Río Cuarto |

Crisis en los hospitales: Barbás recibe hoy a los trabajadores de la salud

La comisión interhospitalaria será recibida desde las 9 horas por la ministra de Salud en Córdoba. Se espera un primer acercamiento para descomprimir el conflicto que hoy tiene de paro a varios nosocomios de la provincia

Los integrantes de la comisión interhospitalaria, que representan a los trabajadores de la salud de 39 hospitales provinciales, serán recibidos hoy a las 9 de la mañana por la ministra de Salud, Gabriela Barbás, en la capital de Córdoba. La expectativa está puesta en si habrá algún tipo de ofrecimiento que ayude a destrabar el conflicto que lleva varias semanas, con paro de actividades, como el caso del San Antonio de Padua de Río Cuarto, donde hoy se iniciaron otras 72 horas de protesta sin atención a los pacientes (podría levantarse si hay alguna oferta razonable).

El jueves pasado hubo un primer encuentro, aunque sin la presencia de Barbás. En la oportunidad, las autoridades sólo recibieron el petitorio de los agentes sanitarios, sin asumir ningún compromiso, por lo que el personal que trabaja en los nosocomios entendió que se trató de una maniobra de dilación y, tras sendas asambleas, definió profundizar las acciones de protesta (por poco, y ante la posibilidad de un nuevo llamado al diálogo, no se dictó un paro por tiempo indeterminado).

El Hospital local arrancó hoy un paro por 72 horas. La medida continuará, a menos que haya una propuesta que sea conveniente para los trabajadores.

Cabe recordar que los trabajadores pretenden, entre otras cosas, un aumento del 200% del salario básico, el pase a planta de los contratados y el blanqueo de las sumas no remunerativas.

Médicos contra médicos

A raíz de que el conflicto en la salud se ha extendido en toda la provincia de Córdoba, el Consejo de Médicos emitió un comunicado en el que advirtió la existencia de enfrentamiento entre facultativos.

“En el marco del conflicto salarial que atraviesa el sector, el Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba ve con preocupación un malestar generado entre pares. Sucede que quienes eventualmente ocupan cargos de gestión –que no les quita su carácter de colegas- enfrentan a los profesionales de sus hospitales o clínicas con amenazas de sanciones o denuncias a la Justicia. Esta situación resiente la armonía y la convivencia, especialmente en comunidades pequeñas, donde quienes trabajan en instituciones públicas comparten también espacios en la actividad privada. Mayor es el problema si se tiene en cuenta la falta (y el cierre) de clínicas y sanatorios en departamentos y ciudades importantes de nuestra provincia”, indicaron.

“La solidaridad exige respeto y que bajo ningún pretexto la presión sobre los colegas, provenga de donde provenga, se considere una salida a la crisis. En el marco de ella, debemos reclamar apegados a la ética médica, que los colegas que ocupan cargos directivos sean facilitadores de un diálogo que conduzca a una solución, no a la negación del problema. Es una situación que involucra a todos los médicos y a toda la sociedad, que quiere ejercer su derecho pleno a la salud. Nuestro consejo apela a la buena voluntad y al diálogo entre los diferentes niveles de conducción y operatividad, no olvidando nunca la premisa de que, ante todo, somos médicos. Y humanos”, concluyeron.