Provinciales | Córdoba | mujer | robo

Otorgan prisión domiciliaria a una mujer con avanzado embarazo en Córdoba

El fallo corresponde a la Cámara de Acusación, que ratificó la prisión preventiva por "robo doblemente calificado por uso de arma y escalamiento, agravado por la intervención de un menor" para la mujer

La Justicia cordobesa ratificó la prisión preventiva para una mujer acusada por un robo, pero debido al avanzado embarazo que transita ordenó que esa restricción sea cumplida en la casa de su expareja, informaron hoy fuentes judiciales.

El fallo corresponde a la Cámara de Acusación que ratificó la prisión preventiva por "robo doblemente calificado por uso de arma y escalamiento, agravado por la intervención de un menor", dictada en primera instancia por la Fiscalía de Instrucción, sobre A.A.R. quien estaba alojada en una cárcel local, al entender que “es posible inferir que la imputada podría eludir la acción de la justicia y/o entorpecer la investigación penal”.

No obstante, los camaristas Octavio Davies, Carlos Alberto Salazar y Patricia Farías entendieron que si bien los delitos que enfrenta la mujer contemplan una pena mínima de cinco años y de ejecución efectiva, debido a su avanzado estado de embarazo la prisión preventiva puede ser cumplida en la casa de su expareja, quien vive con una hija de ambos que tiene tres años.

La decisión fue fundada en la ley nacional 26.472 que sugiere que “las mujeres madres en conflicto con la ley penal permanezcan junto con sus niños, pese a la existencia de un proceso penal o condena en su contra”.

En esa línea, el tribunal se inclinó a “garantizar este vínculo prioritariamente fuera de los muros de la cárcel(…)" dado que "interpretar lo contrario, implicaría la privación de libertad de un niño, sometiéndolo a las consecuencias lesivas de un proceso de institucionalización, sólo para garantizar su contacto con la madre”.

Los camaristas insistieron en que además de proteger a la mujer por su estado de gravidez y su mayor vulnerabilidad, el presupuesto de prisión domiciliaria busca garantizar el “interés superior del niño por nacer, que evidentemente se encuentra afectado por la situación de su progenitora”.

Al respecto añadieron que la mujer gestante tiene necesidades específicas que ameritan una especial atención, tales como: atención de la salud, necesidad de contar con una mejor alimentación, acceso a una vestimenta adecuada, contención necesaria para soportar el estrés que implica transitar un embarazo en prisión, entre otras, que podrían solventarse con mayor facilidad desde el domicilio particular.

Con todos esos argumentos, la Cámara de Acusación autorizó que sea en la vivienda de su expareja, que, además, es el padre de su hija de tres años y del niño por nacer.