a veces les resulta más fácil solucionar por fuera sus problemas. Eso genera mucha impotencia entre los inquilinos. Hay que recomponer la relación entre el propietario, el inquilino y el intermediario. Por eso, la principal herramienta que tenemos en la Defensoría es la convocatoria al diálogo, porque ahí es donde se pueden encontrar soluciones.

¿En qué proporción aumentaron las consultas después de que se cayó el decreto presidencial?

La pandemia nos trajo muchas de estas consultas. Hoy tenemos entre 3 y 4 consultas y visitas diarias por este tema. Si se mira cuantitativamente, no parece tanto, pero en parte se debe a que el inquilino o inquilina entiende que la Defensoría es un órgano que va a acompañar su reclamo. Pero no somos jueces y no podemos intervenir en los pleitos entre privados. Sin embargo, actuamos orientando y potenciando la voz, en este caso, de inquilinos e inquilinas.

El viernes lo sacan con la Policía de la casa

Después de haber difundido su crítica situación en una nota publicada por Puntal ayer lunes, Gabriel Celi recibió la cédula de notificación de la Justicia, donde le avisan que este viernes será desalojado de la casa que alquila en Banda Norte. El mismo día en que este diario publicaba sus declaraciones de preocupación por la inminencia del lanzamiento, un oficial de Justicia le entregaba en sus manos la cédula con la fecha de desalojo. Será el próximo 23 de abril, a las 9 de la mañana, en pasaje Chaco 1.180.